Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

alcanzó los 500 puntos en la apertura

Con la prima de riesgo desbocada ¿se puede permitir Merkel el rescate de España?

Cristina Casillas

Un nuevo rescate europeo pondría aún más contra las cuerdas la labor del Banco Central Europeo (BCE) en la gestión de la crisis

La crisis de deuda, que estalló a finales de 2009, está a punto de dinamitar la Unión Europea. El último episodio se vivió ayer, cuando el riesgo país español superó los 500 puntos, y puso, de nuevo, sobre la mesa un hipotético rescate español. ¿Cuál sería el umbral que haría saltar todas las alertas? ¿Se puede permitir Europa el rescate?

Tres años después, la confianza de los mercados en la unión está lejos de reestablecerse. Durante este período los estados de la Eurozona han sufrido una crisis de confianza sin precedentes, con ataques especulativos sobre los bonos públicos de sus países periféricos, turbulencias en sus mercados financieros y bursátiles, y una caída del valor cambiario del euro, en un entorno de recesión.

La incapacidad de formar un nuevo Gobierno en Grecia tras las elecciones llevó ayer a la prima de riesgo española a superar los 500 puntos básicos y una rentabilidad del bono a 10 años al 6,5%. Cuando Grecia fue rescatada, en mayo de 2010, el riesgo país se situó en los 491 puntos básicos. El rescate de Irlanda se produjo cuando llegó a los 500, y el de Portugal, alcanzó los 564 puntos básicos.

Y es que España ya estaba señalada por las dudas generadas por la reforma del sistema financiero que podría necesitar 200.000 millones, según cálculos de Aspain 11 y por el empeoramiento de las previsiones de reducción del déficit por parte de Bruselas

Para José Luis Cárpatos, analista de mercados de Serenity Markets, se considera "punto de no retorno a partir del 7%, medio punto más que el nivel actual". Sin embargo, "no pienso, que aunque esto suceda habrá rescate, porque España es demasiado grande. El rescate español sería un pseudo rescate, vía fondos para sanear la banca".

Victoria Torre, analista de SelfBank, comenta "que estamos acercándonos peligrosamente a la regla "7-500", 7% de interés y prima de riesgo 500 puntos y es importantísimo que nos alejemos de esos niveles, si no queremos que el pánico cunda entre los inversores".

"En el delicadísimo momento actual, sería absolutamente contraproducente una escala en el coste de la deuda, lo cual supondría un problema adicional para cumplir con su complicado objetivo de déficit. Y todo esto con la mirada puesta en la emisión de deuda que afrontará el Tesoro" concluye Torre.

Merkel y su cruzada en pro de la austeridad

Y en este entorno de dudas, la canciller alemana, Angela Merkel, se juega su futuro político, ya que dentro de 16 meses hay elecciones legislativas. Su política de austeridad no solo le ha provocado un duro revés en las elecciones de Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado alemán, donde ha perdido nueve puntos, sino la pérdida de aliados.

Nicolas Sarkozy, que en su campaña electoral defendió los ajustes para evitar situaciones como la que atraviesa España, perdió las elecciones a favor de François Hollande, que en su programa electoral apostaba por la renegociación del tratado presupuestario para añadirle medidas de crecimiento y estímulo a nivel europeo. Además, es partidario de moderar el ajuste.

Esta política de "solo austeridad" también está dividiendo a los países. Un ajuste que ha llevado a Grecia al borde de la anarquía. Los partidos que rechazaban la austeridad impuesta para cumplir con las exigencias de los rescates han obtenido representación parlamentaria, incluso el partido nazi, antieuropeísta.

Holanda, uno de los cuatro países miembros de la UE que todavía conserva la triple A, también se ha visto afectado por la crisis de deuda. El primer ministro holandés, el conservador Mark Rutte presentó su dimisión después de que las conversaciones con sus socios de gobierno para aprobar una nueva ronda de ajustes fracasaran

Además, un nuevo rescate europeo pondría aún más contra las cuerdas la labor del Banco Central Europeo (BCE) en la gestión de la crisis.

"La capacidad de Merkel para guiar la crisis ha quedado totalmente en entredicho. Su receta de a todo no, y austeridad por encima de todo, es errónea" sentencia José Luis Cárpatos.

El organismo europeo debería cambiar su objetivo de inflación (recordemos que subió los tipos cuando la inflación subió ligeramente por los precios del petróleo, aunque la subyacente había caído) "Algunos miembros del FMI ya han dejado claro que porque en lugar de una inflación al 2%, esté al 3 o al 4% no pasa nada" prosigue el analista de Serenity Markets.

En el momento actual, Torre cree que una de las pocas cosas que podría dar un poco de confianza a los mercados sería el anuncio de nuevas medidas por parte del BCE, o al menos, un mensaje de apoyo claro a los mercados. Sería importante, además, que hubiera un plan en el que se dijera, en caso de salida de Grecia del euro, cómo se hará, y como piensa aislarse su efecto para que no impacte en otras regiones.

publicidad
publicidad
publicidad