Vocento 15 años 24 de Octubre, 09:54 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Ante el riesgo de vender con pérdidas

¿Es un buen momento para invertir en fondos de renta variable?

JOSÉ JULIÁN MARTÍN

La historia aconseja empezar a crear una cartera que dará grandes rendimientos

Sólo el tiempo podrá confirmar si éste es buen momento para invertir en renta variable, pero la historia aconseja empezar a construir una cartera de fondos a largo plazo.


Así apunta, por ejemplo, Fernando Luque, senior financial editor de Morningstar, para quien "es imposible saber si hoy es el "mejor" momento para comprar fondos de renta variable (entiendo por "mejor" momento el que coincida con los niveles mínimos que alcance la bolsa antes de recuperarse), pero "sí les puedo garantizar que es un buen momento, históricamente hablando, para invertir en este tipo de fondos... preferentemente de forma escalonada y siempre que uno tenga un horizonte de inversión de largo plazo".

En esa línea apunta también Paul Ehrlichman, gestor de renta variable global de Legg Mason, para quien "pese a que las turbulencias continúen a corto plazo, comienzan a surgir nuevas oportunidades para potenciales inversiones a medida que el mercado diferencia los valores más sólidos de los débiles".

Por otro lado, en Fidelity Internacional señalan que "algunos de los mejores periodos para entrar en bolsa tuvieron lugar durante fases caracterizadas por turbulencias y un sentimiento especialmente pesimista". Desde 1926, las mejores rentabilidades a cinco años en la bolsa estadounidense empezaron en mayo de 1932 (en medio de la Gran Depresión), cuando las acciones subieron un 367%.

El siguiente mejor periodo de cinco años (cuando el mercado subió un 267%) empezó en julio de 1982, un momento en el que la economía atravesaba una de las peores recesiones del periodo de posguerra, con tasas de paro y tipos de interés de dos dígitos.

El tiempo compensa los riesgos si se invierte a largo plazo

En Fidelity recuerdan que desde 1926, la bolsa ha generado rentabilidades positivas en 59 de los 82 años naturales, es decir, casi tres de cada cuatro años. "Como la tendencia a largo plazo de la bolsa ha sido alcista, hay que ser conscientes de los importantes riesgos de oportunidad derivados de intentar determinar con exactitud cuándo tendrán lugar los picos y los valles del mercado con el fin de buscar grandes beneficios", matizan.

Para esta gestora, el problema es que los inversores fallan a la hora de elegir los momentos de entrada y salida del mercado. "En general, incrementaron su exposición a las acciones justo antes de una oleada de ventas y redujeron sus posiciones antes de un periodo de grandes revalorizaciones", señalan.

Por ejemplo, explican que "los inversores aportaron una cifra neta récord de 219.000 millones de dólares a fondos de renta variable durante el periodo de 12 meses finalizado el 31 de octubre de 2000, que precedió a una caída del 27% en el índice S&P 500 durante el año siguiente".

En 2003 ocurrió otro ejemplo de mala elección del momento. "Después de tres años seguidos de caídas en las bolsas, los flujos comenzaron a ser negativos (los reembolsos superaban a las ventas) durante el periodo de 12 meses anterior al 28 de febrero de 2003. Sin embargo, a partir de ese punto y durante el año siguiente, el S&P 500 ganó un 35%. En otras palabras, la mayoría de los inversores estaba saliendo de los fondos de renta variable antes de un importante rebote y exactamente en el momento en el que más se hubieran beneficiado de poseer mayores inversiones en acciones", explican en Fidelity.

El peligro de especular con fondos de inversión

Por contra, intentar entrar y salir del mercado puede salir muy caro, sobre todo porque una elevada proporción de las ganancias del mercado a lo largo del tiempo se suelen concentrar en periodos cortos.

Así, si analizamos la evolución del S&P 500 desde 1980, vemos que un inversor que se hubiera perdido sólo cinco de los mejores días del mercado habría terminado con una cartera que habría valido alrededor de un 26% menos que otro que hubiera mantenido sus inversiones durante el periodo. Además, perderse sólo 30 de los mejores días del mercado desde 1980 habría reducido el valor de una cartera alrededor de un 73% comparado con otra que se hubiera mantenido.

Como conclusión, en Fidelity Internacional señalan que "obviamente, vender con éxito las participaciones de un fondo de renta variable antes de periodos súbitos de agitación bursátil puede ayudar a contener las pérdidas a corto plazo si el mercado sigue cayendo". "Sin embargo, añaden, teniendo en cuenta la tendencia alcista a largo plazo del mercado, las probabilidades de evitar los periodos con peor comportamiento son bajas frente a las altas probabilidades de perderse las rentabilidades positivas", concluyen..

publicidad
publicidad
publicidad