Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Declaración de la renta 2010

¿Compensa hacer la tributación conjunta o mejor la individual?

JOSÉ M. CAMARERO

La conjunta "compensa a las familias en las que uno de los cónyuges no trabaje o no obtenga ningún tipo de renta"

Analice la opción individual y la conjunta para decantarse por la que más le convenga. Estudie también las reducciones, desgravaciones y la tributación que afectan a las Declaraciones familiares.

Ha descartado completamente la opción de tributar de forma conjunta con su cónyuge en la Declaración de la Renta? Casi una de cada cuatro liquidaciones del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que se presentaron hasta 2008 -datos del último ejercicio actualizado por la Agencia Tributaria- se realizan en la modalidad conjunta, y no en la individual, que es la que se adjudica a cada contribuyente por defecto. La modalidad conjunta conlleva algunas ventajas, aunque implica requisitos. El resultado final depende de las características de la unidad familiar, las rentas obtenidas por cada miembro, etc.

Los fiscalistas aconsejan realizarlos cálculos previos de ambas modalidades para comprobar cuál es el resultados final de las liquidaciones y presentar definitivamente el que más le convenga a sus bolsillos.

Sin embargo, tenga en cuenta que para optar por la tributación conjunta, hay que cumplir una serie de requisitos. El primero y más importante de ellos es saber si su unidad familiar puede acogerse a esta modalidad de tributación.

Dos modalidades de familia

La Ley del IRPF establece que existen dos modalidades de unidad familiar a efectos de la Renta. Una de ellas es la que se encuentra integrada por los cónyuges (no separados) y, si los hubiera, los hijos menores que no sean independientes o los mayores de edad que estén incapacitados; la otra modalidad de familia es la que se encuentra formada por el padre o la madre y los hijos que convivan con uno u otra. Hay que tener en cuenta que en las parejas de hecho, sólo uno de los miembros podrá incluirse en la declaración conjunta, junto a los hijos; el otro, deberá tributar por la opción individual.

Reducciones

La ventaja más importante de las Declaraciones conjuntas es que se pueden beneficiar de una reducción de la base imponible, que se aplica antes de que se haga con otras reducciones a las que tengan derecho los contribuyentes. La reducción por tributación conjunta será de 3.400 euros para las familias de la primera modalidad; y de 2.150 euros para las familias de la segunda modalidad.

Al tributar por la opción conjunta, se mantienen los mismos derechos que en el caso de la tributación individual. Por ejemplo, en el caso de las partidas negativas de periodos anteriores no compensadas por los contribuyentes, las podrán compensar en la opción conjunta, con independencia de que provengan de una individual o conjunta.

En las reducciones por aportaciones a sistemas de previsión social, los límites máximos se aplicarán a cada partícipe que aporte a esa unidad familiar; el mínimo personal del contribuyente seguirá manteniéndose en los 5.151 euros, independientemente del número de personas de la unidad familiar.

Dudas en deducción por vivienda

Una de las dudas que se generan entre los miembros de una familia a la hora de realizar la Declaración de la Renta es en lo relativo a los límites de la deducción por vivienda habitual. En el caso de que se opte por esta modalidad, "se mantiene el límite conjunto de 9.015 euros para la pareja, independientemente de la participación que tenga cada uno", explica José María Mollinedo, responsable de Gestha (sindicato de Técnicos de Hacienda). Por ello, indica este experto, "cuanto más alta es la cuantía de la hipoteca, más convendrá presentar la Declaración de forma individual", porque cada contribuyente se podrá beneficiar de su límite de 9.015 euros, esto es, más de 18.000 euros entre los dos.

La opción conjunta "compensa a las familias en las que uno de los cónyuges no trabaje o no obtenga ningún tipo de renta", aunque, como indican otros fiscalistas, hay que calcular el importe final para decantarse por alguna.

Además, existen determinadas circunstancias personales que es conveniente recordar antes de presentar la Declaración de la Renta. Por ejemplo, si hay hijos de parejas anteriores, la unidad familiar la formarán con esos hijos, si estos residen más días durante un ejercicio fiscal que con su otro progenitor.

Incluso el cónyuge que se queda a cargo de los hijos de su primer matrimonio puede presentar una Declaración conjunta con esos hijos. "Se trata de un caso atípico pero posible", indica José María Mollinedo. Porque, aunque esos descendientes no tengan rentas, podrá presentarse en forma conjunta, con lo cual, la tributación será menor.

Para evitar cualquier temor ante las Declaraciones de ejercicios posteriores, la Agencia Tributaria recuerda que la opción de presentar una liquidación conjunta "no vincula a la unidad familiar para ejercicios sucesivos". Ni tampoco tiene por qué haberla presentado antes para hacerlo ahora. Es decir, cada año podrá decidir cuál es su opción, dependiendo del resultado final de su Declaración de la Renta.

publicidad
publicidad
publicidad