23 de Octubre, 12:33 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

La política y la justicia le sacarían del Ibex 35

Ence: la cotización no casa con el análisis de los expertos

Se vería fuera del club de los 35 en menos de un año tras su vuelta al indicador por la problemática de su planta de Pontevedra. Disputa que le ha colocado como el peor valor del selectivo, hundiendo su capitalización. En cambio, los expertos le apoyan.

La compañía de energía y celulosa Ence podría verse fuera del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35, en una semana, ya que el Comité Asesor Técnico del Ibex se reúne el próximo jueves. De esta reunión saldrán cambios en los componentes y Ence tiene muchas papeletas para abandonar el Ibex. Sin embargo, cuenta con el visto bueno del consenso del mercado y el apoyo de los expertos que cubren la compañía. En consecuencia, existen diferencias entre la situación de la compañía, el posicionamiento de los inversores y las tesis de los analistas.

La disputa judicial respecto al permiso para continuar con su explotación finalizaba el pasado año. Pero en 2016, el gobierno presidido en funciones por Mariano Rajoy concedió a la empresa una prórroga de 60 años más si se comprometía a realizar inversiones. El caso es que Ence tenía previsto, según sus planes fijados hasta 2023, realizar una inversión de 350 millones de euros para ampliar la capacidad de la planta en 100.000 toneladas de celulosa. Exceptuando los 50 millones de euros de este ejercicio, la inversión ha quedado paralizada. Este freno se vio provocado porque el aplazamiento aprobado por Rajoy se viese comprometido después de que la Abogacía del Estado no defendiese la prórroga pactada dos años antes. Esto fue en marzo y la Abogacía se posicionó del lado de los recursos impuestos por el Concello de Pontevedra, GreenPeace y la Asociación de la Defensa de la Ría. Desde entonces los títulos de la compañía, que hasta la fecha contaban con el apoyo máximo de los inversores, se hunden un 43 por ciento (un 32% en el año, lo que le coloca como peor valor del Ibex) y ha perdido 694 millones de capitalización bursátil, hasta los 911 actuales (recordar que comenzó el año en 1.344 millones y a principios de marzo ostentaba 1.605 millones, lo que mostraba el apoyo de los inversores). 

Pese a este nuevo marco, la Audiencia Nacional es la que debe tomar la última decisión. Por ello, desde Ence recuerdan que aún queda mucha tela por cortar respecto a la concesión y que la disputa será larga y de años. En estos posibles años que quedan por delante la compañía espera reforzar su fábrica en Navia (Asturias) y que así el impacto para el negocio sea lo mínimo posible, por lo que el dinero que estaba previsto invertir en Pontevedra podría ser destinado a Asturias. 

Además, la compañía no ha modificado sus previsiones de beneficio para este año y, por el lado del mercado, sigue comprometida con un payout del 50 por ciento lo que la colocaría como la más atractiva del Ibex ya que espera acercarse al 9% de dividendo para los dos próximos cursos.

El mercado mira a otro lado, pero los expertos apuestan por Ence

Pero a los inversores les está siendo indiferente tanto la estrategia empresarial de la compañía para paliar el daño que puede sufrir en Pontevedra, el mantener sus previsiones de beneficios o la potente política de pagos de dividendo. 

En cambio, las recomendaciones de los analistas que cubren el valor no pueden ser más positivas dentro del Ibex 35: 12 recomendaciones de compra, 4 de mantener y ninguna de comprar y un precio objetivo de 6,31 euros, lejos de los menos de 4 euros en los que cotiza ahora y también por encima de los 5,5 euros con los que empezó el año. Con la mala cotización actual, el valor cuenta con un potencial de retorno del 70 por ciento.

"Ence tiene valor entra la incertidumbre y un gran potencial con un riesgo asumible", declara el analista de Renta 4 Pablo Fernández. Este experto considera es un valor con buenas perspectivas de crecimiento tanto en el negocio de celulosa como en el de energía renovable y que se ha visto "excesivamente penalizado por la incertidumbre jurídica y la caída de precios de la celulosa". Para Fernández, el valor "ya ha cotizado el peor escenario posible, y el más probable conlleva una importante revalorización". Por otro lado, estima que tiene un negocio con "pasado, presente y futuro que reduce la tendencia cíclica del negocio de celulosa". Además, "es un exponente de la economía circular", dice Fernández. Respecto al plan estratégico para 2019-2023, lo cataloga como "viable pero con importantes escollos", por la fábrica de Pontevedra, y cree que se verá un "fuerte crecimiento pese a la debilidad cíclica y la incertidumbre jurídica". La estimación de Renta 4 recoge el "previsible impacto del proceso judicial" y marcan el precio objetivo en 5,80 euros, por encima de lo que empezó a cotizar a principios de año, y un potencial del 50%.

Banco Sabadell, que cambió su recomendación de vender a comprar, considera que las caídas acumuladas no responden únicamente al posible cierre de la planta de Pontevedra, sino también a la caída del precio de la pulpa, un 10% desde diciembre, y a no haber alcanzado las huías sobre el ebitda a cierre de 2018 y en el primer trimestre de este año. Respecto a la planta de Pontevedra, desde Sabadell asignan como opción más probable, con un 60% de asignación, y su escenario central la modificación de la prórroga hasta 2033. Mientras que otorgan un 20% de probabilidad tanto a la opción más desfavorable, el cierre, como a la más optimista, el mantenimiento de la prórroga por 60 años. Como principales catalizadores de la cotización marcan la resolución favorable sobre Pontevedra y un repunte del precio de la celulosa. Así, marcan un precio objetivo de 5,12 euros, "el cual presentará también una elevada sensibilidad a los distintos escenarios derivados de la resolución judicial sobre la prórroga de la planta de Pontevedra". Para Sabadell, el mercado está descontando un escenario de cierre de la planta de Pontevedra en el corto plazo o un precio bajo de la celulosa a perpetuidad. Con todo, desde Sabadell estiman que "el riesgo de caída adicional estaría, de alguna manera, limitado".

publicidad
publicidad