22 de Septiembre, 12:45 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Cruce de cables en el mercado

Huawei: del cielo a la tierra en un suspiro

Cabe preguntarse si todo el camino desarrollado hasta la fecha por la compañía se va a esfumar por una única decisión y si el gigante chino no posee ningún margen de maniobra. Mientras, el mercado dicta sentencia y los inversores se posicionan.

El fabricante chino ve como su objetivo de ser el líder de la industria móvil en 2020 podría quedar truncado por la guerra comercial tras el veto del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al incluir a la compañía como "número uno" en su lista negra de empresas a las que cierra casi por completo su acceso al mercado estadounidense. El parón de tres meses anunciado por el departamento de comercio de Estados Unidos sólo significa eso: una tregua de 90 días para la transición a un escenario sin Huawei en el que el gigante chino tendrá que adaptarse a la nueva situación.

Así, la dura medida de Google de suspender el servicio de productos de software y hardware a Huawei, tras la decisión de Trump de bloquear los movimientos en Estados Unidos a esta compañía, pone en vilo la evolución de una empresa en la que todo parecía un camino de rosas hasta el recrudecimiento de la guerra comercial. Pese a las tensiones arancelarias, el gigante chino vendió más de 200 millones de smartphones en todo el mundo en 2018 y sus ingresos se elevaron hasta los 52.000 millones de dólares, 46.000 millones de euros, el doble que en el anterior ejercicio. Y en el primer trimestre de este año, según datos del mercado, ha vendido más de 59 millones de unidades, con una cuota de mercado del 19 por ciento y un incremento interanual del 50 por ciento. De este modo, se queda cerca de alcanzar al líder mundial, el gigante japonés Samsung, que ha vendido durante los tres primeros meses del año 72 millones de unidades, con una cuota del mercado del 23,1 por ciento. Pero Samsung ha caído un 8,1 por ciento en relación a la misma etapa de 2018 y Apple, tercero del ranking, vio ceder sus ventas un 30 por ciento; caídas que también explican el fulgurante ascenso de Huawei.

Pero estos buenos números pueden quedar como el principio del fin de la historia de Huawei. Al entrar en la lista negra de Donald Trump, y pese al margen de 90 días para realizar los cambios oportunos para adaptarse al nuevo marco, el fabricante tendrá casi imposible hacer negocios con empresas estadounidenses y, más aún, entrar en el mercado de Estados Unidos. Y es que, además de Google, los fabricantes de procesadores Intel, Xilinx, Broadcom y Qualcomm ya han comunicado que no facilitarán más componentes a Huawei. Por el momento, la empresa ha comunicado que ninguno de sus usuarios actuales tendrá problemas con los terminales y que seguirán las actualizaciones. Pero, el problema vendrá con las futuras ventas: ¿Cómo lo harán? Huawei cuenta con su propio sistema operativo y desde la compañía aseguran que entraría en funcionamiento sin problema en caso de emergencia para garantizar la continuidad del negocio. Con todo, hay más interrogantes que soluciones. 

Los expertos toman la palabra

"La incompatibilidad de tecnologías, regulaciones y estándares no cesará de crecer en términos mucho más amplios en el futuro, especialmente en el escenario de tensión comercial actual", comenta la analista Alice Ekman sobre el alcance que tendrá la emergencia nacional declarada el pasado miércoles por el presidente estadounidense, Donald Trump. El docente en la Universidad China de Hong Kong Wong Kam Fai cree que el veto a Huawei limitará sobre todo su mercado externo, habituado a usar Android y las aplicaciones de Google, pero no detendrá su construcción de redes 5G.

"Estados Unidos ha establecido un campo de batalla para detener el poder económico chino y la expansión de sus compañías", reflexiona Wong en tono tremendista durante una conversación telefónica con Efe, para añadir rotundo que "Trump empezó la guerra comercial para que EE.UU. no se vea, a largo plazo, reemplazado por China" como la máxima gran potencia del planeta. Por su parte, los analista de City aseguran la prohibición de software "podría paralizar el negocio de móviles y equipamientos de Huawei por completo".

La decisión crea grandes turbulencias en los mercados

Los que ya comienzan a posicionarse son los inversores. Huawei es una compañía puntera a nivel mundial en el desarrollo de 5G y, teniendo en cuenta los problemas que llaman a su puerta, las empresas que están especializadas en esta parcela y que son competidoras directas de Huawei viven ahora un momento dulce con el mercado. Tal es el caso de Nokia, que sube más de un 4% desde el anuncio de veto o Ericcson, que asciende en el mismo porcentaje desde el jueves. Samsung, la gran competidora, subió un 1,94% el día del anuncio y sube un 4% también desde la semana pasada. Por otro lado, el sector de semiconductores de Europa, fabricantes de chips, sufrió auténticos varapalos tras la decisión de Google. Infineon, grupo alemán que cotiza en el Dax con una capitalización de 20.000 millones de euros y que ha decidido suspender los envíos a Huawei, se dejó hasta un 5 por ciento el lunes. Otra alemana, STMIcroelectronics, que habría convocado una reunión para aprobar un posible veto a la compañía china, cedió un 9 por ciento en la misma sesión. Desde las gestoras, casas de análisis y firmas de inversión destacan que las tecnológicas europeas serían grandes damnificadas en esta contienda por sus negocios con el gigante chino de telefonía. Respecto a los competidores directos de Huawei, las ventas en el parqué también son protagonistas. Apple cayó un 3,13% el día de la drástica decisión de Google, por el miedo inversor a que China boicotee al gigante de Silicon Valley, y el propio Alphabet, matriz de Google, observó cómo sus títulos bajaron un 2,06% ese mismo día. Así, el Nasdaq de Wall Street, que engloba a los principales componentes tecnológicos, perdió un 1,4% ese día. En el lado asiático, ZTE y Xiaomi, contagiadas por el temor al mismo futuro que su compatriota, cedieron un 9 y un 5 por ciento respectivamente.

En la memoria...

En esta problemática, en la que parece que únicamente se están escribiendo los primeros capítulos, no se puede olvidar que Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei e hija del fundador de la compañía, llegó a ser detenida el 1 de diciembre de 2018 en Canadá a petición de Estados Unidos por presuntamente "violar" las sanciones de Washington a Irán al vender al país persa equipos tecnológicos.

También te puede interesar:

Y tras Huawei...estos son los candidatos chinos a la lista negra de Trump

EEUU suspende durante tres meses el veto a Huawei

El veto a Huawei, un paso más en la disociación entre China y Estados Unidos

Huawei dice que es un "socio clave" de Android y seguirá actualizando equipos

publicidad
publicidad