25 de Enero, 02:29 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

acusan al supervisor de 'falta de control'

Dia: Los minoristas amagan con llevar a juicio a la CNMV

Finanzas.com

La Asociación de Accionistas Defensores de DIA (AADD) ha cargado hoy contra el supervisor bursátil por su "falta de control" en la opa lanzada por el multimillonario ruso Mijaíl Fridman sobre la cadena de supermercados.

En un comunicado, la entidad -que agrupa a minoritarios con cerca de un 2 % del capital, según sus propios cálculos- ha asegurado que está estudiando la posibilidad de llevar a juicio la actuación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ante las dudas que le suscita su posición en esta operación.

La AADD ya anunció hace dos semanas que también analiza la opción de iniciar acciones judiciales contra el consejo de administración de DIA por mala gestión.

Sus representantes, liderados por el inversor Rafael del Castillo, han recordado que Fridman -dueño del 29 % del grupo a través de la sociedad LetterOne- acumula casi dos años como máximo accionista de la compañía y durante siete meses contó con tres personas de su confianza en el consejo.

Además, en su opinión, el magnate ruso "ha evitado que otros oferentes tuvieran la oportunidad de lanzar una contraopa" aprovechándose de una posición "casi de control" de la empresa y contribuyendo al deterioro del negocio al divulgar junto con el consejo "informaciones negativas".

Todo ello, de acuerdo con la AADD, con el objetivo de poder hacerse con DIA "a un precio tan bajo como el actual".

"La CNMV no ha tenido en cuenta este proceso y ha avalado todas modificaciones planteadas por LetterOne teniendo en cuenta únicamente la situación actual y sin valorar lo ocurrido durante los dos últimos años", han denunciado.

El supervisor ya autorizó el pasado día 6 la última petición de Fridman, que reclamó a la CNMV que considerara los 67 céntimos que propone en su opa como "precio equitativo" para poder hacer cambios en su oferta sin elevar la contraprestación económica.

LetterOne ha decidido eliminar el porcentaje mínimo que exigía para ejecutar su oferta, en contraste con el 64,5 % que exigía inicialmente, lo que en la práctica garantiza que la operación saldrá adelante.

Luis Amaral también muestra su descontento

Por otro lado, el inversor portugués Luís Amaral ha criticado hoy las últimas maniobras de Mijaíl Fridman por contribuir con ellas "al aumento de la incertidumbre" en torno al futuro de DIA, que en su opinión no cesará hasta que alcance un acuerdo con la banca acreedora.

En un comunicado divulgado hoy, Amaral (dueño de una participación próxima al 2 % de DIA a través de la sociedad Western Gate) se ha pronunciado así sobre la decisión de Fridman de eliminar el porcentaje mínimo de acciones que requería para hacer efectiva la opa que ha lanzado sobre la empresa.

En su opinión, estos cambios "no resultan favorables para la situación financiera de la compañía mientras no se alcance un acuerdo con las entidades financieras", ya que llegar a un consenso con los bancos es una condición "sine qua non" para que Fridman proceda a la ampliación de capital que sacaría de la quiebra técnica al grupo.

Fridman, quien controla el 29 % de la cadena de supermercados a través de LetterOne, ha decidido suprimir el umbral mínimo que exigía tras recibir el visto bueno del regulador a modificar su oferta sin necesidad de mejorar el precio que propone, de 67 céntimos por título.

En la práctica, esta medida garantiza el éxito de la opa independientemente del grado de apoyo que consiga entre el resto de accionistas.

Amaral ha lamentado los movimientos realizados por LetterOne durante las últimas semanas, ampliando el plazo de aceptación hasta en tres ocasiones -finalmente expirará el próximo lunes 13 de mayo- y modificando el porcentaje mínimo exigido en otras dos, por considerar que ayuda a seguir generando dudas sobre la empresa.

En este sentido ha recordado los problemas de existencias registrados en algunos supermercados y almacenes de la cadena -admitidos por la propia firma en su informe preliminar con los resultados del primer trimestre- y el deterioro de su negocio.

DIA se encuentra en quiebra técnica desde finales de diciembre y tiene de plazo hasta el 20 de mayo para restablecer el equilibrio patrimonial para no verse abocada al concurso de acreedores o la liquidación.

Para evitarlo, Fridman propone una ampliación de capital de 500 millones de euros a ejecutar antes de la citada fecha, pero la supedita al éxito de su opa, a tener mayoría en el consejo de administración y a la firma de un acuerdo con la banca para alargar el vencimiento de toda la deuda a largo plazo del grupo hasta 2023.

publicidad
publicidad