Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

el minorista debe decidir

La hora de la verdad: ¿Qué opciones hay en la OPA de DIA?

La batalla por el control de la cadena de supermercados Dia entra en la etapa más decisiva. El próximo 23 de abril vence el plazo de aceptación de la OPA presentada por el máximo accionista de la empresa, el fondo Letterone (L1) del empresario ruso Mijail Fridman, a un precio de 0,67 euros por acción. Y toca a los accionistas decidir qué hacen con su participación, lo que en este caso pasa por tres alternativas, vender en la OPA, vender a mercado o aguantar en el accionariado. Todas las decisiones no están exentas de riesgos y marcarán el futuro más inmediato. 

El hecho de que gane Fridman no significa que los problemas vayan a desaparecer automáticamente. Para que la oferta salga adelante, L1 necesita una aceptación de la mitad de los accionistas a los que va dirigida la OPA (un 70 por ciento), con lo que se asegurará el control de la empresa si al menos un 35,5 por ciento del capital acepta la propuesta. En este caso, Letterone tendría que lograr posteriormente el control del consejo, cerrar la refinanciación con los bancos (la OPA no está condicionada al acuerdo con las entidades financieras) y poner en marcha la ampliación de capital de 500 millones de euros para evitar que Dia entre en causa de disolución. Esto ocurriría el próximo 20 de mayo a menos que antes llegue una inyección de 100 millones que cubra el patrimonio negativo que ahora tiene la empresa. Aún en este supuesto, ello «no asegura el éxito del plan de transformación a cinco años, periodo en el que inicialmente habrá destrucción de caja y no habrá dividendos», dicen los analista de Sabadell. 

Aceptar la oferta de L1 será una decisión complicada para muchos minoristas, especialmente para los que tengan fuertes minusvalías. El problema es que prácticamente 'son lentejas'. «Hay que acudir, porque ya no hay más alternativas», dice Nicolás López, analista de MG Valores. «Podrías quedarte en la medida en que la empresa tenga luego vocación de seguir en bolsa, pero en este caso parece que el objetivo es excluirla, no veo que tenga mucho interés el quedarse aquí», apunta este experto. Este es precisamente uno de los principales temores entre quienes barajen quedarse, la exclusión, que se producirá si la aceptación supera el 90 por ciento. «No me puedo arriesgar a que la excluyan, si no acudo me equivoco», dice el gestor de un 'family office' con sede en Madrid, mientras denuncia la manera «vergonzosa en que Letterone nos ha tratado». No obstante, para Rafael del Castillo, representante de la Asociación de accionistas Defensores de DIA, el riesgo de exclusión no es tan crítico, ya que «si la excluyen, como mínimo, te tienen que dar 0,67 euros y las demandas podrán seguir adelante», apunta. 

Olvídese de los milagros

Aunque aceptar la oferta signifique asumir pérdidas, tampoco hay que esperar una repentina resurrección del valor: «Los accionistas deben ser conscientes de que, salvo milagro, no conseguirán recuperar su inversión, ni siquiera con una visión a muy largo plazo», dice Felipe López, analista de SelfBank. En este sentido, en Bankinter también recomiendan 'aceptar la oferta' y opinan que la ampliación de capital a efectuar por Letterone, aunque esencial para asegurar la viabilidad financiera del grupo, «resultará en una dilución muy significativa de los actuales accionistas y en ningún caso garantiza que el plan de transformación a implementar tenga éxito a medio plazo». Una conclusión parecida tienen los analistas de Sabadell, por cuanto las alternativas para el accionista «son escasas» y pasan por 'aceptar la OPA' (lo que recomiendan) o asumir un riesgo significativo. 

La segunda alternativa que deben manejar los minoristas pasa por rechazar la oferta de L1 y seguir en la compañía. Y aquí se abren dos caminos. En el caso del accionista que no acuda y además no se consiga ese 50 por ciento de aceptación (sobre el 70 por ciento al que va dirigida la oferta), «hay un riesgo, ya que como la OPA está supeditada a lograr un determinado porcentaje y si no se logra, habría una caída fuerte de la acción, al menos inicialmente», dice Nicolás López. «La cotización caería bastante y esa especie de suelo que tenemos en los 0,65 euros se nos iría», dice Ana Gómez, analista de Renta 4 Banco. Además, antes del 20 de mayo «hay que resolver la causa de disolución por tener patrimonio negativo», apunta Gómez. 

La otra opción es no acudir y que se consiga el mínimo de aceptación, por lo que el minorista «confiaría en el equipo de Letterone para poder darle la vuelta a la compañía y participar en la recuperación de largo plazo», dice Gómez. En todo este proceso, los plazos para tomar decisiones son importantes. Y hay una fecha crítica, el 18 de abril, último día para que llegue una oferta competidora o para que Letterone suba el precio de la OPA. Pero tampoco hay que confiar demasiado, pues como explican en Sabadell, «las probabilidades de que alguna de estas opciones pueda darse creemos que son escasas». Es más, los expertos del banco catalán recomiendan 'aceptar la OPA' hasta el día 18, y pasada esta fecha, ya optan directamente por 'vender', ante «el riesgo de que la oferta de L1 no prospere». Respecto a esta opción, la de vender a mercado, Felipe López reconoce que el plan «puede ser tentador» ahora que las acciones rondan los 0,67 euros de la oferta. Con ello se logra tener el efectivo al instante, sin tener que esperar unas semanas hasta recibir el efectivo que ofrece LetterOne. Pero el accionista «deberá tener en cuenta los gastos y comisiones que conlleva una venta de acciones», dice López, lo que no sucedería en caso de aceptar la oferta de L1.

El consejo puede ser clave

En todo caso, los expertos consultados tienen claro que el resultado final de la OPA dependerá de los minoristas y de la decisión que tomen entre el 18 y el 23 de abril, ya que a última hora es cuando estos procesos suelen acelerarse. Letterone podrá ir viendo cómo evoluciona la aceptación en esos días, pero no podrá ya elevar su oferta. Por eso, la opinión que esta misma semana ha emitido el Consejo de Dia, recomendando aceptar la OPA a la luz de «los elevados riesgos» que su rechazo conllevaría para la empresa, puede ser crucial. «La clave estaría en los minoristas y en cómo hacerles llegar el mensaje, algo para lo que creemos que será determinante la opinión del Consejo», dicen en Sabadell.

publicidad
publicidad