21 de Noviembre, 03:18 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

el 'profit warning' pasa factura

Las dudas 'envuelven' a Viscofán

Las acciones de Viscofán sufrieron el pasado viernes un desplome histórico del 19,55 por ciento, un severo correctivo producto de los resultados que presentó la compañía el jueves por la tarde y de un 'profit warning' (advertencia de menores beneficios) que la empresa no quiso cuantificar y que terminó por sepultar al valor, uno de los mejores del Ibex hasta entonces, con una revalorización un 25 por ciento superior a la del selectivo. Los resultados fueron malos, pero más nefasta aún fue la idea de esconderle al mercado la erosión prevista en la cuenta de pérdidas y ganancias, justo en un momento de máxima sensibilidad entre los inversores, con el mercado saliendo de un octubre negro marcado por la caída a los infiernos de Dia, por culpa precisamente de la falta de visibilidad en sus perspectivas de negocio. Ahora, las dudas se ciernen sobre el fabricante de envolturas alimentarias, que encara una recta final de ejercicio cuando menos complicada. 

En concreto, la empresa informó de que su beneficio neto durante los nueve primeros meses del 2018 se situó en 88,7 millones de euros, un 3,8 por ciento inferior al del ejercicio anterior, y su facturación disminuyó un 0,5 por ciento, hasta los 577,8 millones de euros. Sin embargo, los responsables del grupo añadieron que «la debilidad de los tipos de cambio de las principales divisas comerciales frente al euro» perjudicó sus resultados. Además, el presidente, José Domingo de Ampuero y Osma, admitió que el crecimiento esperado de los resultados para el conjunto del año se sitúa «ligeramente por debajo» de sus expectativas iniciales, sin dar más detalles. 

El problema es que este 'profit warning' que Viscofán quiso deslizar 'por la puerta de atrás' no pasó inadvertido por el mercado, y propició la huida en masa de los inversores. Para Iñigo Isardo, analista de Link Securities, es evidente que el hecho de que «una compañía indique por sorpresa que no va a cumplir sus objetivos de crecimiento para el año es negativo». Además, insiste este experto, el que «no haya precisado o establecido unos objetivos también está mal visto por parte de los inversores». Y a la sorpresa hay que sumar lo inoportuno del momento, con las bolsas soportando fuertes caídas. «Estamos en un momento muy sensible de mercado, la gente esperaba más pero nunca antes habían hablado de esto», dice Ignacio Cantos, director de Inversiones de ATL Capital. Con todo, no hay que olvidar que Viscofán era uno de los mejores valores del Ibex, y muchos inversores aprovecharon la noticia para realizar beneficios. «Las caídas han tenido que ver con la rebaja de previsiones que hicieron para el resto del año pero hay que poner esto en contexto, pues Viscofán llevaba una subida un 25 por ciento superior a la del Ibex 35, además de que se esperaba que el segundo semestre fuese mejor», dice Ana Gómez, analista de Renta 4 Banco. 

Flojos resultados

Quizás las cosas habrían sido distintas si Viscofán se hubiese presentado con unas cuentas sólidas bajo el brazo, pero no era el caso. Así, Isardo califica los resultados como «bastante flojos», afectados por el efecto negativo del tipo de cambio y por la debilidad del negocio en Asia. En su opinión, es sorprendente que esta falta de crecimiento lo achaque la empresa «a una falta de demanda en China, un mercado en el que Viscofán se había convertido en una alternativa de calidad frente al competidor semi público Shenghuan, y donde la compañía española ronda una cuota de mercado cercana al 20 por ciento», apunta Isardo. El problema, como destaca Gómez, es que «la empresa comenzó a incrementar sus precios de venta a partir del segundo semestre del año, ya que la inflación de materias primas y la energía habían incrementado sus costes». Por eso, Viscofán trasladó esos mayores costes a su base de clientes, pero otros competidores asiáticos de la compañía no incrementaron sus precios de venta, lo que explica los menores volúmenes que ha registrado Viscofán. Isardo también comparte esta teoría, y argumenta que el aumento de precios que está implementando la firma «puede haberle restado algo de cuota de mercado». También la guerra comercial entre China y Estados Unidos ha podido pasar factura, como explica Sara Carbonell, analista de CMC Markets. Tanto China como México impusieron aranceles a las importaciones de carne a EE.UU., lo que produjo un gran descenso de la venta de carne y como Viscofan tiene planta en los tres países, «si el negocio de carne desciende, la venta de envoltorios también», dice Carbonell. 

Tras estas noticias, al menos media docena de brókers han recortado su precio objetivo sobre Viscofán, que encara el futuro con más dudas. Y lo primero que se pregunta el mercado es lo más evidente ¿De cuánto será el 'profit warning'? 

A falta de que la compañía suministre más datos, Ana Gómez comenta que, dentro de la guía inicial que ofreció el grupo para todo el año, «en los nueve primeros meses ya habían cumplido con el 70 por ciento, tanto en ventas como en Ebitda, por lo que no esperamos un desvío final muy grande». Además, esta experta considera que los fundamentales siguen acompañando al valor. Para Isardo, no hay duda de que Viscofán sigue «siendo líder del mercado» y mantiene niveles de margen bruto por encima del 70 por ciento, aunque los costes de puesta en marcha de la nueva planta de Cáseda, así como el efecto negativo de tipo de cambio, «supondrán una caída de entre el 5 y 6 por ciento al cierre de 2018», apunta Isardo. Y en 2019, este experto cree que «se producirá una recuperación», ya que, aunque los competidores en China hayan arañado algunas décimas de cuota de mercado, también «tendrán que afrontar la inflación o subida de los costes de las materias primas, por lo que también subirán sus precios», momento en el que la calidad de los productos de Viscofán «será determinante». El experto de Link Securities recuerda que, históricamente, Viscofán siempre ha ofrecido alguna sorpresa positiva en el cuarto trimestre, superando las guías establecidas, pero en este caso, «la recuperación se aplazará al año que viene, cuando los resultados de la mayor producción de la planta de Cáseda sean más visibles».

En esta línea, Carbonell también opina que el grupo es «sólido» y destaca entre los aspectos positivos su «buena generación de flujo de caja», que ha permitido reducir la deuda hasta los 50 millones. Por otra parte, tras el desplome del viernes, la experta de CMC Markets cre que «el precio es atractivo» y no descarta que la acción vuelva a los 55 euros. Y para Enrique Yaguez, analista de Mirabaud Securities en España, hay otras áreas de negocio, como América del Norte y Latinoamérica, que han mostrado «una evolución saludable», aunque este experto reconoce que la evolución de los resultados vistos dificultaría cumplir con la guía de 2018.

publicidad
publicidad