25 de Septiembre, 07:39 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

CAT-VINO CATALUÑA

Cataluña actualiza la ley vitivinícola para incorporar directrices europeas

Agencia EFE

El gobierno catalán ha aprobado hoy el anteproyecto de ley vitivinícola de Cataluña, que servirá para renovar la legislación existente, que es del 2002, y para ordenar e incorporar las directrices europeas que se han aprobado desde entonces, actualmente recogidas en órdenes y decretos.

Así lo ha anunciado la consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat, Teresa Jordà, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern que se ha celebrado hoy en Barcelona.

El texto presentado es el mismo que elaboró el Departamento de Agricultura, Ganadería, Alimentación y Medio Rural en la anterior legislatura, que nunca se llegó a debatir en sede parlamentaria por el fin abrupto de la legislatura tras la declaración unilateral de independencia.

Desde la conselleria han destacado que la nueva norma "no inventa nada" ni supone obligaciones extra para los productores que operan en Cataluña, la mayor parte de los cuales trabajan bajo el amparo de las doce Denominaciones de Origen (DO), que concentran el 95 % de la producción, 350 millones de botellas anuales.

Las principales aportaciones de la nueva legislación son que eleva a rango de Ley la regulación de la actividad vitícola, hasta ahora recogida en normas menores, y que perfecciona los mecanismos de inspección y control del sector.

En el ámbito vitícola, por ejemplo, se establece cómo se debe proceder para obtener las autorizaciones de plantación y replantación, que son imprescindibles para poder trabajar un viñedo de tamaño notable.

También contempla la creación de un catálogo de variedades y, por primera vez, se autoriza el aumento artificial de la graduación alcohólica natural.

En lo que se refiere al ámbito del control, la ley deja claro quiénes son las autoridades competentes en tres ámbitos diferentes: la verificación de que los vinos amparados por una DO cumplen los criterios de las mismas, la inspección del sector vitícola y la supervisión del producto final.

El director general del Instituto Catalán del Viñedo y el Vino (INCAVI), Salvador Puig, explica que en el ámbito de la verificación se crea el Panel de cata oficial de vinos de Cataluña, un organismo que será el encargado de auditar que los productos que se elaboran bajo el amparo de una DO respetan las características sensoriales -sobre todo de gusto y olfato- que se atribuyen a su denominación.

La treintena de profesionales que integran este panel llevan dos años formándose y ahora, sostiene Puig, se encuentran en disposición de solicitar la acreditación a la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

Este organismo se ha desarrollado bajo el paraguas del Incavi y con el asesoramiento del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA, por sus siglas en catalán).

Puig destaca que el texto de la norma se ha debatido y consensuado con el sector, y ha confiado en que no habrá grandes trabas para sacarlo adelante en el Parlament.

A nivel estatal, solo son seis las comunidades autónomas que tienen legislación propia en materia vitivinícola: Cataluña, País Vasco, La Rioja, Andalucía, Valencia y Castilla y León.

Jordà ha resaltado que el sector de la viña y el vino tiene una importancia clave en Cataluña y que es "uno de los motores de la economía catalana".

.