16 de Octubre, 16:45 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Start up

Trappit, un sistema para abaratar los vuelos inventado por españoles

Un encuentro entre dos hombres de negocios durante un vuelo transatlántico es el origen de este proyecto que ahora estudian cuatro gigantes de los viajes online.

Cuenta Daniel de Carvajal, consejero delegado y uno de los fundadores de Trappit, que el origen de la compañía fue un vuelo transatlántico en el que coincidió con Luis Martín, el otro fundador. Charlando de todo un poco, los dos hombres de negocios se dieron cuenta de que el segundo había pagado mucho menos por el mismo vuelo, a pesar de que lo había comprado después. También se encontraron con que el billete de Carvajal permitía cambios y devoluciones por lo que, de haberse topado con Martín dos semanas antes, podría haber devuelto su ticket y haber comprado uno más barato, con el consiguiente ahorro. Tras valorar estos hechos, comenzaron a hablar de la posibilidad de crear una plataforma que monitorizase los precios de los vuelos, una vez comprados, para poder venderlos y adquirir otros más baratos, si surgía la ocasión. Y así nació el proyecto, que no ha estado exento de dificultades, pues Carvajal reconoce que ninguno de los dos sabía nada de programación informática antes de embarcarse en Trappit. En cambio, sí tenían las habilidades necesarias para gestionar y contactar con empresarios influyentes, lo que les ha servido para lograr financiación (más de 3,5 millones de euros, en total) y clientes, según explica el propio De Carvajal: «Luis y yo tenemos una característica diferencial respecto a otras startups. No sabíamos nada de tecnología pero ya éramos gestores. Tenemos amistades por todos los lados y sabemos llegar a la gente. Por eso, nos sentamos con los directivos de las multinacionales a las que queremos dar servicio. Nos cuesta, pero lo hacemos».

Clientes

Gracias a estas habilidades, entre los clientes de su solución se encuentran empresas de la talla de Viajes El Corte Inglés, Nautalia, Banco Santander, la Caixa, Deloitte y Ernst & Young, entre otros. Aunque su ambición es llegar mucho más lejos, motivo por el cual favorecen que las compañías prueben gratis el servicio antes de pagar por él. «Ahora mismo, nuestra estrategia pasa por expandirnos. Y la manera para hacerlo es dar el servicio gratis. Estamos ahorrando entre un 3 y un 4 por ciento a los clientes. Yo lo podría facturar (la comisión es un 50 por ciento del ahorro facilitado), pero me es más fácil darle el servicio gratis. Que lo interiorice, que lo use y, luego, ya hablaremos». En ese sentido, Trappit solo factura un 6-7 por ciento de lo que debería, asevera. Aun así, la compañía está en números verdes.

De momento, B2B

El modelo de negocio de Trappit es B2B (de prestación de servicios a otras empresas). Es decir, que solo está disponible para compañías. «Nos están presionando para sacar el uso privado. Nosotros tenemos un uso privado interno para nuestros amigos. Pero eso lo tendría que hacer una gran empresa. Nosotros no somos ni queremos ser agencia», dice De Carvajal. En ese sentido, este empresario asevera que hay cuatro gigantes online del sector de los viajes analizando la compañía: «Ellos están probando a ver si funcionamos y luego veremos si nos usan, nos compran, nos pagan...», explica De Carvajal.

Expansión internacional

La compañía, mientras tanto, sigue explorando nuevos mercados: «En Estados Unidos hemos cogido una pequeña oficina y tenemos una persona. A raíz de eso, acabamos de conseguir la primera empresa americana. También tenemos un socio en Alemania que se ocupa de la parte del norte de Europa y tenemos algún cliente bastante gordo. Y, aunque sin presencia, tenemos clientes en Colombia, Argentina, Brasil y México».

publicidad
publicidad