Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

muy buenas perspectivas

El verano llega antes de tiempo para Meliá Hoteles

El verano ha llegado antes de tiempo para Meliá Hoteles, tras un largo invierno que comenzó en el último trimestre del año pasado y un comienzo de año flojo que se ha dado la vuelta por completo tras la presentación de resultados. Y es que, hasta que mostró sus cifras el pasado 28 de febrero, la cadena hotelera perdía más de un 2 por ciento en bolsa, pero desde entonces, sus acciones se revalorizan más de un 5 por ciento y no paran de recibir recomendaciones de compra por parte de bancos y brókers, convencidos de las brillantes perspectivas que vienen por delante. Tanto es así que es uno de los pocos del Ibex sin recomendaciones de venta según el consenso de analistas de Bloomberg, con 18 notas de 'comprar' y 4 consejos de 'mantener'.

Lo cierto es que toda la corriente de optimismo que ahora envuelve a Meliá Hoteles tiene una sólida justificación. Primero, por las propias cifras que presentó y que muestran «una evolución operativa claramente superior a lo previsto», explican los analistas de Sabadell. Así, el beneficio neto en 2017 ascendió a 128,7 millones de euros, un 27,8 por ciento más que un año antes y un 16 por ciento más que lo que esperaban los analistas, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 310,13 millones, un 8,6 por ciento más y un 7 por ciento superior a la previsión de los expertos. 

La cuestión respecto al Ebitda, como recuerda Javier Díaz, analista de Ahorro Corporación, es que «el consenso de mercado había asumido unos números muy conservadores» después de que la empresa dijera en los resultados del tercer trimestre que no alcanzaría los 315 millones que esperaba el consenso para el conjunto del año. Pero al final, y aun cuando el último trimestre del año pasado se vio impactado por factores negativos como la temporada de huracanes o la inestabilidad en Cataluña, Meliá Hoteles prácticamente cumplió en Ebitda, y lo que es más importante, ofreció unas perspectivas para este año que ni el más optimista de los expertos tenía en la cabeza. «La mayor parte de la subida que marcó tras la presentación de resultados vino por el 'guidance' o la expectativa de que iban a incrementar en 150 puntos básicos el margen Ebitda», apunta Gonzalo Sanz, analista de Mirabaud Securities en España. «Existía cierta preocupación antes de la publicación de resultados por el impacto que podrían tener sobre estos la apreciación del euro, las tensiones geopolíticas en España y el impacto de los huracanes, sin embargo la compañía ha conseguido cumplir con las expectativas favorablemente con una mejora en márgenes y Ebitda», recuerda Carlos Farrás, director de DPM Finanzas. 

La cadena cuenta con 385 hoteles y casi 97.000 habitaciones, de modo que el 18 por ciento de estos activos son en propiedad, el 27 por ciento en alquiler y el 55 por ciento restante en gestión. Este reparto es fruto de un cambio en el modelo de negocio auspiciado en los últimos años para poner el foco en la gestión hotelera y reducir la exposición al sector inmobiliario, «estrategia que ha permitido incrementar la rentabilidad y aumentar los niveles de eficiencia», apuntan los analistas de Bankinter. El mayor peso del modelo de gestión «fortalece la estructura del grupo» y le hace más resistente ante nuevas recesiones cíclicas, explican los mismos expertos. 

¿Hay que entrar?

Con estos mimbres, Enrique Díaz piensa que 2018 será «un buen año para el turismo en España», pues quitando la incertidumbre que genera Cataluña, «el resto de destinos, tanto urbanos como vacacionales, cuentan con buenas perspectivas de demanda». Además, apunta este experto, «la apertura de hoteles en Cuba, la cancelación del contrato del Meliá Río, las mejores perspectivas de demanda en el Caribe o la publicación de la valoración actualizada de los activos en propiedad de la compañía, podrían actuar como catalizadores adicionales». Igualmente, Carlos Farrás recuerda que este año «debería seguir ayudando al crecimiento de sus márgenes y Ebitda gracias al crecimiento global y turístico». Además, la recuperación del sector inmobiliario y las reformas acometidas en sus propiedades «deberían aumentar el valor de las mismas, cuyas tasaciones conoceremos los próximos meses», apunta Farrás. Como aspecto a vigilar, Sanz sugiere estar atentos a los resultados del primer trimestre porque, en su opinión, todavía no se ha visto de lleno el impacto sobre las cuentas por la fortaleza del dólar. 

Finalmente, respecto a la posibilidad de incorporar Meliá en la cartera, Díaz reconoce que la cadena «nos gusta a todos los horizontes temporales, siendo una de nuestras principales apuestas para 2018». Además, a medio largo plazo, «la compañía debería verse beneficiada por su posicionamiento competitivo y la expansión de márgenes». Con todo, Farrás piensa que los múltiplos del sector son «bastante altos», justo cuando este está en un momento dulce, y considera que el potencial futuro de Meliá Hoteles parece «más limitado».

publicidad
publicidad