16 de Diciembre, 14:38 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Banca digital

Pagar con el coche: Olvide el efectivo, la tarjeta y hasta el móvil

La conexión a Internet de los automóviles no sólo va a permitir viajar en un vehículo sin conductor sino que también va a facilitar el realizar pagos a través de él. Sin embargo, aún persisten algunos obstáculos como el de la seguridad.

El automóvil va camino de convertirse en una especie de smartphone gigante a medida que va incorporando tecnologías de conectividad a Internet. A día de hoy, ya hay cien millones de coches que circulan por el mundo conectados a Internet y la tendencia va en aumento, según diversas consultoras que han estudiado el asunto. PwC, por ejemplo, augura que los coches conectados serán 470 millones en 2025; mientras que Business Insider Intelligence cree que los vehículos con conexión a Internet alcanzarán los 293 millones por esa misma fecha; y la consultora Gartner opina que superarán los 250 millones de coches en tan solo dos años, tal y como informa un artículo publicado por BBVA. Esas cifras astronómicas y el hecho de que la conexión a Internet permita las compras y los pagos han despertado la astucia de la industria, que ya está comenzando a pensar en explotar los vehículos como método de pago, tal y como ya ha hecho con los teléfonos móviles. Por ejemplo, un reciente informe de Business Insider Intelligence ponía el foco en que la oportunidad sin explotar del vehículo conectado era precisamente esa: pagar con el coche.

Pero, ¿por qué realizar pagos desde el coche? Para empezar, porque pasamos muchos minutos de nuestra vida subidos a ellos, especialmente en países como Estados Unidos. En el argot del medio, los pasajeros de un coche son lo que se conoce como «una audiencia cautiva», pues no pueden hacer otra cosa mientras están subidos al vehículo, al igual que sucede cuando se viaja en avión o se está en un andén de metro. ¿Por qué no aprovechar el rato de coche para hacer compras? Asimismo, la experiencia asociada a viajar en automóvil está relacionada con los pagos: se abona la gasolina, los peajes, el parking, ciertas compras en la propia gasolinera, etc.

Sin embargo, la utilización del coche como método de pago también suscita algunas dudas como por ejemplo la seguridad, tal y como plantea el informe de BI Intelligence, pues los hackers tienden a atacar las tecnologías más nuevas, que consideran más fáciles de franquear.

Otra duda que planea sobre esta posibilidad son las dificultades que el gran público está presentando para adoptar el pago con el móvil en masa. Por alguna razón (probablemente relacionada con la percepción de seguridad), a los usuarios les está costando utilizar sus smartphones para realizar esta actividad, por mucho que las compañías de telefonía y también las entidades de banca estén realizando campañas masivas de publicidad y marketing para promoverlo. En ese sentido, si no se utiliza el móvil (un accesorio que siempre llevamos a mano) para pagar las compras, ¿por qué vamos a utilizar el coche?

Si te interesó este artículo, quizá te interesará:

Los automóviles conectados van a permitir pagar con el coche

Las app como pagar con el coche siguen sin resistir ataques de software malicioso

publicidad
publicidad