17 de Agosto, 01:20 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

motor

Mitsubishi Eclipse Cross: Original y atractivo

Isabel Vidal

Con estos dos adjetivos podemos definir lo que nos ha parecido el nuevo automóvil que presenta la marca Mitsubishi, el Eclipse Cross.

El Eclipse Cross es un vehículo, que dentro de los SUV de Mitsubishi, se sitúa entre el más pequeño ASX y el grande Outlander. El Eclipse Cross tiene unas medidas de 4,405 m de longitud, 1,805 de ancho y 1,685 de altura, frente a los 4,365 m que mide el ASX y los 4,695 del Outlander. Ocupa por tanto un espacio en el que antes no estaba presente la marca, el de los SUV compactos. 

Su aspecto exterior nos ha gustado mucho, en parte algo diferente a la competencia, que es mucha dentro del segmento en el que se mueve, con grandes rivales como el Seat Ateca, Peugeot 3008, Hyundai Tucson o el Nissan Qashqai. Frente a ellos tiene una importante ventaja, y es que ofrece más equipamiento al mismo precio. Desde el acabado de entrada -Challenge-, cuenta de serie con elementos de un nivel superior como: retrovisores exteriores calefactables y regulables eléctricamente; segunda fila de asientos reclinable, abatible y deslizable 200 mm; volante y pomo de la palanca de cambios de cuero regulable en altura y profundidad; climatizador automático con filtro antipolen... y muchos más. 

Para aquellos que deseen contar con una tracción total, deberán elegir el acabado superior Kaiteki que lleva también asociado el cambio automático CVT de 8 velocidades. Este sistema denominado Super All Wheel Control, forma parte del ADN de Mitsubishi y cuenta con tres modelos de conducción: Snow, Auto y Gravel. Este conjunto de sistemas, según la marca, está por encima de algunos vehículos de segmentos superiores. Y la verdad es que, lo hemos probado fuera de asfalto y se desenvuelve muy bien. 

La gama del Eclipse Cross es muy pequeña, ya que, aparte de los tres acabados y dos tipos de cajas de cambio -manual de 6 velocidades y automática de 8-, solo cuenta con un motor gasolina 1.5 DOHC turbo de 16 válvulas e inyección directa, con una potencia de 163 cv. Para después del verano se incorporará un diésel. 

Mitsubishi ofrece un descuento de 2.500 euros en cada uno de los cuatro modelos del Eclipse Cross que tiene a la venta. De esa forma, el más barato es el acabado Challenge: 23.800 euros, seguido del Motion: 26.000 euros, Motion 8CVT: 27.500 euros y por último el acabado Kaiteki 8CVT con tracción total AWD: 33.500 euros. Además, si el cliente lo financia con Mitsubishi, a cada uno de estos precios se le añade otro descuento de 2.000 euros. 

Aunque el Eclipse Cross está fabricado en Japón, se trata del primer Mitsubishi que se presenta antes en Europa que en Asia. Es además el último Mitsubishi fabricado enteramente por la marca japonesa, después de su compra por parte de Renault-Nissan. Mitsubishi pasa además a formar parte de ellos como una de las tres marcas más importantes del grupo, que ha estrenado incluso logotipo. Quieren convertirse en el grupo más potente y el que más vende. 

Mitsubishi y sus objetivos

La marca Mitsubishi continúa en crecimiento en nuestro país, en el que sus ventas en 2013 eran de 4.060 unidades. En 2017 ha vendido 11.000 vehículos, lo que supone una subida del 10 por ciento con respecto al año anterior, con el 75 por ciento de las ventas en el canal privado y el resto entre alquiladores y flotas. Mitsubishi es también una marca en la que la motorización diésel tiene más fuerza que la gasolina: 52 por ciento frente al 41 por ciento, mientras que en el mercado total en España la venta de diésel es algo superior: 49 por ciento frente a un 46 por ciento. 

Mitsubishi se ha planteado mayores objetivos para 2018: unas ventas totales de 13.000 unidades en nuestro país, lo que supondría alcanzar una cuota de mercado del 1 por ciento -en 2017 alcanzó el 0,9 por ciento. En este crecimiento el nuevo Eclipse Cross tendrá mucha importancia, con una previsión de 3.000 unidades, mientras que para el ASX, el modelo que más vende, la previsión es de 4.875.

publicidad
publicidad