19 de Noviembre, 07:01 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

AND-TURISMO URBANISMO

Experto plantea demoler y hacer nuevos edificios para que el turismo no caiga

Agencia EFE

Demoler edificios antiguos "inservibles" de las zonas costeras más turísticas y construir "sin recrear figuras de otra época", sino que aporten valor añadido para que el turismo no decaiga en España, es la tesis lanzada por el catedrático Manuel Gausa en el Congreso Internacional de Turismo Transversal y Paisaje.

Este arquitecto barcelonés, catedrático de Arquitectura y Diseño Paisajístico de la Universidad de Génova (Italia), ha asegurado hoy a Efe con motivo de este primer encuentro que las nuevas construcciones de la costa deben ser diseñadas "con los valores de una arquitectura más contemporánea".

"Si no lo hacemos, nuestros destinos de turismo entrarán en decadencia; se convertirán en destinos obsoletos y no funcionarán", vaticina el experto, que halaga que en el congreso se busquen los potenciales que cada núcleo urbano posee y se aborden desde un punto de vista intelectual y político.

Con motivo del encuentro que se celebra en Torremolinos (Málaga), añade que si estas nuevas edificaciones se acometen con capacidad para conjugar nuevas tecnologías sostenibles (como la captación de energías renovables o fachadas inteligentes), se les otorgaría a los espacios urbanísticos "un valor añadido estimulante e innovador".

Gausa considera que los núcleos urbanos españoles son atractivos porque se mezclan sus habitantes con los turistas y se ha referido a que "el turismo en España ha depredado mucho territorio", lo que contrapone con destinos como Caribe, donde los visitantes se concentran en complejos hoteleros.

"Los grandes bloques urbanos como Torremolinos, Barcelona, Valencia, Benidorm, etcétera, no siempre se han construido desde un punto de vista cualitativo; tienen piezas arquitectónicas modernas e interesantes, miradores y paisajes, pero les falta esa calidad urbana", señala el arquitecto.

Manuel Gausa cree que en España se da "la gran suerte y, a la vez, la gran desgracia de que el turismo es un destino muy maduro", ya que, por ello se han generado "todo tipo de modelos: buenos y malos".

.