21 de Febrero, 00:35 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

energía

Gas Natural se lamenta del impacto por no poder subir la luz en las tarifas fijas

J.M.Camarero

El grupo, que ganó 1.360 millones en 2017, pide tener en cuenta el coste de prolongar la vida del carbón y rechaza asumir el cierre de nucleares

A Gas Natural no le han cuadrado las cuentas de su negocio liberalizado de comercialización de electricidad en España. La compañía ofreció a sus consumidores para todo 2017 unas tarifas fijas que después se vieron superadas por los elevados costes de producción de la luz. La actividad «ha sido claramente negativa» para los intereses del grupo, tal y como reconoció este miércoles el aún consejero delegado, Rafael Villaseca. El ejecutivo considera que «el cliente final no sufrió» en sus recibos la subida de la electricidad que imperó en el mercado.

Villaseca aclaró que no solo Gas Natural, sino que «ninguna compañía ha podido trasladar esos costes a estos clientes». El funcionamiento del sistema eléctrico puede revelar este tipo de situaciones entre quienes optan por acogerse a tarifas fijas. Con esta tipología de contratos, los consumidores pactan un precio estable durante un periodo -habitualmente 12 meses-, independientemente de cómo se comporte el mercado. Pero casualmente 2017 fue un ejercicio en el que el coste del 'pool' diario se incrementó un 30% por el recorte en la producción de las hidroeléctricas (un 71% en el caso de la gasista) y el alza del coste de los combustibles. «Nadie pudo repercutirlo» en las facturas, tal y como admitió Villaseca. El consejero delegado del grupo justifica esta distorsión por la «enorme presión competitiva» que existe en el sector. «Varias compañías jugaron a no querer perder cuota de mercado confiando en que la subida de la luz era poca y valía la pena aguantar». Pero no fue hasta octubre del año pasado cuando la estabilidad de los costes permitió que esas ofertas anuales compensaran a las empresas. «Solo quien reaccionó más rápido, ha perdido menos dinero», aclaró. En su caso, el beneficio operativo (EBITDA) de la electricidad en España se redujo un 54,5% hasta los 326 millones de euros.

El consejero delegado de Gas Natural, que dejará su cargo en abril después de 14 años tal y como decidió el martes el consejo de administración, plantó cara a las dos de las medidas de mayor calado que el Gobierno quiere desarrollar en el sector energético: las limitaciones al cierre de plantas y las nuevas condiciones para las propietarias de nucleares .

En el caso de las térmicas de carbón, Rafael Villaseca pidió al ministro de Energía, Álvaro Nadal, que tenga en cuenta los criterios medioambientales, «pero también los económicos» antes de obligar a mantenerlas abiertas. Porque las eléctricas están obligadas a realizar inversiones: «Es necesario que sean rentables y saber que durante diez años no va a haber cambios regulatorios», exigió. También se opone a que sean las propietarias de las nucleares -Gas Natural participa en dos- las que asuman los costes de desmantelamiento y gestión de residuos, que ahora soporta la sociedad pública Enresa. «Hay plantas a las que les restan dos o tres años», señaló en referencia a casos como el de Almaraz (Cáceres). «No es razonable aplicar estas nuevas medidas cuando falta tan poco para su fin, porque es imposible que las compañías se recuperen» de los costes que asumen.

Reynés pide «confianza»

El recién designado presidente ejecutivo del grupo, Francisco Reynés, protagonizó este miércoles la presentación de cuentas anuales de la corporación. Aunque será la junta de accionistas la que confirme el cargo -el plazo expira a finales de junio-, Reynés acudió al acto, tras despedirse pocos minutos antes de Abertis, para pedir «confianza» en su labor y demandar «un cierto crédito» en las próximas semanas hasta que consume el aterrizaje y presente su Plan Estratégico.

Reynés defiende que la figura del presidente aglutine las máximas funciones ejecutivas, al contrario de lo que hasta ahora ocurría en Gas Natural y en otras muchas cotizadas. «No existen pociones mágicas», indicó para valorar si la posibilidad de tener a un consejero delegado con el presidente es mejor o peor para la empresa. También reconoció la labor de Villaseca, quien «tiene que sentirse muy satisfecho porque ha hecho un trabajo excelente».

El beneficio de la corporación creció un 1% el año pasado, hasta los 1.360 millones y su EBITDA descendió un 16% hasta los 3.915 millones. De esa cuantía, los negocios en España aportaron aproximadamente casi un 69%, y el resto proviene sobre todo de Latinoamérica, con México como la actividad de generación que más creció para la compañía, con un alza del 19,4% hasta los 258 millones de euros.

publicidad
publicidad