Vocento 15 años 22 de Enero, 19:13 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas

La CNMV investiga si el Popular ocultó pérdidas en los años previos al rescate

J.M.Camarero

Sebastián Albella se pregunta si «es razonable» que se pueda imputar una sangría de 12.000 millones a un solo semestre de 2017

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, reveló este jueves que el organismo supervisor está analizando la posibilidad de que los gestores de Banco Popular escondieran pérdidas de la entidad durante algunos años previos a 2017, cuando el grupo fue comprado por el Banco Santander. La entidad reconoció un resultado negativo de 12.218 millones de euros en apenas seis meses, entre el 1 de enero y el 7 de junio del año pasado, el día en el que el grupo fue intervenido y posteriormente adquirido por la corporación presidida por Ana Botín.

 Albella anunció este jueves en la comisión sobre la crisis económica en el Congreso esta investigación que está desarrollando el organismo al explicar a los diputados que la CNMV está estudiando «en qué medida es razonable imputar los resultados en su integridad a los seis primeros meses del 2017, periodo en que se produjo la resolución, o si al menos en parte debían haberse imputado a ejercicios anteriores». Es decir, que las cuentas de ejercicios anteriores no habrían recogido el verdadero estado de la entidad, unas partidas que se habrían incluido de golpe en las cuentas previas al rescate.

Al regulador le ha sorprendido la cuantía de este drenaje acumulada en menos de un semestre por encima de los 12.000 millones, cuando sus números rojos solamente eran de 137 millones hasta marzo. En 2016, el año en el que realizó la ampliación de capital de 2.500 millones de euros, Popular se apuntó unas pérdidas de 3.485 millones. Teóricamente, el banco ganó 105 millones en 2015 y más de 330 millones en 2014, según muestran sus estados financieros comunicados a la CNMV periódicamente.

El anuncio público de esta investigación supone un golpe a la línea de flotación de los dos últimos presidentes de la entidad, Ángel Ron (hasta febrero del año pasado) o Emilio Saracho (hasta junio de ese ejercicio), dependiendo de las conclusiones a las que llegue el supervisor en cada uno de esos mandatos al poder abrirles «expedientes sancionadores», como afirmó este jueves Sebastián Albella. Si finalmente la Comisión determina algún tipo de infracción, serían los antiguos directivos los que, en uno u otro caso, o en ambos, tendrían que asumir sus responsabilidades al frente de la entidad.

La investigación, que ya se encuentra abierta y por la que la CNMV ha solicitado varios requerimientos a la entidad para dilucidar el verdadero estado de sus cuentas hasta 2016, se puede prolongar durante varios meses, dependiendo de las conclusiones a las que vayan llegando los técnicos del supervisor, según indican fuentes del organismo.

Con respecto al proceso de resolución del Banco Popular, el presidente de la CNMV sostuvo que la retirada masiva de depósitos que tuvo lugar en los días previos a la intervención no implica necesariamente que los responsables de esas salidas tuvieran información privilegiada sobre la situación del banco. «Retirar depósitos de una entidad es una de la cosas mas fáciles que se pueden hacer y en un contexto de nerviosismo no hay que tener grandes informaciones privilegiadas para tomar decisiones de este tipo», apuntó. Además, defendió la actuación como regulador del mercado bursátil porque «no procedía suspender la cotización» de la entidad. Tampoco detectaron «manipulaciones» en la evolución de las acciones, a pesar de las bruscas caídas registradas hasta el 7 de junio.

Salgado: se evitó el rescate

En esa misma comisión del Congreso, Elena Salgado, la exvicepresidenta del Gobierno entre 2009 y 2011, defendió la actuación que tuvo el Ejecutivo ante la crisis que vivía España, con todas las medidas que puso en marcha para «paliar, que no evitar, el sufrimiento de los sectores más vulnerables» de la sociedad. Salgado reconoció «aciertos y errores» en su gestión, pero no se apartó de la línea que marcó en su momento el presidente, como sí hizo el miércoles su antecesor, Pedro Solbes, al cuestionar algunas de las medidas más polémicas durante su mandato, como el 'Plan E'.

Salgado puso en valor la reforma del artículo 135 de la Constitución de la que considera que tuvo «un efecto nulo en términos sociales» en comparación con las otras alternativas disponibles. Y sostuvo que el Gobierno «protegió a España de un rescate» que, en su opinión, «habría tenido efectos desastrosos».

publicidad
publicidad
publicidad