23 de Julio, 02:06 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

motor

Toyota y el futuro

Isabel Vidal

La marca japonesa de automóviles apuesta con fuerza por la tecnología híbrida y es que, tras 20 años de experiencia, ha vendido un total de 11 millones de este tipo de motorización.

Toyota sigue apostando fuerte por la motorización híbrida, y de esa forma si en 2016 el 61 por ciento de los modelos de su gama llevaban esta tecnología, en 2017 sube al 70 por ciento. Y la intención va más allá, puesto que intentan desterrar el motor diésel de su gama para 2022, mientras siguen investigando en vehículos eléctricos además de los de pila de combustible (hidrógeno), como el Mirai. De éste último ya tienen circulando por algunos países europeos, Japón y Estados Unidos casi 4.000.

La previsión es que la electrificación aumentará de forma significativa a partir de 2020 con motores híbridos, híbridos enchufables o eléctricos cien por cien, además de ir implementando en la próxima década las baterías de «electrolito sólido», que en relación con las de «ion-litio» usadas en la actualidad, ofrecen el doble de autonomía, se recargan en la mitad de tiempo y tienen hasta un 40 por ciento menos de tamaño y peso.
Toyota trabaja en la tecnología híbrida desde 1997 y tienen este lema: «Con 20 años de experiencia estamos preparados para el futuro». Las cifras lo dicen todo: lleva 11 millones de vehículos híbridos vendidos hasta 2017 y espera llegar a los 15 millones en 2020, lo que supone una reducción de 85 millones de toneladas de CO2. 

Si nos trasladamos al mercado español, Toyota y su marca de lujo Lexus llevan vendidos casi 142.500 vehículos con motorización híbrida desde el año 2000. Toyota se había puesto el objetivo de que el 60 por ciento de sus ventas para 2020 fuera de híbridos, pero este año ya lo ha cumplido, además, en la actualidad, casi 2 de cada 3 vehículos que venden en nuestro país llevan esta tecnología. En el caso de Lexus, el cien por cien de sus modelos lo son. 

La previsión de ventas totales de vehículos en el mercado español en 2017 es de 1,35 millones, lo que supondrá el 7,9 por ciento de aumento con respecto a 2016. En el caso de Toyota, el porcentaje de subida es mayor, de un 11 por ciento, con 64.700 unidades. La previsión para 2018 no difiere mucho, de 1,4 millones, lo que supondría un aumento del 3,7 por ciento. 

Para Toyota la claves del éxito «híbrido» son cuatro: el conductor no tiene que cambiar de hábitos al conducir uno de estos vehículos, se hace igual que con uno que lleva motor de combustión; ofrecen una nueva experiencia de conducción; la fiabilidad es mayor al mismo precio y por último estos vehículos llevan la etiqueta «ECO» que permite circular por las grandes ciudades aún con restricciones por alta contaminación, como últimamente está ocurriendo, sobre todo en Madrid. Y es que en España unos 7 millones de vehículos tienen más de 10 años, mientras que la mitad de los accidentes se producen con vehículos con esa antigüedad. 

60 años de competición

La relación entre Toyota y la competición es muy larga, y ha utilizado siempre la competición como banco de pruebas de sus productos. Su debut se produjo en 1957 con un «Toyopet Crown» que cruzó Australia tras una carrera de 17.000 km durante 19 días. Esa cita fue importante, ya que también se trató del debut de Japón en una competición automovilística. Los siguientes años se dedicaron a realizar competiciones niponas en los circuitos de Fuji y Suzuka, hasta que a comienzo de los años 70 dieron el salto a Europa creando una base en el viejo continente. El primer Toyota que debutó en las 24 Horas de Le Mans fue en 1985 con el 85C-L y hasta ahora, después de disputar 19 ediciones, no ha logrado la victoria en esta mítica carrera, aunque sí ha conseguido cinco segundas posiciones absolutas. Tras dejar el Mundial de Rallyes y Le Mans en 1999, en 2002 debutaron en F1 donde compitieron hasta 2009, consiguiendo tres poles. En 2012 regresaron a la resistencia (WEC) y en 2017 al Mundial de Rallyes, las dos categorías máximas en las que compiten actualmente bajo la denominación de Toyota Gazoo Racing. La intención es en 2018 ganar el Mundial de Rallyes. También desde 2012 compiten como equipo oficial en el Rally Dakar. El pasado 19 de noviembre Fernando Alonso probó en Baréin el Toyota TS050 Hybrid de la categoría LMP1, con el que podría disputar las 24 Horas de Le Mans el próximo año.

publicidad
publicidad