Vocento 15 años 21 de Noviembre, 11:12 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ABERTIS OPAS

Abertis, un viaje de ida y vuelta para ACS

Agencia EFE

ACS ha entrado en la puja por Abertis, por la que también compite la italiana Atlantia, con el objetivo de retornar al negocio de las concesiones, actividad en la que ya estuvo presente entre 2003 y 2012, precisamente a través de Abertis, y junto al que hoy continúa siendo su máximo accionista, La Caixa.

Abertis nació en 2003 fruto de la fusión por absorción de Aurea (Dragados) y Acesa, que estaba controlada por La Caixa y acababa de adquirir a Iberpistas, una triple unión que dio lugar a la mayor concesionaria de España.

En paralelo a la creación de Abertis, ACS compró Dragados, que entonces contaba con el 11,3 % del capital de la compañía, de la que el grupo de Florentino Pérez llegó a controlar el 25,85 %.

En agosto de 2010, ACS, en plena batalla por Iberdrola, vendió el 15,55 % de Abertis a CVC y posteriormente, en abril de 2012, el 10 % a la propia concesionaria y a OHL, que llegó a controlar más del 14 % de la gestora de infraestructuras, de la que se salió entre el año pasado y éste.

Ahora, cinco años después, ACS ha lanzado, a través de su filial alemana Hochtief, una oferta pública de adquisición (opa) por el cien por cien de Abertis a un precio de 18,76 euros por acción, lo que supone valorar la concesionaria de autopistas en 18.580 millones, el 17 % más que los 16.314 millones de euros puestos sobre la mesa por Atlantia.

La operación contempla la posibilidad de que parte del pago se haga en acciones de Hotchief y supondría un vuelco en el negocio de ACS, cuya área de Construcción facturó en el primer semestre 13.102 millones de euros y de los que sólo 40 millones fueron aportados por Iridium, su sociedad de concesiones.

Hoy, el máximo accionista de Abertis es Criteria (22,5 %), brazo inversor de la Fundación Bancaria La Caixa, que, junto al resto del consejo de administración, se ha mostrado dispuesto a aceptar la opa de Atlantia en su modalidad de canje por acciones tras considerar atractivo el proyecto desde el punto de vista industrial y mejorable el pago en efectivo

"Nosotros fundamos Abertis con La Caixa y hemos estado ocho años sentados juntos en el Consejo de Administración. Nuestra relación con La Caixa es inmejorable y yo estaría encantado con que pudiera estar en este proyecto", ha dicho recientemente el consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, quien restaba así importancia al apoyo manifestado a la italiana.

El también presidente del Comité Ejecutivo de Hochtief ha defendido que la oferta de su grupo es "muy competitiva" y ha destacado la "complementariedad absoluta" de ambas compañías para competir en un mercado en auge, el de las PPP, asociaciones público privadas para la financiación, construcción y explotación de infraestructuras.

"El balance de una empresa constructora tiene ciertas limitaciones a la hora de lograr financiación" para este tipo de proyectos, ha explicado Fernández Verdes, quien señaló que una compañía como Abertis, con activos ya en operación, podría aportar la liquidez necesaria para invertir en nuevos proyectos.

Según el ejecutivo, la unión de Hochtief y Abertis les daría ventaja para competir por proyectos que ya tienen identificados en los países en los que ya tiene una presencia consolidada y que su valor supera los 200.000 millones de euros.

En cuanto a cuál será la participación que finalmente tendrá ACS en el nuevo Hochtief tras su fusión con Abertis, ha señalado que lo más probable es que esté por debajo del 50 %, aunque todo dependerá del grado de accionistas que acepten el canje por acciones.

La estructura financiera que soportará la operación también dependerá de este canje y de otros factores, como las posibles desinversiones de activos de Abertis, entre los que se encuentran Cellnex e Hispasat.

La estructura final está "perfectamente resuelta, garantizada y tenemos cobertura más que suficiente", dijo el máximo ejecutivo de ACS, quien también dejó la puerta abierta a la incorporación de un socio inversor, aunque hoy por hoy esa opción no esté sobre la mesa.