Vocento 15 años 21 de Octubre, 23:29 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas

El FROB intervino al ver en riesgo los 60.347 millones en depósitos que aún tenía el Popular

El organismo admite que las retiradas de fondos eran lo «suficientemente graves» como para actuar y que vigilaban desde hace días a la entidad

La magnitud de la crisis que podía haber provocado el Popular llevó a las autoridades a acelerar la venta del banco a tenor de las cifras por las que la entidad se iba desangrando durante las últimas semanas. Después de que parte de los clientes retiraran sus fondos a medida que el grupo se asomaba al vacío, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) cuantificó en 60.347 millones de euros la cuantía que aún disponía el banco en depósitos el pasado lunes.

Si el banco se acercaba a la falta de liquidez, como así lo confirmaron sus gestores al Ministerio de Economía, los titulares de ese dinero podrían perderlo todo. Por ello, el FROB constató la necesidad de intervenir. De esos casi 63.400 millones, 35.410 correspondían a cuentas con menos de 100.000 euros, la cuantía respaldada por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Unos 30.725 millones estaban bajo la titularidad de particulares y otros 3.500 millones en manos de pequeñas y medianas empresas (pymes). En cualquier caso, estos datos no son comparables con los que muestra el balance del banco a cierre del primer trimestre del año.

Aunque el mercado maneja varias cifras de la cuantía de depósitos que podrían haber huido del Popular en los últimos días -incluso hasta los 18.000 millones, según fuentes financieras-, desde el FROB no han querido ofrece una cifra. Sin embargo, fuentes del organismo han reconocido que estos movimientos eran lo suficientemente graves como para ocasionar la quiebra de la entidad y de su incapacidad de hacer frente a las peticiones de los clientes. Su inviabilidad estaba en juego, según apuntan esas mismas fuentes, por lo que se decidió actuar.

En la sucesión de hechos que han afectado al Popular en las últimas jornadas, fue el sábado 3 de junio cuando se activaron todos los mecanismos europeos y españoles para dar una solución exprés al problema. Ese día la Junta Única de Resolución europea decidió que, dado el estado de la compañía, era necesario prepararse para un escenario de venta del banco a la competencia.

A partir de ese momento, el FROB comenzó a realizar los trámites para poner en marcha la transmisión, aunque desde este organismo también reconocen que se había estado realizando un seguimiento profundo del Popular con carácter previo, dada la situación por la que pasaba el banco en Bolsa, hundiéndose un 50% en apenas una semana.

Esa planificación llevó a las autoridades a monitorizar qué es lo que estaba ocurriendo en el seno del banco, incluido un intercambio de información con el supervisor. Es decir, que las autoridades ya tenían bajo su lupa al Popular, a pesar de que ningún organismo -Banco de España, CNMV, Gobierno o Unión Europea- dieron muestras públicas de preocupación. Desde el FROB reconocen que a nadie se le escapaba que la situación del banco no era precisamente buena.

El asesor, preparado

La preparación de la intervención estaba siendo tan clara que ya se había contratado días antes de que se produjera la venta del Popular al Santander un asesor independiente que ayudase a valorar el estado financiero del banco presidido hasta entonces por Emilio Saracho, así como los efectos que podría tener su transmisión a otra entidad, y los riesgos que con ello corría. Fue cuando se determinó que, en un escenario muy adverso, Popular se vería impactado en -8.200 millones de euros.

Al final, se optó por realizar una venta exprés al Banco Santander. Aunque ningún organismo aclara si en realidad hubo más ofertas de otras entidades. Fuentes del FROB se limitan a indicar que se decidió esa venta por el precio ofrecido. Algunas entidades se han desmarcado de esta posibilidad, como BBVA, desde donde aclaran que no han llegado a presentar una oferta por el Banco Popular en ningún momento del proceso, «ni en la recta final ni hace unos meses», al no encajarles la operación desde el punto de vista fundamentalmente estratégico.

publicidad
publicidad
publicidad