Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

British Airways

Alex Cruz, consejero de British Airways, dice que no dimitirá tras el caos infomático

Finanzas.com

El consejero delegado de British Airways (BA), Alex Cruz, no dimitirá tras el fallo informático global que el sábado causó la suspensión de sus vuelos y el caos en aeropuertos de todo el mundo, informa hoy la BBC.

En una entrevista con la cadena pública británica, el directivo español descarta dejar su puesto, al que accedió en 2016 procedente de Vueling, y se centrará, en cambio, en averiguar "por qué no entró en funcionamiento el sistema de apoyo" del principal sistema operativo.

Cruz volvió a disculparse "profusamente" por el trastorno causado a los clientes e insistió en que el fallo se debió a "una sobrecarga del sistema eléctrico", al tiempo que negó que pueda derivarse de una reducción de costes.

El sindicato GMB, con amplia presencia en la aerolínea, ha afirmado que el problema "podría haberse evitado" si la empresa no hubiera subcontratado en 2016 numerosos empleos del departamento de informática a la India.

BA, integrada en el grupo hispano-británico IAG, opera hoy, aunque con algunos retrasos, todos sus vuelos desde el aeropuerto londinense de Gatwick, al sur de Londres, y parte del servicio en Heathrow (oeste), de donde salen vuelos de larga distancia pero persisten las cancelaciones de vuelos cortos.

En su último comunicado, la empresa dijo que se han hecho "buenos progresos" para restablecer el sistema operativo, que falló a nivel global el sábado, pero pide a los pasajeros que no se trasladen a los aeropuertos si no tienen una reserva confirmada.

Aconseja además que se informen a través de la página web y las redes sociales, pues el servicio telefónico se vio afectado por el error del sistema, del cual no se han dado más detalles, aunque se ha descartado que fuera un ciberataque.

En las últimas horas, ha retornado una relativa normalidad al aeropuerto de Gatwick y la situación ha mejorado notablemente en Heathrow, donde desde el sábado había personas durmiendo en los rincones y atascadas en largas filas.

A raíz del incidente, British Airways afronta una alta factura por reclamaciones de usuarios, tanto por retrasos y cancelaciones como por el coste del alojamiento y la comida que está obligada a facilitar a los pasajeros perjudicados.

publicidad
publicidad