09 de Diciembre, 21:35 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

La presión bajista, muy complicada

Accionista de Cellnex, no tema a la OPA de Atlantia sobre Abertis

La Oferta Pública de Adquisición (OPA) que ha presentado la italiana Atlantia sobre la totalidad de las acciones de Abertis a un precio de 16,5 euros por acción, no resulta completamente transparente para los accionistas de Cellnex Telecom, la filial de torres de telecomunicaciones de la concesionaria catalana. La cuestión es que la ley española exige a un eventual comprador que también presente una oferta de compra por cualquier participada en la que la propia Abertis tenga un 30 por ciento o más del capital. Y es el caso de Cellnex, donde la compañía que preside Salvador Alemany tiene un 34 por ciento. 

De esta forma, solo habría tres alternativas para Atlantia en caso de salir adelante la fusión. Lanzar una OPA sobrevenida (obligatoria) sobre la totalidad de Cellnex, vender la filial al completo a un tercero o vender solo una parte y dejar la participación por debajo del 30 por ciento. De todas estas alternativas, la primera es la más improbable de todas, pues el grupo italiano ya ha dejado caer que no planea hacer ninguna oferta por Cellnex. «Atendiendo al hecho de que Atlantia vendió en el pasado su negocio de torres de telecomunicaciones (Towerco), entiendo que no van a tener interés en volver a adquirir un negocio de esas características», dice Andrés Bolumburu, analista del Banco Sabadell. De hecho, intentar comprar Cellnex supondría incrementar la operación total en un 16 por ciento. 

Por otro lado, la segunda alternativa, intentar aprovechar la fusión para vender Cellnex a un tercer operador, es un escenario que no se puede descartar. Así lo cree Eduardo García Argüelles, analista de GVC Gaesco Beka: «Cellnex ha pasado de tener un papel totalmente comprador a ser posible objetivo de una OPA», apunta. La filial de infraestructuras es un «activo no estratégico para Abertis», explica García Argüelles, por lo que si Abertis decide vender todo, «tendría que ser un paquete de control». A su modo de ver, hay compañías en Estados Unidos, como American Towers, que «apenas tienen presencia en Europa» y podrían estar interesadas en la operación. Los múltiplos favorecen esta operación, pues Cellnex cotiza a un ratio EV/Ebitda (Valor de empresa / resultado bruto de explotación) de 13,9 veces, frente a las 15,7 veces que de media tienen sus comparables, y a las 17,3 veces de American Towers. Además, la capitalización de la estadounidense es de 53.000 millones de euros, «por lo que Cellnex supondría tan solo un 7 por ciento de su capitalización y se quitaría un competidor para expandirse en Europa», dice Bolumburu. 

Venta parcial

El tercer escenario, una venta que deja a la compañía fusionada por debajo del 30 por ciento, es el que más opciones tiene de salir adelante. «Lo más razonable sería ver una venta en torno al 4 o 5 por ciento que Abertis tiene de Cellnex, para de esta forma evitar la necesidad de lanzar una OPA sobrevenida», apunta el experto de Sabadell. Aunque Abertis ha dicho que no tiene intención de desprenderse de activos, por el momento, fuentes consultadas por Bloomberg dan por hecho que esta alternativa es la que más opciones tiene en caso de completarse la fusión. 

Así las cosas, ¿cómo afectarían todos estos escenarios al minorista de Cellnex? Los analistas consultados consideran que no hay motivo para la preocupación. El primer escenario es muy improbable, y el segundo implicaría la llegada de un comprador que tendría que ofrecer una prima de control sobre Abertis, lo que beneficiaría claramente al minorista. Pero en particular, los expertos piensan que hay que estar tranquilos con el tercer escenario, una venta parcial de Cellnex, que es lo más probable. «Uno de los principales riesgos para Cellnex es el 'overhang' (exceso de títulos en el mercado) de Abertis», dice Bolumburu, pues la catalana no tiene vocación de permanencia a largo plazo. Por eso, todo lo que sea rebajar su participación reduciría este riesgo y sería beneficioso para el accionista de Cellnex», apunta este experto. 

Es cierto, como reconoce el analista de Sabadell, que a corto plazo «la colocación de una parte de Cellnex se puede hacer con descuento, pero a largo plazo, todo lo que sea reducir la participación de Abertis beneficia al accionista de Cellnex», remacha. Una opinión similar sostiene García Argüelles. «Si Abertis vende un porcentaje minoritario no sería relevante, porque se colocaría rápidamente», explica. A este respecto, Javier Flores, director del Servicio de Estudios de Asinver, añade que este tipo de contexto, en el que se trata de valorar un activo o compañía, «tiende a favorecer al minorista, que se puede ver beneficiado por la valoración final». En su opinión, «lo mejor es una posición de esperar y ver», pues como apunta Flores, Cellnex es «una compañía que ha despertado un cierto interés del mercado y no creo que vaya a cambiar de modo sustancial su situación ni sus perspectivas». Para García Argüelles, las bondades de Cellnex también están muy claras. «Las últimas compras han sido altamente relutivas (positivas) para la mejora de los márgenes y el cash flow, lo que garantiza el crecimiento orgánico futuro. Los próximos resultados van a ser buenos», apunta.

publicidad
publicidad