23 de Abril, 15:37 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

pesan las dudas sobre México y Turquía

BBVA, con la mitad del beneficio en territorio comanche

El año ha empezado con dudas para la cotización de BBVA, que pierde algo más del 4 por ciento en poco más de diez sesiones y se enfrenta a las incertidumbres que llegan desde dos mercados clave, México y Turquía, donde la entidad obtiene más de la mitad de su beneficio. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca -ya desde esta misma semana- ha hundido la cotización del peso mexicano, que baja un 13 por ciento desde el triunfo electoral del magnate. Además, la inestabilidad política en Turquía ha tumbado un 8 por ciento la lira turca en lo que llevamos de año, complicando a su vez el panorama de Garanti, el banco turco del que BBVA tiene un 39,9 por ciento. Los analistas son conscientes de estos problemas y creen que aún se puede ver más volatilidad, pero comienzan a ver excesivo el castigo al banco vasco y esperan los resultados para buscar puntos de entrada. 

El problema es serio para BBVA, y como explica Nuria Álvarez, analista de Renta 4 Banco, «son dos elementos que generan incertidumbre y ya están pasando factura en la cotización». Según sus cálculos, México aporta el 41 por ciento del beneficio neto al banco y Turquía el 13 por ciento; en total, más de la mitad de la ganancia en territorio comanche. Y el mercado se ha dado cuenta de esto. Desde la elección de Trump, es el único banco español que no sube (retrocede un 5 por ciento) en comparación con las grandes subidas de Bankia o Santander. Por eso, Carlos Farrás, director de DPM Finanzas, explica que estas dudas están siendo recogidas ya en el precio de la acción y piensa que seguirán «penalizando al valor en el corto plazo».

El nuevo presidente de Estados Unidos es un dolor de muelas para BBVA. Y eso que aún no tomado ni una sola medida. «Todas las políticas que pueda llevar a cabo influirán en el crecimiento económico, que era precisamente el potencial que tenía el país» dice Sara Carbonell, analista de CMC Markets. Por eso, un descenso del crecimiento económico impactará directamente en el banco. Y eso es precisamente lo que teme el mercado. El Fondo Monetario Internacional acaba de revisar esta misma semana sus previsiones globales y para México prevé un incremento del PIB este año del 1,7 por ciento, seis décimas menos que en su anterior previsión. El organismo alerta sobre las políticas proteccionistas que ha defendido Trump, lo que podría afectar «negativamente» a la actividad. 

En todo caso, no todo es negativo. Respecto a México, Javier Bernat, analista de GVC Gaesco Beka, admite que hay un riesgo mayor de que no haya nuevas inversiones, pero «eso no implica que las que ya están aprobadas se dejen de hacer». Igualmente, apunta, «la subida del petróleo ayudará también a la economía mexicana». Con una previsión de crecimiento del PIB del 1,7 por ciento este año y una inflación prevista del 5 por ciento, «es sostenible un crecimiento de la inversión crediticia del 8 por ciento», recalca Bernat. A su modo de ver, «se ha descontado un escenario de catástrofe y se ha penalizado el valor en exceso. No es que la situación en México no sea complicada pero el valor puede tener todavía recorrido al alza», sostiene Bernat. 

Otro tema recurrente en BBVA es el efecto divisa, el impacto de las fuertes caídas del peso y la lira turca en los resultados que el banco presentará el próximo 1 de febrero. «No debería suponer muchas sorpresas y no debería implicar fuertes caídas en la cotización porque es algo que ya está viendo todo el mundo», recuerda Nuria Álvarez. En lo que si se centrarán los analistas, dice Victoria Torre, analista de SelfBank, es en «la mejora de los beneficios, la reducción de morosos, las variaciones en los márgenes bruto y operativo o la mejora del ratio de capital». En este sentido, más importante que las propias cifras, serán los mensajes que lance la directiva al mercado. «Pensamos que se centrarán en la mejora de los márgenes y en mandar un mensaje tranquilizador sobre México y Turquía», dice Farrás. Este experto califica el impacto en ambos países de «coyuntural» y duda que la situación «empeore sustancialmente a largo plazo», además que parte está ya descontado.

En cuanto a Turquía, la raíz del problema es diferente y la preocupación de los expertos bastante menor. «Es cierto que existe un mayor riesgo de bajada de rating pero los directivos explican que es asumible», dice Bernat. Además, apunta este experto, «Garanti si ha aprovechado el año pasado para reducir al máximo los riesgos de préstamos en dólares, e igualmente, la mora está en niveles del 3 por ciento». A su modo de ver, «es cierto que hay más riesgo en Turquía, pero se tendría que ver una situación catastrófica para que afectase a los resultados». 

¿Está para entrar?

Dada la caída que lleva el banco en tan pocas sesiones, la cuestión es si está para entrar. Nuria Álvarez dice que «no es un valor para tomar posiciones», dadas las incertidumbres abiertas, pero admite que si el mensaje que dan los directivos en los resultados «es positivo, la cotización debería responder bien. Para José Lizán, gestor de fondos de Auriga, «cotizando en el entorno de 6 euros está en precio, pero si bajara a 5 euros se podría estudiar la compra». En la misma línea, Farrás apunta que «hasta ver precios cercanos o por debajo de 5,50 euros no vemos suficiente atractivo en la acción a corto plazo». Sin embargo, Torre piensa que una caída por debajo de los 6 euros «podría ser oportunidad de compra».

Popular, ¿en el punto de mira?

El mercado especula con que BBVA pueda estar interesado en Popular pero los analistas no lo ven claro. «No creo que este sea el movimiento en BBVA, demasiado tienen con gestionar México y Turquía», dice José Lizán. En la misma línea, Victoria Torre apunta que «no está claro que exista gran interés en esta operación por parte de BBVA». Podría existir «si la fusión se realizase solo por la parte bancaria, excluyendo todo el tema inmobiliario que trae consigo Popular», dice Torre. Para Carlos Farrás, teniendo en cuenta las absorciones ya realizadas durante los últimos años, BBVA se centrará en crecer por otras vías, como la digitalización y la optimización de procesos, además de potenciar las filiales extranjeras

publicidad
publicidad