18 de Febrero, 14:06 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

plan de reestructuración

Abengoa venderá activos «no estratégicos» por valor de 420 millones

D.Valera

Abengoa realizará desinversiones por valor de 421 millones de euros hasta 2017 con el objetivo de lograr un flujo de caja positivo a partir del próximo año. Así consta en el plan de reestructuración pactado con los acreedores la pasada semana y que fue detallado este martes a los inversores. El acuerdo busca evitar la suspensión de pagos con una inyección de 1.477 millones de euros, de los cuales 655 millones será dinero nuevo y el resto para refinanciar los préstamos recibidos por el grupo en septiembre y diciembre del año pasado.

Precisamente, la venta de activos «no estratégicos» era una de las condiciones de los acreedores para conseguir reducir al máximo la deuda y, por tanto, la inyección de ayudas. De esta forma, la compañía presidida por Antonio Fornieles explicó que espera captar 285 millones este año por estas operaciones de venta y otros 136 millones más en 2017. En este sentido, el grupo señaló que ya ha llevado a cabo desinversiones significativas en condiciones «atractivas» para la compañía que permiten la racionalización y eliminación del riesgo. Así, Abengoa se desprendió de su participación en la planta termosolar Shams-1, ubicada en Emiratos Árabes Unidos, así como del parque eólico Campo Palomas en Uruguay. También de su filial Abentel y su participación en Yoigo, entre otros.

Los próximos pasos de desinversión podrían venir por su negocio de transmisión y distribución en Brasil, proyectos de desalación en Ghana, China, o los negocios de bioenergía en Estados Unidos y Europa. Todos ellos ya están en un estado avanzado para su venta en un periodo relativamente corto.

Ratificación en septiembre

La empresa espera contar con el respaldo del 75% de sus acreedores a su plan de reestructuración antes del próximo 30 de septiembre, lo que daría margen suficiente para evitar la suspensión de pagos prevista para el 28 de octubre. Asimismo, el grupo prevé convocar antes del 31 de agosto una junta general de accionistas que se celebraría a finales de septiembre o principios de octubre y en la que quedaría definitivamente avalado el plan.

Según informó la compañía a la CNMV el acuerdo supone una inyección principal de 1.169,6 millones (el resto son avales) que consta de varios tramos. El primero por importe de 945,1 millones con vencimiento máximo de 47 meses que contará con garantías reales sobre determinados activos, incluyendo entre otros el proyecto A3T en México y las acciones de Atlantica Yield propiedad de la Sociedad. Las entidades financiadoras tendrán derecho a recibir un 30% de la nueva Abengoa. Un segundo tramo por valor de 194,5 millones, con vencimiento máximo de 48 meses garantizado con, entre otros, determinados activos del negocio de ingeniería. Un tercer tramo consiste en una línea de crédito contingente que asciende a un importe máximo de 30 millones.

Asimismo, el importe de las nuevas líneas de avales asciende a 307 millones de euros, cuyas entidades financiadoras -los bancos acreedores- podrán recibir un 5% del nuevo capital social de Abengoa.

El acuerdo supone toda una revolución en la cúpula accionarial de la compañía. De hecho, cuando el proceso de reestructuración finalice los actuales accionistas, especialmente la familia Benjumea, pasarán de controlar un 50% a un 5%. Y es que el 95% de las participaciones será para los fondos, bonistas y bancos acreedores.

publicidad
publicidad