Vocento 15 años 21 de Octubre, 05:13 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

FERGO AISA

Un juez ordena la detención del presidente Fergo Aisa, Carlos Fernández Gómez

Agencia EFE

Un juez de Barcelona ha ordenado la detención de Carlos Fernández Gómez, presidente de la inmobiliaria catalana Fergo Aisa, que está en liquidación, con el fin de que pueda prestar declaración por la querella presentada por dos accionistas, que le acusan de estafa a inversores.

En el auto, al que ha tenido hoy acceso Efe, el titular del juzgado de instrucción número 22 de Barcelona, Juan Emilio Vila Mayo, solicita su detención porque Fernández Gómez ha alegado en tres ocasiones estar fuera de Barcelona para justificar no declarar y en la última fecha fijada, el pasado 16 de marzo, "no ha comparecido ni ha alegado causa alguna".

"La reiterada incomparecencia del querellado para poder prestar la declaración que viene acordada supone una demora en la tramitación de la causa y afecta a las restantes partes, que en cada ocasión comparecen, sin que se lleve a cabo la diligencia", argumenta el juez.

Añade a continuación que ha atendido "todas las peticiones de suspensión" y que, al no haber alegación respecto a la última fecha, "ha de acordarse la detención".

Fernández Gómez debe declarar por la querella presentada el año pasado por el abogado Felipe Izquierdo contra el consejo de administración de Fergo Aisa, al que acusa de estafa a los inversores, una reclamación a la que se añadió luego otro inversor.

Felipe Izquierdo ha explicado a Efe que invirtió 20.000 euros para adquirir unas 600.000 acciones de Fergo Aisa en febrero de 2012 y que en abril la inmobiliaria presentó concurso de acreedores, mientras que el otro inversor destinó más de 50.000 euros a comprar unos 900.000 valores de esta compañía.

Izquierdo alega que, poco antes de presentar el concurso, Fergo Aisa anunció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el regulador bursátil, que había cerrado contratos para construir viviendas en Colombia e Iraq, a pesar de que la empresa ya no tenía actividad, y que de esta forma contribuyó a falsear la realidad económica y patrimonial de la inmobiliaria.