Vocento 15 años 16 de Diciembre, 02:27 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

acuerdo de reestructuración

Abengoa: Todo está descontado

J.Jiménez

Las acciones de Abengoa bajan hoy un 7% para las clase 'B', las más líquidas, y reaccionan así al anuncio oficial de la compañía del acuerdo de reestructuración alcanzado con bonistas y bancos acreedores. La compañía recibirá una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros, en un plazo máximo de cinco años, según el preacuerdo alcanzado. Las entidades que financiarán dicho préstamo, garantizado con determinados activos, incluyendo acciones libres de Atlántica Yield, tendrán derecho a recibir un 55% del capital social de la Nueva Abengoa. El 40% de la empresa (Nueva Abengoa) se distribuirá entre bancos y bonistas que asuman quitas, y el 5% restante a los actuales accionistas, familia Benjumea incluida.

A partir de ahora, comienzan a correr los plazos para aprobar el plan, cuya luz verde no es definitiva, y deberá contar con el visto bueno del 75% de los acreedores. Tras las subidas de las últimas sesiones, muchos inversores han decidido hacer caja a la luz de estas noticias. La operación es "positiva aunque descontada", advierten los analistas de Sabadell. La cuestión es que el pasado viernes ya se supo que el socio mayoritario de Abengoa había cedido a las exigencias de los acreedores y, por tanto, el acuerdo era posible. Desde ese día, los títulos de Abengoa se dispararon alrededor del 50%, descontando prácticamente todos los efectos positivos.

Los analistas de Bankinter también califican esta noticia como "buena" pero recuerdan que el acuerdo todavía no es definitivo. Estos expertos explican que se utilizará Atlántica como garantía, de la que Abengoa solo tiene un 42%, y puesto que capitaliza en torno a 1.680 millones, habrá que ver hasta qué punto aceptan esto los acreedores. "Consideramos que todavía existe una enorme incertidumbre acerca de si finalmente alcanzará un acuerdo con sus acreedores, para lo cual sólo cuenta con plazo hasta el próximo 28 de marzo y por lo tanto, y bajo estas condiciones, mantenemos recomendación de venta", añaden en Bankinter.

En la misma línea, los expertos de Sabadell consideran que "la visibilidad sigue siendo limitada", ya que aun se necesita el apoyo de un 75% de los acreedores. Además, tras el repunte en la cotización, teniendo en cuenta que los accionistas actuales se quedaran con un 5% de la nueva ABG, implica que la capitalización de la nueva Abengoa seria de 6.600 millones de euros, frente a los 5.400 millones de valor que contempla el plan industrial planteado por Abengoa. Y por tanto, dicen en Sabadell, "mantenemos nuestra visión negativa".

Dieciocho días para sumar apoyos

Ahora, Abengoa cuenta con 18 días naturales para sumar todos los apoyos necesarios -los titulares de al menos el 75 % de su deuda deben adherirse al pacto alcanzado hoy- y articular el acuerdo definitivo que evite el concurso de acreedores con la parte más difícil del trabajo ya hecha. La empresa, que ha comunicado esta mañana "las bases para un acuerdo de reestructuración de su deuda financiera y recapitalización del grupo", afronta ahora el sprint final para lograr adhesiones y cerrar todos los aspectos legales y financieros, informa Efe. 

Aunque lo más difícil ya está hecho -en el acuerdo de hoy están los dueños del 40 % de su deuda a través de tenedores de fondos y bancos- la empresa debe lograr ese 75 % que fija la ley y articular el acuerdo definitivo. Para ello, cuenta, incluyendo el día de hoy, con unas dos semanas que se quedan en díez días hábiles, con la Semana Santa de por medio, antes del límite del 28 de marzo cuando se cumplen los cuatro meses que la ley da en el periodo de preconcurso.

El acuerdo de hoy dibuja la nueva estructura de capital de Abengoa y articula los mecanismo para las inyecciones de liquidez que le permitan seguir funcionando. Para empezar, un 55 % pasará a manos de los que aporten la nueva inyección de liquidez, entre 1.500 y 1.800 millones que serán aportados fundamentalmente por fondos tenedores de bonos.

Junto a esto, un 35 % quedará en manos de los actuales acreedores (banca y bonistas), otro 5 % irá a los que aporten avales necesarios por 800 millones de euros. El 5 % restante se lo quedarán los actuales accionistas, donde están las distintas familias fundadoras de la empresa y que podrían sumar hasta otro 5 % adicional si en cinco se ha satisfecho toda la deuda y sus costes financieros. Entre esos accionistas, está Inversión Corporativa, la sociedad de la familia Benjumea, cuya participación del 51 % quedará en alrededor del 2,5 %.

publicidad
publicidad
publicidad