Vocento 15 años 18 de Noviembre, 09:16 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

por legalitas

Los derechos de consumidores de cara a la nueva campaña de rebajas

Sara García, Abogada de Legálitas

Un nuevo periodo de rebajar está a punto de comenzar. De acuerdo con la ley de comercio minorista, existe venta en rebajas cuando los artículos objeto de la misma se ofertan en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta. Pese a que lo típico es que existan dos períodos de rebajas -en julio y en enero de cada año-, lo cierto es que la propia ley de comercio minorista establece que este tipo de ventas podrán tener lugar en los períodos estacionales de mayor interés comercial a criterio del comerciante, siendo su duración la que éste libremente decida. 

Ahora bien, no debemos confundir la venta en rebajas con otro tipo de prácticas comerciales como son la venta de saldos, las ventas en promoción o las ventas en liquidación, así como tampoco como la venta de productos deteriorados o adquiridos expresamente por el comerciante con objeto de ser vendidos a precio inferior al ordinario.

Por ello, una de las cuestiones legales más importantes en cuanto al etiquetado de los productos puestos a la venta en período de rebajas es que deben mostrar en la misma etiqueta el precio que tenían antes y el precio rebajado en ese momento de ventas.

Por tanto, en los casos donde el artículo no se adecúe a estas condiciones, los consumidores podremos exigir el cumplimiento de tales requisitos mediante la oportuna tutela de nuestros derechos, para lo cual es más que necesario que conservemos los tickets, recibos o facturas de compra. 

La garantía de los productos rebajados

A modo de ejemplo, el derecho de garantía que ha aplicarse a los artículos adquiridos en rebajas es exactamente el mismo que cuando adquirimos los artículos en cualquier otra época del año. 

Es decir, de acuerdo con el texto refundido de la ley general para la defensa de los consumidores y usuarios, el plazo de garantía de un artículo nuevo es de 2 años mientras que en el caso de productos de segunda mano u ocasión adquiridos en establecidos dedicados a la actividad de venta es de 1 año; y, en ambos casos, el plazo empieza a contar desde la fecha de compra, lo que suele coincidir con la fecha que consta en el ticket, factura o albarán de compra. 

Además si la disconformidad del usuario con el producto se manifiesta dentro de los 6 primeros meses de las entrega, la ley presume que el defecto, tara o anomalía que presenta el artículo es un defecto de origen, salvo por la propia naturaleza del bien adquirido y el tipo de defecto que presenta.
El consumidor puede exigir el cumplimiento del derecho de garantía tanto al vendedor como al fabricante, indistintamente, aunque lo habitual es que nos dirijamos directamente al que nos ha vendido el artículo. Reclamar al fabricante es posible cuando la reclamación al vendedor fuera imposible como, por ejemplo, cuando el establecimiento vendedor hubiera cerrado o quebrado.

publicidad
publicidad
publicidad