29 de Enero, 00:36 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

fraude en EEUU

Volkswagen: ¿Llegó el momento de salir corriendo?

J.Jiménez

Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, se estrelló ayer con todo el equipo. No solo porque sus acciones se despeñaron un 18,6% en la bolsa de Frankfurt; lo peor es que el gigante alemán ha echado por tierra todo el prestigio acumulado durante años por culpa de un grave escándalo que traerá mucha cola. Y es que la compañía ha vulnerado la legislación medioambiental en Estados Unidos y manipulado la información acerca de sus emisiones contaminantes. Y lo ha hecho aplicando a sus motores tecnología de última generación para enmascarar los humos; en pocas palabras, se ha metido en uno de esos líos infinitos con los que se relamen los grandes bufetes de abogados americanos, y cuyas consecuencias ahora mismo son imprevisibles.

La Agencia de Protección Medioambiental de EEUU (EPA) acusa a Volkswagen de haber utilizado software para manipular los estándares medioambientales en exámenes sobre emisiones contaminantes. Tecnología de alta escuela para alterar la realidad de las cosas (dicho de una manera suave), en algunos modelos tan emblemáticos como, por ejemplo, el Golf, Jetta, Passat o Beetle de VW y el Audi A3. Un escándalo en mayúsculas que ha obligado al presidente de la compañía, Martin Winterkorn, a entonar el "mea culpa" y lamentar haber roto la confianza de los clientes.

Algunos analistas descartan una solución a corto plazo y por ello han dejado de recomendar las acciones de Volkswagen. Por ejemplo, en Societé Generalé han bajado la nota ayer mismo hasta 'mantener' desde su anterior consejo de 'comprar', y exactamente lo mismo han hecho sus colegas de Kepler. En el broker J. Safran Sarasin también han retirado el consejo de 'comprar' Volkswagen y lo han cambiado por otro de 'neutral'. Han sido las primeras reacciones de los brokers, pero podría haber más. La multa a la que podría enfrentarse Volkswagen en EEUU asciende a 18.000 millones de dólares, además del daño incalculable para su imagen.

Y precisamente de esto último se trata, de prestigio, de imagen, de confianza. "Tan pronto como ha abierto el mercado he vendido todas las acciones de Volkswagen que teníamos en cartera", asegura Josep Prats, gestor de fondos de Abante. En opinión de este experto, "la empresa ha sido acusada de fraude en la medición de emisiones, y su presidente, en la nota publicada hoy en su página web, no lo desmiente. No sé a cuánto ascenderá la multa que le será impuesta por las autoridades norteamericanas. Pero el riesgo de que sea cuantiosísima es siempre alto al otro lado del atlántico. Y, para mí, lo realmente grave es que sea un fraude, no un fallo de fabricación", apostilla Prats.

Es más, aún cuando las cosas puedan ir a mejor en el futuro, Prats tiene clara su decisión. "El engaño es grande, grande es la decepción, y no quiero especular a la cuantificación del castigo. Vendo y se acabó. Compramos las acciones de Volkswagen en 162 euros y las vendemos en 139. A veces se gana y a veces se pierde. En esta ocasión hemos perdido, por una causa que, evidentemente, desconocíamos. Pero estoy más tranquilo no siendo socio de una empresa que comete fraudes", remacha el gestor de fondos de Abante.

En este sentido, los analistas de Grupo Banco Sabadell califican esta noticia como "negativa" y recuerdan que afecta a los vehículos base del grupo (Jetta, Golf, Passat y A3). No obstante, y pese a la gravedad de las acusaciones, "no creemos que la multa se fije en los niveles que especula la prensa y que creemos que ésta finalmente se fijará a la baja".

Los políticos presionan

Ahora, la compañía alemana encara un futuro más que incierto, empezando por el cargo de su presidente, Martin Winterkom, quien tiene que ganarse este viernes la aprobación del consejo de administración. Y lo tiene complicado. "Estos últimos acontecimientos pueden ayudar a catalizar algunos cambios gerenciales", explica Amdt Ellinghorst, analista de la firma Evercore ISI.

Por desgracia para el directivo, los políticos también tienen algo que decir en esta historia. En concreto, el estado de la Baja Sajonia, que posee el 20% de las acciones con derecho a voto. Las acusaciones de Estados Unidos son "graves" y deben aclararse cuanto antes, ha dicho Stephan Weil, primer ministro del estado federado de Baja Sajonia. Después de esto, "se decidirán las posibles consecuencias", ha informado el político.

En la misma línea, el ejecutivo de Angela Merkel ha exigido a Volkswagen "informaciones sostenibles" que permitan estudiar posibles manipulaciones en el mercado local de los valores de emisiones de algunos de los vehículos del grupo automovilístico alemán para cumplir con la normativa, como ha ocurrido en Estados Unidos.

Y los bajistas están al acecho

Pero no solo presionan los políticos en esta historia. El mercado también está sobre aviso, y más concretamente, los inversores bajistas. Antes de que saltara el escándalo, tan pronto como el pasado viernes, el coste de una opción 'put' a la baja sobre los títulos de Volkswagen costaba un céntimo de euro, y ayer mismo, este derivado tenía un coste de 70 céntimos de euro. Esta fuerte subida de precio es una señal inequívoca de que los 'traders' esperan más caídas en la acción. Ayer mismo, en el Eurex, ocho de los contratos bajistas más negociados estaban centrados en Volkswagen y en su mayor accionista, el fabricante de coches de lujo Porsche, que posee un 50% de las acciones de la compañía alemana.

publicidad
publicidad