13 de Diciembre, 19:08 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

START UP

Cabify, el «Uber español», crece dentro y fuera de españa

Al contrario que Uber, este servicio de coches con chófer presume de ir de la mano de la legalidad. Su atractivo es que el cliente conoce el precio antes de subir.

La idea de crear Cabify se le ocurrió a Juan de Antonio en 2011, a raíz de varias experiencias «mejorables» con taxistas en Asia y Latinoamérica. En algunos de estos países, se encontró con que es preciso negociar el precio del viaje antes de subir al vehículo, que es complicado conseguir la factura al terminar el trayecto y que lograr que el conductor baje la bandera es, a veces, todo un reto. Amén de la inseguridad que supone subir a un taxi en algunas latitudes. Fue entonces cuando se le ocurrió poner en marcha Cabify, con el objetivo de dar soluciones a estos problemas de movilidad urbana. Actualmente, la aplicación ofrece la posibilidad de solicitar vehículos con chófer, controlando en todo momento su ubicación a través del móvil. Además, el pago es totalmente seguro a través de PayPal o mediante tarjeta de crédito y no es necesario realizar ninguna transacción con el conductor.

Por su sistema de negocio, Cabify ha sido comparado con la polémica Uber. No obstante, esta «start up» española con más de 100.000 usuarios en toda España, una flota de más 500 conductores y un crecimiento mensual del 20 por ciento, según cifras de la empresa, presume de ser la única alternativa legal a Uber gracias a su funcionamiento con licencias VTC (vehículos de transporte con conductor).
«Trabajamos de la mano del regulador y nos adaptamos a la normativa que hay, estemos de acuerdo o no lo estemos», explica Juan Ignacio García Braschi, director regional de Cabify en España.

Próximas aperturas

García Braschi cuenta que la compañía ha recibido 16 millones de dólares de financiación de diversos inversores y se encuentra cerca de los números negros, aunque planea invertir lo ganado para financiar su política de expansión internacional en las ciudades mexicanas de Monterrey y Querétaro (esta última recién abierta); junto con la ciudad colombiana de Bogotá, donde también acaba de iniciar sus actividades. 

Actualmente, Cabify está presente en 8 de las principales ciudades españolas (A Coruña, Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Tenerife, Vitoria y Valencia) y, a nivel internacional, opera en Chile (Santiago de Chile), México (México D.F.) y Perú (Lima).

EL SERVICIO "LOW COST" DE CABIFY

Un año de rodaje. Cabify lanzó hace un año su propuesta más económica, bajo el nombre de Cabify Lite, principalmente para dar servicio a empresas. En la actualidad, el 85 por ciento de los ingresos de Cabify en España ya provienen de este área y la compañía estima incrementar la flota de Cabify Lite en un 56 por ciento a lo largo del ejercicio 2015. En España, Cabify Lite opera con una flota de 300 vehículos en las ciudades de Madrid y Valencia. El 80 por ciento del volumen de negocio de Lite proviene de solicitudes de coche telemáticas. Presume de mandar un coche en tan sólo 7 minutos.

Los trayectos más frecuentes. El precio del ticket medio de Cabify Lite se sitúa en 15 euros y los trayectos más frecuentes son los traslados desde el centro de Madrid al aeropuerto (20 euros), así como los desplazamientos en el interior de la M-30, suponiendo entre ambos un 30 por ciento del tráfico total de la compañía. 

publicidad
publicidad