Vocento 15 años 24 de Octubre, 09:51 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Qué hacer con Repsol tras su salida del Euro Stoxx 50

Repsol abandonará el índice de las grandes empresas europeas el próximo 21 de septiembre, tras la fuerte depreciación que ha sufrido el valor en paralelo a la caída del crudo. ¿Estamos ante un nuevo azote bajista para la cotización (que ya cae en torno al 20% en lo que va de año) o un punto de entrada para el inversor?

Los expertos explican que una de las consecuencias de la noticia es que los fondos que replican el Euro Stoxx 50 deberán deshacer posiciones en el valor. En principio, esto debería acentuar la depreciación de la cotizada, lo que ha hecho que firmas como Bankinter la hayan retirado de su cartera modelo. Sin embargo, no es infrecuente el caso de empresas muy castigadas en bolsa que comienzan a levantar el vuelo precisamente tras ser expulsadas de un índice importante, tal y como recuerda Nicolás López, de MG Valores. «La salida hace daño antes. Una vez que se hace efectiva, las acciones a veces se recuperan», cuenta López.

En el caso concreto de Repsol, Ángel Pérez, analista de Renta 4, cree que las consecuencias de la salida serán «limitadas» porque «la empresa ya ha caído bastante»: «Va a ser un impacto algo a la baja pero no creo que sea grande», dice.

¿Oportunidad de entrada?

Por el contrario, hay profesionales que piensan que Repsol constituye una oportunidad inversora a los precios actuales. Ignacio Cantos, de Atl Capital, es uno de ellos. «A niveles de 12 euros, Repsol no es mala cosa», dice.

Javier Esteban, analista de Sabadell, aconseja esperar a la fecha de la salida del Euro Stoxx para intentar entrar cuando el valor ronde su punto más bajo.

En todo caso, los expertos advierten de que la trayectoria posterior de la cotizada dependerá muy estrechamente de la evolución de los precios del crudo. En ese sentido, aunque es muy difícil de anticipar el ritmo de recuperación del oro negro, Esteban cree que los niveles en torno a los 50 dólares actuales suponen mínimos y, a partir de ahí, «ya sólo hay espacio para la mejora».

Nicolás López también opina que el crudo ronda actualmente niveles mínimos. Si bien, advierte de que podría «tardar en estabilizarse y mostrar recuperación» debido a las incertidumbres que pesan sobre China, las materias primas y los mercados emergentes, un asunto que lastraría el valor en bolsa de la petrolera. «Repsol cotizaba a 18 euros cuando empezó esta caída fuerte del precio del crudo. Pero va a ser difícil que veamos el petróleo a 80 dólares como estaba en un plazo de 2-3 años. Volver a esos niveles de valoración podría llevar entre tres y cuatro años», avisa.

En todo caso, López reconoce que Repsol puede ser una opción para un inversor de largo plazo: «Tiene buen dividendo y, aunque hay incertidumbres, parece razonable tener algo de exposición a materias primas dentro de una cartera diversificada. Aunque con un peso no excesivo», advierte.

Más optimista es Cantos, quien recuerda que la española está menos expuesta a los precios del crudo que otras competidoras como Total o BP, al tener más diversificada su actividad y depender en menor medida del negocio de exploración y producción. «La parte de gasolineras y refino está dando más márgenes y eso compensa algo la caída de los precios de producción», cuenta. Por eso, este experto augura que la petrolera no debería «tener problemas» para situarse en los 14,5 euros.

Con «niveles de crudo por encima de 70 dólares, se pueden justificar precios de 16-18 euros para Repsol», que es donde Sabadell sitúa el precio objetivo de la petrolera, dice por su parte Esteban.

En cambio, la volatilidad del petróleo sí asusta a Ángel Pérez, quien no entraría en el valor pese a reconocer que cotiza a precios atractivos y que el sector está caliente por las operaciones corporativas alentadas (precisamente) por esa caída de las cotizaciones.

Las nuevas incorporaciones

Más allá de Repsol, la firma responsable del Euro Stoxx 50 también anunció la de RWE. Según explica Ignacio Cantos, el caso del grupo energético alemán ha bajado mucho debido al cierre de las nucleares, sus posiciones en la industria del carbón y la deuda.

Les sustituirán la firma sanitaria alemana Fresenius y el conglomerado industrial francés Safran. «Como todas las farmas, Fresenius no está barata; y Safran puede ser una buena altenativa, pero en motores nos gusta más Rolls-Royce», sentencia Cantos.

publicidad
publicidad
publicidad