Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

banca privada

Revolución tecnológica también en banca privada

Cristina Casillas

La incorporación de las nuevas tecnologías no sustituirá al gestor profesional de banca privada, pero ayudará al cliente a llevar a cabo una mejor planificación de sus inversiones de acuerdo con su perfil de riesgo, así como llevarlas a cabo sin necesidad

La tecnología ha revolucionado la banca retail. Hacer una transferencia, pagar recibos o contratar un depósito está a golpe de click. Con la entrada en escena de los smartphone y tablet y el desarrollo de aplicaciones se está dando un cambio silencioso a la hora de manejar el como pagar por el móvil o hacer transferencias de un dispositivo a otro. Por eso no es de extrañar que esta revolución tecnológica se esté trasladando también a otro tipo de banca, tan especializada como es la privada. De hecho, las entidades han llevado a cabo un proceso de implantación de las nuevas tecnologías y de las redes sociales a su negocio. Todo un reto.

Y aunque juegan un papel fundamental, las características de este cliente bancario hace que las tecnologías sean un instrumento más en la gestión y no un sustituto del propio gestor. Así, según un estudio de Accenture Research: el 27 por ciento de los inversores europeos prefieren herramientas y servicios digitales, frente al 61 por ciento que prefiere las reuniones cara a cara con un asesor profesional. Pero las nuevas tecnologías contribuyen a otros aspectos como un mayor conocimiento del inversor. Según los datos del estudio, el 33 por ciento de los usuarios cree que la tecnología les ayuda a comprometerse e interesarse más por la inversión; el 22 por ciento considera que les ayuda a tener una relación más estrecha con el asesor y un 28 por ciento les ayuda a tener una mejor información que favorezca las inversiones.

Para BBVA Banca Privada «las nuevas tecnologías suponen mayor conveniencia, flexibilidad y disponibilidad para los clientes, les permite acceder al banco cuando quieran, donde quieran y como quieran».

Eliseo Cervera, responsable de Banca Privada de Citi para España y Portugal aclara que la tecnología «ayuda, primero, desde una perspectiva de análisis, detalle y control de lo que ha sucedido en el pasado y de lo que está sucediendo en tiempo real; como segundo, a nivel predictivo y de análisis de futuras oportunidades».

Desde Bankia Banca Privada, destacan que «la tecnología es uno de los valores destacados que debe existir dentro de los servicios que se le da al cliente de banca privada».

Por ejemplo, CaixaBank ha sido la primera entidad financiera en desarrollar un servicio de multicanalidad en banca privada con plena capacidad de asesoramiento y de formalización de operativas. Así, todos los gestores de banca privada cuentan con un «Smart PC», una tableta con la que pueden realizar operaciones, firmar contratos y trasladar todo el servicio operativo de la entidad al lugar de encuentro con sus clientes, pero desde el lado de los clientes cuentan con un espacio online denominado «El Muro», donde pueden comunicarse con su gestor de forma totalmente confidencial y segura. 

Por su parte, Santander Private Banking apuesta por un modelo que permite ante cualquier decisión de inversión o desinversión del cliente «facilitarle una propuesta adaptada a su sensibilidad al riesgo, a la visión de mercados del banco, y al entorno económico en cada momento». Así, el cliente conoce el ajuste de su cartera de activos a sus parámetros como inversor. Su grado de aversión al riesgo, la diversificación adecuada a sus necesidades, la liquidez que requiere, y su nivel de cultura financiera. Esta tecnología permite vigilar constantemente no solo su inversión, sino también el entorno de mercado, y la aproximación inversora recomendada por el banco. «Por otra parte, cada vez que el cliente recibe una propuesta de inversión, ésta puede llegar a través de la web, tablets, o móvil, sin necesidad de acudir a la oficina, A través de la firma digital».

Para Bankia, la aplicación de las nuevas tecnologías permite evaluar los distintos escenarios de riesgo-rentabilidad y fiscalidad en función de las casuísticas personales de cada cliente.

En cuanto a la estrategia que desarrolla BBVA Banca Privada en tecnología, se articula en tres patas. Por un lado, un proceso continuo de mejora de su web y aplicación móvil con el fin de progresar en sencillez y ofrecer mayor transparencia y funcionalidades para los clientes de banca privada. En este sentido, «estamos avanzando notablemente en la comunicación entre el cliente y el gestor a través de estos canales».

La firma diferida es clave en las operaciones a distancia y, por eso, BBVA también la incorpora ya que permite que el cliente puede iniciar una contratación en un canal y terminarla en otro; o tener acceso a consultar los informes con la evolución de sus carteras y SICAVs. Por último, cuentan con asesores remotos con horario extendido para que el cliente sea asesorado y pueda realizar cualquier operación sin pasar por la oficina.
Hugo Aramburu, director general adjunto de Banca Patrimonial de Banca March, señala que acaban de invertir en una nueva generación de herramientas y para ello todos los gestores de banca privada y patrimonial disponen de una tablet con la que pueden visitar cada cliente, prácticamente como si llevaran la oficina en sus manos. Parte de este proyecto incluye la firma digital.

Relaciones con el gestor

Pero como decíamos, la tecnología es una herramienta más y en banca privada no puede sustituir al gestor. CaixaBank señala que «las plataformas tecnológicas por sí solas no podrán generar la confianza en un gestor experto que sepa valorar las necesidades de inversión o las preferencias de cada persona individual», son un instrumento que aportará eficiencia y simplicidad a los clientes y se adaptará a lo que ellos deseen encontrar en su institución financiera. 

Pero aseguran que «con vistas a la captación de nuevos inversores, existe un interés por «rejuvenecer» a su cliente. «Es recomendable situar el foco en el profesional que destaca y en la capacidad de generación de rentas, más que en su patrimonio. El riesgo que se percibe en la retención de las nuevas generaciones es que, o les acompañamos en ese salto, o se van a quedar fuera» aclaran desde la entidad. Esta idea la defiende también Santander Private Banking: las entidades deben saber complementar el servicio que ofrece el banquero, responsable de coordinar todos los recursos especializados que el banco pone a disposición del cliente, con el acceso del cliente a la información sobre su patrimonio a través de canales adicionales, generadas gracias a los avances tecnológicos, sin que perjudique la supervivencia del gestor. «El banquero es quien conoce en profundidad al cliente para poder tener en cuenta sus particularidades a la hora de invertir. Por tanto, las nuevas tecnologías facilitan el acceso del cliente al banco», añaden. 

Desde Bankia añaden que la irrupción de las nuevas tecnologías en la labor diaria de las entidades y de sus gestores de patrimonio permite una mejor planificación financiera, realizando proyecciones ante diferentes escenarios financieros y fiscales a los clientes. La necesidad de una información constante, accesible, desde cualquier ubicación, y en cualquier momento en un mercado cada vez más globalizado permite que la planificación financiera requiera importantes recursos tecnológicos. «No sustituyen al asesor, sino que la comunicación con el cliente es más ágil, flexible y conveniente», matizan desde BBVA Banca Privada.

publicidad
publicidad