21 de Enero, 17:35 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Tras la buena marcha de los últimos meses

Gamesa: A generar valor en un entorno cada vez más incierto

Los expertos ven con buenos ojos a esta compañía y comparten su solidez, pero entienden que al precio actual de sus acciones cuentan ya poco margen de maniobra. Y cada vez le puede costar más.

Gamesa deja atrás el invierno después de un sobresaliente año para sus acciones. La empresa ha conseguido subir un 47 por ciento en los últimos doce meses, hasta ponerse cada título de esta cotizada por encima de los 11 euros. Dentro del Ibex, sólo IAG le supera. Tal es la buena marcha de la compañía que los inversores siguen apostando por ella a pesar de las pesquisas de los analistas, que estiman un precio objetivo más bajo del que ostenta en la actualidad, de 10,40 euros para cada título, según recoge el consenso de expertos de Bloomberg.

Los propios analistas creen que existen razones fundadas para la subida del valor, pero algunos ven que cada vez es más difícil que consiga seguir avanzando. Una de las causas que están detrás del buen comportamiento de Gamesa es el cambio en la dirección de la compañía que arrancó en 2013, según explica Iván San Félix, de Renta 4. 

Tanto es así que, según cuenta San Félix, la compañía cumplió en 2014 los objetivos de 2015. Este argumento es compartido por Jesús de Blas, analista de Credit-Agricole Mercagentes, que asegura que «el equipo gestor le ha dado la vuelta a la compañía al 100 por ciento en los dos últimos años». En línea con esto están los últimos resultados de la empresa, que no dejan lugar a dudas. Gamesa duplicó sus beneficios en 2014 y consiguió anotarse 92 millones frente a los 45 del ejercicio anterior. Aumentó un 22 por ciento sus ventas y tal y como indica San Félix, ha hecho un gran esfuerzo para rebajar el coste de la inversión en circulante, lo que le ha permitido tener que invertir menos en ese gasto de procesos. Pilar Aranda, analista de Bankinter, se suma al optimismo por los resultados y señala que «ha mejorado en sus dos divisiones, tanto construcción de aerogeneradores como en mantenimiento, su cartera de pedidos ha aumentado un 38 por ciento y ha pasado de tener una deuda de 143 millones en 2013 a poseer 420 millones de caja neta en 2014». En este sentido, esta analista indica que cumplió con sus objetivos tanto en deuda financiera como en ebitda, capex o roce. A partir de ahora, San Félix se fija en el próximo plan de objetivos a 2018 que adelantará la compañía a mediados de este año y que aportará más pistas de qué potencial de crecimiento tienen.

La buena marcha tanto de resultados como de valoración bursátil tiene varias causas. Por un lado está el fuerte declive que sufrió en 2012, que hizo que los títulos de la compañía pasaran de rondar los 30 euros a quedarse alrededor de 1, lo que le confería muchas posibilidades de subir, a ojos de San Félix. Pero las apuestas de los inversores por Gamesa han tenido otros catalizadores, según explica Pilar Aranda, como la diversificación internacional. Para Aranda «la clave de sus exportaciones puede estar en India, un país altamente dependiente energéticamente y que va a realizar fuertes desembolsos de inversión, parte de lo cual corresponderá a la energía renovable. Brasil es otro de sus focos, aunque ahora atraviesa por problemas económicos e incluso China, un mercado muy difícil en el que Gamesa ha conseguido penetrar». Victoria Torre, responsable del departamento de análisis de Self Bank, ve también con buenos ojos la inclusión de esta compañía en el mercado estadounidense.

Por otro lado, todos los analistas consultados, San Félix, De Blas, Aranda y Torre, coinciden en señalar que la irrupción en el mercado marino puede servir para el crecimiento de esta compañía y eso podría reflejarse en su cotización. Recientemente, Gamesa ha llegado a un acuerdo con la francesa Areva para crear Adwen, una división que se encargará de abrir brecha en la colocación de aerogeneradores en alta mar.

Aunque estos analistas son optimistas con Gamesa, algunos ven niveles de entrada altos ya para el valor. A pesar de ello Aranda y San Félix creen que aún tiene posibilidad de crecimiento. Aranda señala este valor como uno de los favoritos de Bankinter y apuesta por comprar. Menos optimista es Victoria Torre, de Self Bank, que al precio actual cree que el potencial alcista es nulo. Otro que también ve algunos problemas es Jesús de Blas, de Mercagentes, que considera que «la compañía tiene que consolidarse. Al nivel de capitalización bursátil actual está obligado a mejorar sus resultados» y añade que «la capitalización ha subido más rápido de lo que lo han hecho los resultados». Por otra parte, De Blas entiende que hace unos años tuvo mucho boom pero ahora cada vez tendrá más un problema de márgenes, ya que se ha incorporado mucha competencia por el mundo. De esta manera, este analista cree que el impulso político a las energías renovables también va acompañado de mayor competencia y eso hará que los márgenes sean más estrechos. «Seguirán vendiendo, porque lo están haciendo muy bien, pero ganarán menos», concluye.

publicidad
publicidad