Vocento 15 años 13 de Diciembre, 04:27 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas personales

Salida a bolsa de Bankia: Las siete claves para reclamar

¿Quién puede demandar y a qué coste? ¿Hay fundamentos? ¿Y los preferentistas convertidos a la fuerza en accionistas? ¿Qué puede hacer Bankia? Hablan los abogados. Conozca las claves para poder recuperar el dinero.

El examen de los peritos del Banco de España ha determinado que las cuentas que presentó Bankia antes de salir a bolsa en el verano de 2011 no reflejaban la imagen fiel de la empresa, ni tampoco la realidad de ese ejercicio. El informe pericial asegura que había «errores contables» y sugiere que el precio fijado para el debut, 3,75 euros, estaba amañado. Lo más grave es que las cuentas que apoyaron el salto al mercado estaban maquilladas y no reflejaban su imagen real. Y esta es la base precisamente para las miles de demandas que se prevé lleguen en las próximas semanas. Estas son las cuestiones clave que debe conocer si se plantea alguna acción judicial.

1.- ¿Quién puede presentar la demanda?

Pueden presentar demanda todos los que fueron accionistas desde la salida a bolsa en verano de 2011 hasta mayo de 2012. Incluso pueden hacerlo quienes acudieron a la salida a bolsa y vendieron después. Para Sara Monzó, del bufete Arriaga Asociados, sí que existe esta posibilidad porque, tal y como entienden estos letrados, «la acción de responsabilidad prescribe en mayo de 2015». Esto es así porque tres años antes, en mayo de 2012, se produjo un acontecimiento relevante cuando Rodrigo Rato abandonó la entidad y empezaron a surgir las primeras informaciones sobre problemas financieros y patrimoniales.

2.- ¿Hay fundamentos jurídicos suficientes? 

Al haber acreditado los peritos del Banco de España que las cuentas eran falsas se produjo lo que José María Peyre, abogado del bufete Sanahuja & Miranda, define como «un engaño doloso a los compradores». En concreto, estas personas suscribieron acciones de una compañía cuyo valor no se correspondía con la realidad, al haberse «maquillado» las pérdidas. Sara Monzó cita el delito de falsedad recogido en el artículo 290 del código penal, no solo por las cuentas del primer semestre, sino también por «las cuentas que recogían el propio folleto informativo de la suscripción».

3.- ¿Es mejor la acción civil o la penal? 

Lo mejor «es plantear una acción civil», sostiene Juan Ignacio Navas, socio fundador del despacho Navas & Cusí. Considera este experto que es «mucho más rápida y eficaz» y no exige pronunciamiento previo de culpabilidad penal del imputado, por lo que es más conveniente. Peyre también está de acuerdo con este diagnóstico: «El interés prioritario del perjudicado de ser resarcido de las pérdidas y de los daños se consigue de forma más efectiva y funcional», apunta.

4.- ¿Quién tiene que devolver el dinero? 

Los informes periciales señalan directamente como responsables a Bankia y a su auditora, Deloitte, «sin perjuicio de la responsabilidad de los bancos directores de la colocación», explica Fernando Zunzunegui, profesor de Derecho Bancario en la Universidad Carlos III de Madrid y letrado del bufete Zunzunegui Abogados. No obstante, Navas cree que la responsabilidad de Deloitte y del Estado sería indirecta y recomienda dirigir la acción contra Bankia, pues no se cargaría con la complejidad de una acción indirecta al inversor perjudicado.

5.- ¿Y si era preferentista y le convirtieron por obligación en accionista?

Quienes recibieron acciones de Bankia tras la salida a bolsa en concepto de canje por participaciones preferentes «fueron engañados», apunta José María Peyre, porque «el valor de las acciones recibidas no se correspondía ni guardaba proporción con el valor real de la compañía». En este caso, Monzó cree que es mejor ir por la «vía de las preferentes»; lo que se pide es la nulidad del contrato por lo que los letrados denominan «vicio en el consentimiento». Es decir, los clientes iban al banco a buscar un producto sin riesgo (tipo depósito a plazo fijo) y salían con las preferentes, un producto tóxico y sin liquidez. En el supuesto de la salida a bolsa, el fundamento sería distinto, el de cuentas falsas.

6.- ¿Qué cantidad se puede recuperar y cuánto costaría la reclamación? 

Los abogados consultados consideran que se pueden recuperar todas las cantidades invertidas en la salida a bolsa. De hecho, ya hay algunos despachos que han ganado sentencias al respecto. Pero con el informe pericial del Banco de España aumentan las posibilidades de ganar en los tribunales. En cuanto a los costes, hay multitud de supuestos en función de cada bufete y de las características de la demanda. Lo que si hay que pagar son las tasas judiciales, que oscilan entre 300 y 500 euros. Pero si se gana la demanda con expresa condena en costas, este dinero se recupera. Por eso, algunos despachos no las están cobrando. Es frecuente dar una pequeña provisión de fondos a los abogados (que parte de los 100 euros). Luego, los honorarios finales dependerán del resultado de la demanda y de las tarifas de cada bufete, aunque ya hay bufetes que «van a éxito» y solo cobran si ganan. Hay incluso un precio fijo de 200 euros que ha sacado Zunzunegui para quienes se sumen a una demanda acumulada.

7.- ¿Qué puede hacer Bankia? 

Los letrados insisten en que los fundamentos jurídicos son muy sólidos. Según comenta José María Peyre, «Bankia ya ha intentado paralizar sin éxito las miles de reclamaciones de accionistas», alegando en su defensa «litispendencia penal»; es decir que no se podían juzgar los procedimientos civiles hasta que exista sentencia firme en el procedimiento penal. Sin embargo, la Audiencia de Valencia ha declarado la viabilidad de las reclamaciones civiles por los daños y perjuicios ocasionados por el engaño en el falseamiento de las cuentas de Bankia; y ha sido de forma ajena e independiente al procedimiento penal iniciado contra los antiguos rectores.

publicidad
publicidad
publicidad