Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Auge de sistemas de pago y financiación al margen del sector

Préstamos sin bancos: la guerra está servida

Grandes firmas tecnológicas han puesto su punto de mira en el negocio bancario y respaldan con mucho dinero el desarrollo de plataformas alternativas.

No hay que subestimar a ningún jugador, pero la banca española lleva mucho tiempo trabajando para hacer frente a las nuevas formas de pago y de financiación surgidas al calor de la tecnología. Así responde el sector cuando se habla de las nuevas plataformas. Bitcoin, el éxito de Kantox, la web de 'crowfunding' y 'crowdlending' Arboribus y otros nombres como Google, Apple o la china Alibaba ansían con hacerse con un trozo del pastel. A su favor juega la mala reputación del sector tras la crisis y las enormes y desarrolladas bases de datos sobre el gusto de los usuarios. «Además de estas grandes compañías, cientos de 'startups' de diferentes países como Square, Lending Club, Simple o SumUp están desarrollando nuevos modelos de negocio que buscan la desintermediación de la industria bancaria», recuerdan desde BBVA. 

Estos sistemas no bancarios, y es una opinión extendida, son una amenaza clara a su negocio, pero la banca española lo tiene claro, no dan por perdida la batalla y recuerdan que las mismas leyes que regulan su actividad protegen a los usuarios. Y es que es precisamente ese, la reputación, el punto a favor de las entidades, porque en el entorno digital la seguridad vale oro. «La confianza que te da una entidad bancaria, no la encuentras en Facebook», afirman fuentes del sector.

La lucha tiene dos frentes abiertos: las fuentes de financiación alternativas y los métodos de pago que van más allá de la típica tarjeta de crédito. En el primer caso Arboribus es la plataforma más conocida de 'crowdfunding' o financiación colectiva, y para Nicolás Moya, director de innovación de Bankinter, la mayor preocupación es el volumen de dinero que respalda el desarrollo de este tipo de servicios.

Dinero a espuertas

«Hay una ingente inversión de firmas de capital riesgo o de empresas de Internet hacia las pymes dedicadas a llevar a buen puerto estos sistemas. Google o PayPal Investments respaldan con fondos que a la banca le costaría mucho poner sobre la mesa ahora mismo», dice Moya. Como ejemplo Lending Club que en los últimos meses ha levantado hasta 300 millones de dólares sólo para su proyecto. «¿Qué banco en el mundo -no ya en España- pueden dedicar ese volumen a una única plataforma?», se pregunta. La respuesta es ninguno. 

Además, los proyectos son cada vez más especializados. El taxi pagado a través de una aplicación, es un servicio para el que no usamos la tarjeta de crédito ya y eso en el fondo está desplazando el negocio tradicional de la banca. «La actividad de la banca mayorista tiene menos valor añadido y funciona más por la economía de escala. La capacidad de especializarse no llega al nivel de estas plataformas», explica Moya.

Estos sistemas ganarán peso

A corto plazo, dado el contexto bancario actual con ratios LTD (loan-to-deposits) superiores al 100 por cien, elevada morosidad y mayores exigencias de capital, «no parece que la banca española vaya a ser capaz de absorber toda la demanda de financiación existente», explican desde la consultora Roland Berger. Razones por las que la financiación alternativa irá ganando peso, aunque seguirá lejos en comparación con otros mercados. «Vemos como en otros países donde la financiación bancaria no supera el 50 por ciento, existen bancos fuertes y bien posicionados. La financiación no bancaria parece ser parte de la propia evolución del sector, donde se tendrán que adaptar unos y otros».

Ejemplos como el de SoFi en Estados Unidos añade además un componente emocional. Pone en contacto a inversores con universitarios que necesitan un préstamo de estudios. A cambio de unos intereses más bajos que los del mercado, el inversor paga la carrera y obtiene la satisfacción de ayudar a estudiantes. Es un modelo de préstamos al margen de la banca que está cosechando muchos éxitos y que es mucho más especializado de lo que un banco puede hacer. 

El caso de los métodos de pago es harina de otro costal. «Cierto es que de momento la batalla y donde están dando los primeros pasos los gigantes tecnológicos parece estar por ahora en los sistemas de pago de comercio electrónico, micropagos en redes sociales y el desarrollo de monedas virtuales», pero los expertos del Instituto de Estudios Bursátiles consideran que el siguiente paso, no muy lejano, será introducirse en el mundo de los depósitos y préstamos.

Smartphones

«El móvil es la herramienta que va a liderar la transformación digital de la banca y también la forma en la que pagamos», afirman desde Banco Sabadell. Una opinión que parece compartir todo el sector, que ya se vuelca en ofrecer a sus clientes distintas plataformas y modos de acceso a sus sistemas. 

«Lo que nos piden los clientes es conveniencia: poder acceder a todos los productos y servicios del banco desde donde ellos quieran y cuando ellos quieran», explican desde BBVA. «Aquellos bancos que no sean capaces de transformarse para competir con estos nuevos entrantes se enfrentan a un futuro incierto».

publicidad
publicidad