25 de Enero, 17:23 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

empresas

2013: Adiós al 'annus horribilis' de las grandes quiebras

Finanzas.com

Menos mal que termina el 2013, un ejercicio que podría ser recordado perfectamente en España como el año de las quiebras. Muchas empresas son las que han mordido el polvo este 'annus horribilis' que ahora se nos va, y de muy diversos sectores.

Menos mal que termina el 2013, un ejercicio que podría ser recordado perfectamente en España como el año de las quiebras. Muchas empresas son las que han mordido el polvo este 'annus horribilis' que ahora se nos va, y de muy diversos sectores. Varias autopistas, un fabricante ilustre de electrodomésticos, una multinacional del pescado congelado y hasta un club de fútbol. Nadie escapa a la crisis.

Según el Instituto Nacional de Estadística, España ha pasado de 1.147 concursos de acreedores en 2007 a 6.197 en 2009 y 9.071 en 2012. "Creo que en 2013 vamos a rozar los 10.000", estima Carlos Sancho, abogado y profesor en la IESE Business School de Madrid. "El año 2013 va a ser el de mayores concursos de la historia de España, sin duda ninguna", dice por su parte Enrique Bujidos, responsable de reestructuraciones de PricewaterhouseCoopers.

La lista de nombres emblemáticos caídos en la batalla es amplia, aunque quizá el caso que más ríos de tinta ha hecho correr ha sido el de Pescanova, que emplea a más de 10.000 personas y que presentó concurso de acreedores en abril. Lo de la multinacional gallega ha sido un escándalo en toda regla. Su entramado de sociedades filiales y participadas ha hechos sudar de lo lindo a la administración concursal, pues no en vano, servían para esconder un agujero patrimonial de 1.667 millones de euros. Esta 'pella' estaba ahí mientras que la empresa seguía enviando informes inmaculados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El problema es que Pescanova nunca reveló de forma desglosada lo que aportaba cada sociedad del grupo a los resultados, ni tampoco las participadas que tenía.

Ahora, con el ex presidente Sousa fuera del barco, la multinacional gallega lucha por salir a flote. Y parece que va bien. Su presidente, Juan Manuel Urgoiti, asegura que la compañía está en el buen camino para salvarse y señala que, aunque no será un trabajo fácil, "sino todo lo contrario", volverá a ser viable. En una entrevista en Abc, Urgoiti incide en que la liquidación de Pescanova sería un desastre al conllevar pérdida de empleos, disgregación de la compañía o venta de activos. Asimismo, alaba la "postura positiva" de la banca acreedora y su "mérito extraordinario" al tener que asumir una quita posiblemente superior al 75 %, algo "muy complicado de digerir". Urgoiti destaca que los nuevos inversores poseen una gran experiencia industrial y son empresarios acreditados y con conocimientos del sector. 

Un poco antes que Pescanova, en febrero, caía un gigante de los viajes, Orizonia, que empleaba a más de 3.000 personas y que finalmente no pudo sobrevivir tras fracasar las negociaciones para que fuera absorbida por Globalia. La empresa debía unos 20 millones a Hacienda en concepto de IRPF, sin contar con las deudas con los proveedores y los empleados en forma de salarios. Y por supuesto, un maratón de reclamaciones para los miles de clientes que tuvieran contratado un viaje con Orizonia y no pudieran disfrutarlo. Las empresas más importantes de Orizonia son Iberojet, Vibo (antes Viajes Iberia), Solplan, Viva Tours, Orbest, Luabay, Smilo, Kiruna, Viva Tours, Condor, Orizonia Live, Kaledoscopio, Vibo BCD Travel.

No comenzó bien el año. Y es que por las mismas fechas, en febrero, mordía también el polvo un ilustre del ladrillo, Reyal Urbis. El promotor inmobiliario se vio arrastrado por su deuda, 3.600 millones de euros, la segunda mayor suspensión de pagos de la historia de España. Los primeros acreedores del grupo son Santander y Banesto, entidades con los que tiene un pasivo de 530 millones al que es preciso sumar gran parte de la deuda de unos 300 millones que soporta Inveryal, una sociedad patrimonial de Rafael Santamaría. De su lado, la Sareb, el 'banco malo', suma una deuda de 707 millones, dado que ha asumido los préstamos al promotor de las entidades nacionalizadas y se quedará también con los de los bancos del 'grupo dos'. Además, Reyal adeuda unos 400 millones de euros a la Agencia Tributaria y otros 215 millones al Instituto de Crédito Oficial (ICO). En el listado de acreedores figura también el fondo Appaloosa, que recientemente compró la deuda de 406 millones que tenía Barclays, el Banco Popular, FMS, Caixa Geral, EuroHypo, RBS y BBVA.

Ahora, el propio grupo inmobiliario trabaja en un plan de viabilidad con la intención de "alcanzar un acuerdo con todos los acreedores y firmar a la mayor brevedad un convenio" que le permitiría superar la suspensión de pagos. Según fuentes del sector, el plan de viabilidad que Reyal negocia con los acreedores contempla ceder el grueso de sus activos inmobiliarios a sus bancos para saldar la mayor parte de la deuda que soporta. La Sareb, la Agencia Tributaria y el ICO figuran entre el listado de los principales acreedores de la inmobiliaria. La operación conllevaría una quita de deuda encubierta para las entidades, que se cifra en una media del 40%. Este porcentaje deriva del hecho de que el valor que actualmente presentan los activos, según tasaciones independientes, es inferior al monto del pasivo privilegiado.

El 13 de noviembre, quien anunció el concurso de acreedores fue Fagor Electrodomésticos, otro ilustre que no ha podido con la dureza de la crisis. Una de las patas de los buques insignia del cooperativismo europeo entraba en barrena. El resto del cuerpo de Mondragón, ni siquiera Caja Laboral, u otra entidad vasca, como la BBK, decidió no salvarla. Tampoco el Gobierno vasco quiso hacer nada. Xabier Bengoetxea, presidente del Consejo Rector de Fagor Electrodomésticos, teme que el concurso de acreedores termine en liquidación. Aunque ha habido recolocaciones de alrededor de 700 socios.

Estos son los grandes nombres arrastrados por la crisis hacia el concurso de acreedores. Pero también los hay de menor fuste. Es el caso del concurso del equipo de fútbol Deportivo de La Coruña, varias autopistas privadas e incluso la empresa organizadora del concurso de Miss España. Por no hablar ya del casi medio millón de autónomos han desaparecido durante la crisis.

publicidad
publicidad