Vocento 15 años 11 de Diciembre, 01:25 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Podría ahorrar hasta 900 millones de dólares al año

Una flota de drones en Amazon: ¿Realidad o ciencia ficción?

El mercado no parece haber creído en la viabilidad del uso de aviones no tripulados, pero los almacenes no han frenado su escalada en bolsa.

El arte de vender a través de Internet no tiene secretos para Jeff Bezos, el rico magnate propietario de The Washington Post, que fundó Amazon en 1994. En la web ya no sólo se pueden adquirir libros, también se puede hacer la compra semanal o invertir en obras de arte. Su última idea parece ciencia ficción y, sin embargo, podría suponer un ahorro de hasta 900 millones de dólares anuales, según el analista Shawn Milne, de Janney Capital Markets. Reducir los costes y entregar los pedidos más rápido parece al alcance de la mano si la labor la realizan pequeños aviones no tripulados.

Los drones ya vigilan fronteras, parques naturales e incluso advierten de qué cultivos necesitan agua o cuáles sufren una plaga. La lista de aplicaciones en el ámbito civil es larga y, en el caso de Amazon, su uso para entregar paquetes de menos de dos kilos -el 86 por ciento de los encargos de la compañía- reduciría entre un 20 y un 40 por ciento el coste de envío de un pedido típico. Pero hay más. Esta forma de entrega también podría extenderse a la manera en el que el Washington Post llega a los hogares americanos.

Con buen ojo, Bezos compró el año pasado la empresa robótica Kiva Systems Inc. por 775 millones de dólares. Según Reuters, los costes de logística se habían incrementado un 9 por ciento como consecuencia del mayor volumen de negocio y la adquisición venía a invertir esta tendencia, demostrando, al mismo tiempo, que la eficiencia en esta parte del negocio se ha convertido en una obsesión. Y es que, los beneficios de Amazon no se basan en los márgenes que le dejan las ventas, sino en el aumento del volumen de las operaciones realizadas.

Los robots que fabrica Kiva son capaces de ordenar y buscar productos en el almacén ahorrando esta labor al personal de la compañía, mientras que los drones, una vez desarrollado el programa y conseguidos los oportunos permisos para volar, podrían realizar entregas en menos de 30 minutos en un radio de 16 kilómetros desde los centros operativos. Una combinación de eficiencia y rapidez a la que grandes firmas de paquetería como UPS o DHL no han tardado ni días en sumarse.

Cybermonday de ensueño

Pero al proyecto de los drones no sólo le quedan 5 años por delante y una infinidad de obstáculos por superar, también debe convencer a los mercados de que es una posibilidad real y no pura fantasía, y eso es algo que de momento no ha sucedido. Al día siguiente de que Bezos fuera entrevistado en televisión para contar los planes de futuro de la compañía, las acciones interrumpían el vertiginoso ascenso que acumulan este año -una subida del 54 por ciento-, al pasar de 392 dólares por título a 384. El valor recuperaba el tono en las siguiente sesiones bursátiles, probablemente alentado con las cifras de ventas del Cybermonday, el día más importante del año para el comercio minorista estadounidense. Amazon vendió un 46,2 por ciento más respecto a esa misma fecha en 2012, según la consultora ChannelAdvisor.

En la actualidad, llama la atención que de los 33 analistas consultados por Reuters ninguno recomienda vender y la mayoría apuesta por comprar o comprar con fuerza. Y eso que el valor sube un 120 ciento en los dos últimos años.

publicidad
publicidad
publicidad