16 de Septiembre, 16:49 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

CYL-CONSEJO GOBIERNO

El ganadero solo podrá usar muladares cuando se necesite alimentar carroñeras

Noticias EFE

Los ganaderos de Castilla y León solo podrán abandonar cadáveres de reses en el campo cuando en su zona no exista suficiente alimento para aves carroñeras, por lo que necesitarán una autorización previa una vez que se haya comprobado esa falta de comida.

El Consejo de Gobierno de Castilla y León ha dado hoy el visto bueno a un decreto que, entre otros fines, pretende reducir los ataques de buitres a ganado vivo, según ha explicado el consejero portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez.

El portavoz de la Junta de Castilla y León, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo, ha advertido del "cambio de comportamiento" de los buitres, al incrementarse los ataques a ganado vivo desde que se prohibió la práctica de dejar cadáveres en el campo, a raíz de la crisis de las vacas locas.

De Santiago-Juárez ha destacado también que la nueva norma reducirá los costes para los ganaderos, obligados desde que surgió esa crisis a contratar un seguro para que empresas autorizadas retiren las reses muertas de sus granjas.

El consejero, no obstante, ha advertido de que el abandono de reses muertas en estas zonas, conocidas como muladares, solo se autorizará en determinadas condiciones y áreas preestablecidas.

De este modo, los ganaderos deberán presentar la correspondiente solicitud y la autorización estará supedita a la comprobación de que en esas zonas no estén cubiertas las necesidades nutricionales de las aves carroñeras.

Además, sus granjas tendrán que cumplir unas condiciones sanitarias y no podrán ser intensivas, es decir, con el ganado estabulado, sino extensivas, con las reses libres en el campo.

Todas las explotaciones extensivas de ovino cumplen los requisitos sanitarios en Castilla y León, al estar libres de brucelosis ovina y caprina.

En bovino, tienen que estar libres de tuberculosis y brucelosis, lo que se cumple en 2.095 de los 2.248 municipios de Castilla y León.

Asimismo, no deben de haber tenido ningún caso de vacas locas en los últimos cinco años y los animales han de tener menos de 48 meses.

Los muladares tienen que estar alejados de zonas habitadas y de comederos o bebederos del ganado, de granjas y de cursos de agua, además de estar vallados pero de forma que puedan acceder las aves.

Otro de los requisitos es un registro de los restos animales depositados, que deberán proceder de granjas sin restricciones por motivos de sanidad animal y que cumplan el programa de vigilancia contra enfermedades como el mal de las vacas locas.

Castilla y León cuenta, según la Junta, con el mayor censo en España de aves necrófagas, con unas 6.000 parejas de buitre leonado, el 24 por ciento del total nacional; 380 de alimoche, el 26 por ciento; y el 15 por ciento de buitre negro y de águila real.

El decreto incluye como áreas autorizadas la mayor parte de la Comunidad Autónoma, 1.764 municipios, con lo que solo quedan sin incluir una cuarta parte de los existentes en Castilla y León, según la zonificación prevista a la que ha tenido acceso EFE.

De este modo, los muladares estarán autorizados en toda la periferia y en todo el sur de la geografía autonómica, ya que solo quedarán excluidas algunas zonas del centro y del norte.

Los municipios incluidos son 247 en Ávila; 307 en Burgos; 72 en León; 138 en Palencia; 362 en Salamanca; en Segovia 210; en Soria 183; en Valladolid 103; y 133 en Zamora.

publicidad
publicidad