Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

la manzana, contra las cuerdas

Apple: Al fin y al cabo, todo se reduce a un problema de márgenes decadentes

Finanzas.com

Son muchas las explicaciones sobre el descalabro de Apple, pero todo confluye en un hecho cierto. Los márgenes han dejado de crecer. Los analistas solo confían en un producto para devolver el brillo a la manzana. Y no es el iPhone.

Han corrido ríos de tinta para explicar la caída que ha sufrido Apple desde los máximos que alcanzó en septiembre en los 705 dólares. Menos demanda, más competencia, agotamiento de la capacidad para sorprender al mercado, problemas en China...pero al final, las cuentas son mucho más sencillas. Los males de Apple bien pudieran ser un compendio de lo anterior, pero al final todo se condensa en un mal común que acecha a muchas compañías. El crecimiento de los márgenes comerciales ha tocado a su fin.

Los márgenes de Apple se redujeron en el último trimestre hasta un 39% desde el 45% anterior. Ya quisieran para sí muchas multinacionales tener un margen de 39%. Pero en la firma de Cupertino no basta. Sobre todo, cuando en el seno de la empresa se ha encendido el debate sobre la conveniencia (o no) de repartir más dinero entre los accionistas y dar un uso más lucrativo a los 137.000 millones de dólares que la empresa tiene en caja.

Según Apple, la caída de los márgenes se debió a la introducción del iPad mini, a otros productos con mayores costes y a la introducción de recortes de precios para los artículos ya existentes. Nada del otro mundo. Pero a menos que Tim Cooke se saque de la chistera un 'gadget' revolucionario, la presión sobre los márgenes seguirá en aumento. Y también sobre sus acciones.

"Será imposible para Apple mantener los márgenes vistos en los últimos años", explica a Bloomberg David Yoffie, profesor de la Harvard Business School. "Han sido capaces de cobrar más o menos lo que querían por sus productos, pero la competencia es cada vez mayor" añade este experto. El mar de fondo es bastante simple. El 56% de las ventas de Apple son 'por culpa' del iPhohe. Y ahí están Samsung y HTC intentando comerse a dentelladas la manzana.

¿Qué hacer ante esta circunstancia? La experta Poonam Goyal, analista de Bloomberg Industries, sugiere que un producto lo suficientemente rentable como para retrasar la caída de los márgenes sería el prototipo de reloj -iWatch- que ya se sabe que la empresa está probando. Este ingenio operaría bajo la misma plataforma que el iPhone y serviría para hacer llamadas telefónicas e incluso pagos. Y por supuesto, montaría el sistema operativo iOS. "Un reloj de estas características podría venderse por menos de 200 dólares", opina Goyal.

De hecho, esta experta cree que "podría vender millones de estos relojes y elevar los márgenes hasta el 50%". Este incremento del margen sería el doble de lo que Apple obtendría fabricando una televisión o un móvil más barato para compradores con menos posibilidades, apunta Michael Morgan, analista de ABI Research.

Mientras llega (o no) el nuevo invento, la vida de Apple dista mucho de ser feliz. El mercado ha perdido la confianza por una sencilla cuenta que no sale. El margen bruto, es decir, lo que le queda a Apple después de pagar las materias primas y la mano de obra necesaria para fabricar sus artículos, se situará en 2013 entre el 37,5% y el 38,5%, nada que ver con el 47% del año pasado, de acuerdo con las cifras avanzadas por la propia compañía el pasado 24 de enero. Pero si lo que vaticina Michael Morgan es correcto, los nuevos productos que lleguen este año (la televisión el iPhone de menor coste) no harán sino empeorar este panorama.

Erick Maronak, gestor de la firma Victory Management, opina que Apple tendría que hacer algo impactante y reconoce que nada de lo que presenten generará márgenes tan altos como ha los que ha tenido el iPhone. Su previsión pasa por ver caídas del margen bruto hasta el 35%. Hay otra opción que apunta Yoffie para mantener el crecimiento de los beneficios y la cuota de mercado. Aceptar vender productos más baratos. El iPhone se ha vendido de media en los últimos años a un precio de 600 dólares, prácticamente el doble que la competencia. "Un iPhone a 300 dólares pero vendido a cientos de millones de clientes sería más efectivo a estos efectos que un margen del 50% en los modelos actuales".

publicidad
publicidad
publicidad