Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista

José Nieto, Banca March: "No vamos a comprar ningún banco"

El consejero delegado de Banca March ve una gran oportunidad de crecer en España, pero de forma orgánica, sin adquisiciones

Banquero de raza (ha trabajado en Chase Manhattan y Banesto), José Nieto, consejero delegado de Banca March, puede presumir de estar al frente de la entidad más solvente de Europa. Con un «core capital» y un TIER 1 (capital básico que garantiza la viabilidad de una compañía) que supera el 20 por ciento, esta entidad, especializada en banca privada y banca patrimonial, ha experimentado crecimientos de dos dígitos tanto en patrimonio como en clientes en los años de crisis. «Hemos duplicado patrimonio en cuatro años, mientras que el sector ha caído en torno al 30 por ciento», asegura Nieto. Una sólida posición que le sitúa como posible comprador de alguna entidad en apuros, quizás de alguna subastada. Pero su consejero delegado tiene muy claro este punto: «No vamos a comprar ninguna red bancaria», asegura.

¿En qué se basa el plan de negocio de Banca March?

Tenemos unos presupuestos tremendamente ambiciosos para cada una de nuestras áreas de negocio. Queremos tener un crecimiento en inversión y recursos controlados del 5 por ciento y quedarnos como estamos en recursos bancarios. Nuestro ratio de liquidez estructural, es decir, el porcentaje de la inversión crediticia que se financia con clientes, es casi del 94 por ciento. El sector está veinte puntos por debajo.

¿Puede resumirnos brevemente los pilares de su negocio?

El banco está dividido en tres áreas. La división de banca patrimonial está orientada a clientes con un patrimonio en la entidad por encima del millón de euros. En 2012 registró un crecimiento en clientes del 21 por ciento. En segundo lugar, está el área de banca privada, a partir de 100.000 euros. En este caso, desarrollamos el negocio a través de 200 oficinas. Hemos experimentado un crecimiento en clientes del 16 por ciento el ejercicio pasado. En tercer y último lugar, está el segmento de grandes empresas, que abordamos desde cuatro centros en Madrid, Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca. Gestionamos empresas con ventas de entre 25-30 millones de euros y hasta 1.000 millones de euros. Crecimos un 12 por ciento en este área en 2012. 

Para este año, esperamos crecimientos en todas las áreas. No queremos limitar la expansión de ninguna de ellas. Tenemos objetivos que no son propios de estos tiempos de crisis. Pero somos de los pocos bancos que tienen un modelo de negocio claro. No vamos a comprar ninguna red bancaria ni nos vamos a meter en nada que vaya a distraer a los gestores del puro negocio y puro crecimiento. No queremos desaprovechar oportunidades.

¿Dónde están las oportunidades? ¿Se internacionalizarán?

La oportunidad está en España y este año. Luego ya hablaremos. En 2012 pensábamos de forma similar. Vemos que hay una oportunidad por la situación general en la que nos encontramos. El mapa bancario se ha reducido de 77 entidades a 14 grupos. En esa reducción, somos de los pocos que quedamos con una red comercial centrada en su trabajo, que no se tiene que despistar con ningún tipo de compra. Volvemos al «back to basics». Las alternativas con 77 bancos eran más complicadas. Ahora, con la reestructuración es más fácil crecer. También somos muchísimo más conocidos.

¿Cómo se consigue ser el banco más solvente de Europa?

La solvencia está muy bien y es un tema necesario. Estamos encantados. Los ratios de solvencia nos han dado oportunidades impresionantes para captar clientes. En los últimos años, ha habido un reconocimiento a la solvencia muy fuerte. Que no hubiera dudas en este sentido, comercialmente nos ha ayudado. Sin embargo, nos gusta más que nos definan como un banco que ha sabido aprovechar la crisis para crecer en clientes. La clave está en hacer una gestión prudente. En Banca March es una de nuestras máximas, un pilar en nuestra filosofía, en nuestra forma de hacer banca.
En recursos de clientes, hemos crecido un 19 por ciento en 2012 y un 33 por ciento en dos años. En fondos de inversión, hemos incrementado un 40 por ciento la captación de patrimonio en el último año. La gestora ha pasado de contar con 1.800 millones a 2.200. En la actualidad, el patrimonio gestionado entre banca privada y patrimonial alcanza los 8.500 millones de euros. Para el volumen del banco, el balance que tenemos es desproporcionado con lo que es inversión. Tenemos menos inversión que recursos y otros recursos controlados como fondos o SICAV´s.

¿Sorprenderán con algún producto nuevo?

Nuestra filosofía es tratar de preservar el patrimonio. Todos los productos van en esa línea. Nuestra SICAV Torrenova, con más de 50 años de gestión, es un buen exponente. Tiene muy buenos resultados. Pero eso no quiere decir que no seamos innovadores. Tratamos de tener los mismos productos que grandes bancos privados extranjeros, pero también vendemos temas de coinversión y contamos con instrumentos como los fondos March Vini Catena, especializado en inversiones a lo largo de toda la cadena del vino, y el Family Businesses Fund, que invierte en empresas familiares. Además, contamos con March International, nuestra SICAV en Luxemburgo con la que damos distribución internacional. El inversor extranjero está aumentando. El año pasado de hecho, la SICAV luxemburguesa que más creció fue la nuestra.

Banca March, ¿es un banco de depósitos? ¿Qué opina de los extratipos?

Tenemos clientes de todo tipo. También de depósitos. Pero nunca hemos pagado extratipos. No lo hemos necesitado. Sí que creo que toda la reducción de tipos va a ser beneficiosa para la cuenta de resultados de los bancos. Es el primer paso para que se reduzca el crédito, para que no sea tan caro. Es necesario que el coste del pasivo no sea mayor al del activo. La clientela, en general, se verá beneficiada por el lado del activo. Aunque no va a ser un cambio automático.

¿Cuándo llegará el crédito a las familias?

Ahora mismo no está llegando, pero no porque las entidades no tengan dinero. La banca está devolviendo mucho capital al Banco Central Europeo. En este momento, las entidades están en una situación infinitamente mejor para dar más crédito. También es verdad que hay muchas menos. Lo que ocurre es que no hay demanda solvente. Es un conjunto de cosas. El Gobierno ha puesto en marcha varias iniciativas, como la línea de los 10.000 millones, el tema de los emprendedores... Se están poniendo muchos temas encima de la mesa. Todo es positivo.

En el ámbito de la inversión, ¿cuál es su visión estratégica? 

Este año es un buen momento para asumir algo de riesgo. En 2013 puede haber rotación de crédito hacia renta variable. Ya se ha visto en las primeras semanas de enero. Nuestros fondos March Vini Catena y Family Businesses Fund suben más de un 5 por ciento en tres semanas. Aunque va a ser un año complicado y probablemente con altibajos. En la actualidad, hay tres focos destacados de incertidumbre: las próximas elecciones italianas, el caso de Chipre, un país con un sistema bancario prácticamente en bancarrota ya que ha vivido del crédito de forma exagerada, y el techo de deuda de Estados Unidos. En los tres tenemos un sesgo positivo. Vemos buenas expectativas para el cliente que quiera asumir algo de riesgo.

Ofrecer proyectos de coinversión es una de las propuestas diferenciadoras de Banca March, ¿Tienen alguna iniciativa en mente?

Todo lo que hacemos va con esta filosofía: «Si no es bueno para nosotros, no es bueno para el cliente». Recientemente, hemos lanzado dos vehículos en los que ofrecíamos coinvertir a nuestros clientes, uno que invertía en pymes y otro en residencias universitarias. Solemos sacar uno o dos productos de este tipo al año.

Ustedes también venden pisos, ¿notan interés por invertir en este área?

Tenemos 300 millones de euros en inmuebles adjudicados, 180 millones de euros en cifras netas. Son cantidades bajas para el banco. Estos números no tienen nada que ver con el riesgo inmobiliario. Es una cifra ridícula. No obstante, tenemos una serie de inmuebles y los queremos vender.

¿Cómo ve la situación actual de la economía española?

Este año, iremos de menos a más. Estamos viendo muchas cosas positivas. La reducción del déficit es la mayor que se ha visto en un país de la OCDE. La prima de riesgo se ha reducido también significativamente. Ha entrado mucho dinero en España, aunque sólo en la economía financiera. Queda que se traspase todo eso a la economía real. Pero todo va en buena línea, aunque tardará un tiempo en llegar la normalización. En el ámbito puramente bancario, por ejemplo, la caída de los diferenciales en depósitos es positiva y terminará por abrir el crédito. Hay que ser optimista.

¿Descartamos entonces ya el rescate de España?

Hace cuatro meses, hubiera contestado que sí que veríamos el rescate y que sería bueno. El año pasado era de la opinión de que había que pedirlo. Pero estaba equivocado y me parece fenomenal haber errado en esto. Hoy tengo la percepción de que no hace falta, tal y como revelan los mercados. Y es bueno no pedirlo.

La reestructuración bancaria, ¿se ha hecho bien?

Lo importante es que se ha hecho. Hace dos meses, había unas incertidumbres: Bankia, la situación de las cajas, el tema inmobiliario...No sé si está bien o mal hecha pero ha habido dos Reales Decretos que han obligado a la banca a hacer provisiones por muchísimo dinero, muy por encima de lo que se había hecho en ninguna otra crisis. Ahora tenemos un sistema financiero infinitamente más solvente que hace un año.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad