29 de Noviembre, 02:02 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

reestructuración en la aerolínea

La lucha en el seno de IAG pone en jaque al consejero delegado de Iberia

María Jesús Pérez. Luis M.Ontoso

Los trabajadores de la aerolínea se reúnen hoy en el último día ofrecido por el holding para alcanzar un acuerdo

Pocos más bien ninguno confían ya en un plan alternativo, que además debe ser pactado por todas las partes, que pueda variar los acontecimientos. Ni los consejeros de la parte británica de IAG matriz fruto de la fusión de British Airways e Iberia ni la plataforma sindical de la aerolínea española encabezada por UGT, CC.OO. y los pilotos de Sepla creen en milagros de cara al nuevo consejo de administración de mañana. 

Reunión ésta que había sido convocada de forma extraordinaria tras el fracaso del anterior consejo, el pasado 24 de enero, con el objetivo de que el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, clarificara el plan de reestructuración que había negociado la aerolínea española con los sindicatos. Un plan que, desde un primer momento, fue rechazado de pleno por IAG, encabezado por su consejero delegado Willie Walsh. Situación que debilita la posición de Sánchez-Lozano dentro de la compañía.

Y es que, según las fuentes consultadas de la sociedad matriz, pocas opciones le quedan ya al segundo de a bordo de la aerolínea española para convencer a todas las partes, dentro de una fusión que está evidenciando un conflicto de intereses tanto empresariales como de corte político (estos últimos, acentuados por las constantes apelaciones del Gobierno español a que se garantice la conectividad de la compañía y su papel en Iberoamérica).

Pero, de momento, la dirección de Iberia prefiere apurar sus últimos cartuchos. La española ha convocado a los sindicatos de tierra y tripulantes de cabina (TCP) UGT, CC.OO., USO, Asetma, Sictpla y CTA Vuelo y de pilotos (Sepla) con el objetivo de alcanzar un acuerdo in extremis que no se presenta exento de dificultades.

Negociación contrarreloj

Después de más de un mes de negociaciones, desde que el pasado 19 de diciembre los sindicatos y la aerolínea alcanzaran un inesperado acuerdo en el marco del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) con el que la compañía se comprometió a priorizar las prejubilaciones para articular la reducción de plantilla en 4.500 personas, las negociaciones con la aerolínea en torno al plan de reestructuración amenaza con descarrilar definitivamente. Hoy acaba el plazo ofrecido por la matriz de la fusión entre Iberia y British Airways (IAG) para alcanzar un acuerdo.

Lea el resto de la noticia en abc.es

publicidad
publicidad
publicidad