Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ante la subida de la gasolina

Industria ultima una ley que evitará que las petroleras puedan subir precios

S.E.

Las medidas pretenden abaratar el precio de los carburantes y favorecer la presencia de operadores alternativos.

El Gobierno está ultimando la reforma de la ley de hidrocarburos con la que pretende introducir más competencia en el sector, tal y como han reclamado reiteradamente en los últimos años la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y la Comisión Nacional de Energía (CNE). Para este asunto se creó una comisión interministerial, ya que hay varios departamentos implicados, como el de Industria, Energía y Turismo, el de Economía y Competitividad y el de Fomento. El objetivo principal es que se abaraten los precios de los carburantes y se eviten casos como el «efecto lunes».

Así se denomina el mecanismo, denunciado por la CNE, según el cual las petroleras que operan en España bajan ligeramente los precios de la gasolina y del gasóleo los lunes de cada semana para incrementarlos poco a poco a partir del martes. Esa estrategia respondería a que son los lunes cuando envían los datos a Bruselas para la confección de las estadísticas semanales que recoge el Boletín Petrolero de la UE. Sin embargo, las petroleras niegan que exista esa práctica.

«Efecto lunes»

La CNE explicaba en su último informe que analizaba los precios en nuestro país durante el pasado mes de noviembre que «los mayores acercamientos a las referencias internacionales se producen los lunes, al bajar significativamente estos días los precios finales. Por el contrario, los mayores distanciamientos se registran los martes y miércoles, días de repuntes de precios. Estos efectos son más intensos en gasóleo A». Y añade que el «efecto lunes» provoca que el margen bruto promedio de ambos carburantes descienda en noviembre en relación con el mes anterior».

Las medidas que están siendo estudiadas por la mencionada comisión interministerial se centran fundamentalmente en el sector minorista, es decir, en las estaciones de servicio. Esto se debe a que hay tres compañías que dominan tradicionalmente este mercado: Repsol, Cepsa y BP, las cuales detentan el 62% de los puntos de suministro y el 72% de las ventas de carburantes.

Por ello, «las medidas deben ir encaminadas no solo a facilitar el establecimiento de más estaciones de servicio, sino especialmente a fortalecer y favorecer la presencia de operadores alternativos a los anteriores», según un informe de la CNC. Hay que recordar que en los últimos años dejaron el mercado español multinacionales como las norteamericanas Chevron y Exxon, la británica Shell y la italiana Eni.

Lea el resto de la noticia en abc.es

publicidad
publicidad
publicidad