25 de Enero, 17:24 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

En las entrañas de Foxconn

La cara 'B' del iPhone 5: Sueldos de 400 euros, jornadas sin fin y toda la presión

J.Jiménez

Los empleados chinos de Foxconn que dan vida al iPhone 5 han reventado. Salarios base de 200 euros al mes que alcanzan los 400 con las extra, doce horas de trabajo al día y toda la presión para cumplir con el fuerte ritmo que impone Apple.

No todo lo que rodea al iPhone 5 es 'glamour'. Más allá de los diseños estilizados y las capacidades infinitas del aparato más famoso del mundo se esconde la dura realidad de quienes lo fabrican. No están en Cupertino, ni en Sillicon Valley. Ni tan siquiera en Estados Unidos. Muchos viven en China, ganan apenas 400 euros al mes por doce horas de trabajo al día y soportan toda la presión. Un millón son empleados de Foxconn, uno de los principales subcontratistas de Apple, que en los últimos tres años ha vivido desde revueltas a motines pasando por huelgas o suicidios.

La cara 'B' del teléfono que ha enamorado al mundo suena bastante desafinada. En cuestión de dos semanas, Foxconn se ha visto obligado a paralizar la producción por culpa de huelgas en sus fábricas de China, la última este sábado en Taiyuan. La empresa ha salido al paso para negar todas las acusaciones. "Cualquier noticia de que haya habido una huelga de empleados no es exacta. No ha habido un paro en el lugar de trabajo, en esa instalación o en ninguna instalación de Foxconn, y la producción sigue el calendario", explica la firma china en un comunicado.

Pero según dos fuentes consultadas por Bloomberg, ese paro sí se produjo. De hecho, de acuerdo con la versión de China Labor Watch, "Además de exigir que los empleados trabajen durante las fiestas, Foxconn aumentó sus estrictas demandas de calidad sin brindar capacitación a los empleados para adquirir las habilidades necesarias". En esta refriega, asegura el organismo, los inspectores de control de calidad se enfrentaron con los empleados, motivo por el que los controladores resultaron golpeados. Por el contrario Foxconn habla de incidentes "aislados" y resueltos sin mayor novedad.

Según comenta a Bloomberg Wang Xianquiang, profesor del China Institute of Industrial Relations y asesor del gobierno en materia laboral, "lo que ha pasado en Foxconn muestra que la empresa tiene que mejorar sus condiciones laborales". No es malo que intente mejorar sus procesos de calidad, apunta este experto, pero en este empeño podrían haber "pasado por alto" los sentimientos de los empleados como seres humanos.

Para China Labour Watch, la huelga que según Foxconn jamás existió, tuvo su origen en las demandas de Apple para que se incrementara la calidad del producto, después de los clientes se quejaran de que el flamante iPhone 5 lanzado hace unas semanas tenía rasguños. Steve Dowling, portavoz de Apple, se ha negado a hacer ningún comentario a Bloomberg. Y en Foxconn sostienen que no hubo ningún incidente el pasado sábado 5 de octubre, aunque si ha confirmado algunos problemas el 1 y el 2 de octubre.

Llueve sobre mojado

Pero ya llueve sobre mojado. El mes pasado, una reyerta en una de las plantas del Norte de China involucró a unos 2.000 empleados, 40 de los cuales tuvieron que ser hospitalizados. Los antidistubios tuvieron que frenar la revuelta en esta factoría que emplea a casi 80.000 personas. Y como resultado de todo, la producción tuvo que ser detenida.

Apple, la empresa que más vale en bolsa de todo el mudo, simplemente se limita a diseñar los teléfonos. Y encarga su fabricación a terceros. Solamente en los tres primeros días, vendió unos 5 millones de IPhone 5. Y los subcontratistas como Foxconn tienen que cumplir en plazo y tiempo con semejante presión. Xie Xiaogan, empleado de la firma china, comenta que cada trabajo está determinado en el tiempo y existen objetivos sobre muchos procesos que se deben completar sin demora. "No hay mucho tiempo para relajarse. Y este ambiente muchos no lo pueden resistir", resume este trabajador.

El resultado es una rotación constante de empleados que necesitan ser reemplazados. No es difícil. Los requisitos para ser un trabajador de Foxconn "son mínimos", explica a Bloomberg Hao Yaya, un antiguo reclutador que solía apostarse en las calles para convencer a los transeúntes de que empiecen a trabajar para Foxconn. De hecho, solo hace falta tener más de dieciséis años, buena salud y "algo" de educación secundaria. Los reclutadores buscan a los potenciales empleados en las tiendas cercanas a las fábricas y suelen colgar carteles en los postes de la luz. Hace falta mano de obra. Cuanta más mejor pues la tasa de rotación es alta y muchos de los nuevos apenas si aguantan unos días.

Con todo, y como en 2010 llegó a haber hasta diez suicidios en Foxconn, las cosas han cambiado para mejor. De hecho, el presidente de la compañía, Terry Gou, ha elevado los salarios y autorizado las inspecciones de observadores externos. Pero eso sí, hay que seguir trabajando doce horas al día para cumplir con lo que demanda Apple. Además, Tim Cook, el nuevo presidente de la multinacional de la manzana, parece no querer ponerse una venda en los ojos ante este problema y se ha mostrado abierto a que se hagan estas inspecciones.

De hecho, la estadounidense Fair Labor Asociatiation -encargada de las inspecciones- aseguró en agosto que se habían reducido horas de trabajo y se habían implementado medidas de seguridad a un ritmo superior al previsto, tras visitar tres plantas de la empresa. Con todo, se detectaron hasta 50 violaciones de las regulaciones chinas. Geoffrey Crothall, director del China Labor Bulletin, comenta que desde que se produjeron los suicidios en 2010 en la planta de Shenzen, Foxconn ha hecho "un enorme esfuerzo" por mejorar la situación".

Salarios de 200 euros al mes sin horas extra

Sin embargo, los empleados de Taiyuan se siguen quejando amargamente, pese a las mejoras. Aseguran vivir en dormitorios atestados, algunos de ellos sin aire acondicionado. En algunos casos, faltan mascarillas en la línea de montaje para proteger a los empleados contra los gases. Y casi siempre se quejan de que los supervisores son demasiado estrictos. "No tenemos mucha libertad, no podemos vivir como nos gusta, incluso si hemos hecho todo nuestro trabajo", asegura a Bloomberg Zhang Penghui, de 26 años, que ha trabajado en la planta de Taiyuan durante cuatro meses.

Y a cambio de tanto esfuerzo, no obstante, es posible obtener más dinero en alguna otra industria. Según Hao Yaya, el salario base en Foxconn es unos 285 dólares al mes (219 euros) pero esta cantidad la pueden duplicar quienes estén dispuestos a echar horas extraordinarias. En la industria del automóvil, por el contrario, el salario base ronda fácilmente los 300 euros por mes pero en algunos casos se acerca casi a los 500 euros.

Con estos sueldos y esta presión, los empleados chinos que dan vida al flamante iPhone han terminado por reventar. "Es evidente que hay una profunda frustración y enojo. No existen muchas salidas, aparte de la violencia. No hay diálogo ni formas de resolver los conflictos, por pequeños que sean. Por eso, no es sorprendente que estas disputas terminen en violencia", asegura Crothall.

publicidad
publicidad