17 de Octubre, 07:33 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Por debajo de lo que pedía Prisa

El consejo de Telefónica estudia el próximo miércoles la compra de Digital+

AGUSTÍN MARCO

Después de un año de tira y afloja, la compraventa de Digital+ por parte de Telefónica puede concretarse el próximo miércoles. Ese día se reúne el consejo de la operadora para decidir si cierra la operación, que se hará por debajo de lo que pedía Prisa por su televisión de pago.

Por tanto, la transacción podría cerrarse apenas 27 días después de que César Alierta, presidente de la primera multinacional española, sorprendiera a propios y extraños al señalar que "las negociaciones con Prisa por Digital+ van por buen camino". El directivo recordó que el interés de Telefónica es entrar en el capital de la plataforma siempre con una participación minoritaria, lo que supondría ir de mano de otro socio, pero no precisó de quién podría tratarse.

Tan sólo especificó que no iba a ser Vivendi, el grupo francés con el que hasta el pasado mes de septiembre mantenía una alianza para hacerse con la plataforma de pago por visión. Pero el enfrentamiento que han tenido las dos partes por la brasileña GVT -finalmente adquirida por la compañía gala- ha roto la buena sintonía entre dos empresas que fueron socias de Sogecable hasta mayo de 2008.

Fuentes financieras apuntan a que la compraventa de Digital+ ya está prácticamente cerrada, a expensas de algunos detalles que podrían resolverse antes del próximo miércoles, 25 de noviembre. Más aún, señalan que hay acuerdo en lo más importante, en el precio, que estará lejos de los 2.500 millones que ha pedido Prisa por vender un negocio cuya deuda la ha puesto contra las cuerdas. Otras fuentes matizan que la compraventa podría culminar cerca de los 2.000 millones de euros, por lo que Telefónica desembolsaría unos 400 millones de euros.

Sin embargo, la primera multinacional española no tendría que pagar toda esa cantidad. Como moneda de cambio pondría los 225 millones que le adeuda la familia Polanco. En concreto, por su contribución a dos préstamos participativos concedidos en 2003 cuando Telefónica, Prisa y Vivendi acordaron la integración de Vía Digital y Canal Satélite Digital. Para financiar la operación, cada uno de los tres interesados aportaron 50 millones de euros cada uno en un préstamo con vencimiento a los 10 años.

Adicionalmente, Sogecable recibió otro préstamo suscrito en su totalidad por Telefónica por 175 millones. Se trató de un préstamo subordinado con vencimiento a los nueve años, en enero de 2012, que incluía en su remuneración una emisión de warrants equivalentes al 1% del capital de la filial de Prisa. Sogecable ofreció al resto de accionistas la posibilidad de participar en dicho préstamo, con escaso éxito. Telefónica se quedó finalmente con 172,49 millones en una operación que se firmó el 19 de agosto de 2003.

De esta manera, Telefónica es uno de los principales acreedores del Grupo Prisa, que cerró los nueve primeros meses del año con una deuda de 4.973 millones de euros. De esa cantidad, 4.746 millones se corresponde a deuda bancaria y el resto, 226,96 millones, a deuda subordinada de Sogecable, según el documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La última memoria anual de Prisa no va más allá. Asegura que remunera a Telefónica con una rentabilidad del 10,28% anual por dicho préstamo. A 31 de diciembre de 2007, el saldo del epígrafe "Pasivos financieros no corrientes" del balance consolidado incluía el principal del préstamo inicial pendiente, que ascendía a 172,49 millones de euros. Adicionalmente, al 31 de diciembre de 2008 se incluyen los intereses devengados y no pagados en el ejercicio 2008 por importe de 20,26 millones de euros.

Los resultados de Digital+ van de mal en peor. De enero a septiembre, a plataforma de pago vio como los abonados gastaron un 11,4% menos, hasta los 760,95 millones. Consumieron menos, tan solo 39,3 euros, una cifra que compara con los 41,6 euros del mismo periodo del año anterior. Además, el número de clientes bajó desde los 1,93 millones a cierre de junio a tan solo 1,89 a septiembre. En el último año ha perdido más de 160.000.

publicidad
publicidad