19 de Noviembre, 06:22 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

UE-PRESIDENCIA

Rusia y Ucrania acceden a que UE verifique su disputa sobre tránsito de gas

Noticias EFE

José Manuel Sanz

Praga, 7 ene (EFE).- Las autoridades de Rusia y Ucrania se han comprometido con la UE a someter a verificación internacional su disputa sobre el tránsito de gas ruso hacia Europa, cuya interrupción ha creado ya en varios estados europeos una situación de emergencia.

El presidente de turno de la Unión, el checo Mirek Topolanek, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, han anunciado en una rueda de prensa conjunta ese compromiso contraído por los primeros ministros de Rusia y Ucrania, tras una serie de contactos telefónicos.

"Es una luz al final del túnel", ha afirmado el primer ministro Topolanek, quien se ha expresado no obstante con extrema cautela sobre los resultados prácticos.

Según han explicado los dos máximos responsables europeos, la presidencia de turno checa y la CE han invitado a representantes de los monopolios estatales del gas de Rusia y Ucrania a una reunión "técnica", mañana en Bruselas, en la que se decidirán las condiciones del envío de la misión.

Se trata de comprobar a qué obedece la interrupción del flujo de gas ruso que debería transitar por Ucrania hacia Europa.

Según Barroso, que ha hablado en las últimas horas tanto con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, como con la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, ambas partes aseguran estar cumpliendo sus contratos.

"Putin me ha dicho que Rusia proporciona el gas, pero que hay problema de transito por Ucrania; por su parte, la primera ministra Timoshenko me asegura que no hay problema, y que puede enviar el gas, si lo recibe de Rusia", ha referido Barroso.

"Esperamos que Rusia -ha añadido- proporcione el gas a la red ucraniana y que Ucrania no lo esté cortando. Las dos partes nos dicen que aceptan observadores extranjeros para verificar" que es así.

La crisis energética provocada por los cortes en el suministro de gas, en uno de los inviernos más fríos de la década, han centrado buena parte de la reunión de coordinación que han celebrado hoy en Praga los miembros del Gobierno checo y de la Comisión Europea.

Topolanek se ha felicitado por el hecho de que, pese a haber tenido que estrenarse en las riendas de la Unión "más deprisa de lo esperado", con una emergencia como la del gas, hay ya una perspectiva de solución.

Además de la reunión técnica de Bruselas, a la que están invitados el presidente del directorio de la rusa Gazprom y el de Naftogas, mañana tendrá lugar en Praga una reunión informal de los ministros de Asuntos Europeos de los Veintisiete, donde se tratará igualmente la cuestión.

Según la presidencia checa, los socios de la UE analizarán un informe de expertos sobre la crisis y evaluarán las necesidades de los estados miembros más afectados (Bulgaria, Rumanía, Hungría, Grecia y Eslovaquia, de momento), por si fuera necesario activar la "cláusula de solidaridad" en su apoyo.

La UE exige a Rusia y Ucrania que, al margen de su disputa bilateral, el aprovisionamiento en gas a Europa quede restablecido inmediatamente, en cuanto los supervisores internacionales puedan verificar sobre el terreno cuál es la situación.

"El viernes es el día clave", ha dicho Topolanek.

Pero ni él ni Barroso han querido adelantar cuál será la respuesta europea si los cortes no se solucionan, aunque el primero había advertido previamente, en una charla con un grupo de corresponsales de Bruselas, que Europa "tomaría medidas más enérgicas".

"Concentrémonos en buscar una solución positiva", ha subrayado por su lado el presidente de la CE.

Ahora bien, ha advertido Barroso, "si no se restablece el aprovisionamiento, habrá dudas muy serias sobre la fiabilidad de Ucrania como país de tránsito y de Rusia como proveedor energético. Espero que no lleguemos a eso".

Lo que está claro para Topolanek es que los dos países "perderán" si los consumidores europeos siguen siendo víctimas de su conflicto bilateral.

"Se acelerarán los dos 'bypass'", ha pronosticado el primer ministro, en alusión a las dos alternativas de gasoductos por el Báltico al norte y Turquía al sur, con el fin de cortocircuitar el paso del carburante por Ucrania.

"Algo que deseo", ha recalcado Topolanek.

publicidad
publicidad