18 de Septiembre, 17:53 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MOTOR-SEGURIDAD VIAL

El 37% de los conductores ha seguido conduciendo estando indispuesto

Noticias EFE

Madrid, 28 oct (EFE).- El 37% de los conductores españoles que alguna vez se ha sentido indispuesto para conducir -el 44% ha reconocido haberlo estado en algún momento-, han seguido conduciendo, según un estudio sobre salud vial realizado por Attitudes, la iniciativa social de Audi cuyo objetivo es la educación vial.

Dirigido por el psiquiatra Francisco Alonso, este estudio se ha centrado en la conducción bajo los estados de estrés, depresión y ansiedad, y revela que los conductores españoles desconocen sus consecuencias, así como la de los fármacos empleados para su tratamiento.

La investigación muestra que el 77% de los conductores españoles conduce bajo estados de estrés, el 22% con depresión y el 11% con ansiedad, al tiempo que el 15% de los conductores españoles se encuentra bajo tratamiento farmacológico para combatir problemas psicológicos.

Del 37% de conductores que ha seguido conduciendo a pesar de sentirse indispuesto, el 45% reconoce que su conducción se vio perjudicada en esos casos.

El estudio también muestra que los conductores españoles reconocen que dejan de conducir antes por molestias físicas que por las psicológicas y, además, el 22% conduce cuando se encuentra de baja laboral.

Los conductores, por otra parte, se muestran a favor de la retirada temporal del carné de conducir si es por prescripción médica.

Sobre los problemas analizados, el estudio describe que las enfermedades mentales y las lesiones por accidente de tráfico constituirán los dos principales problemas de salud de la población mundial en el primer cuarto del siglo XXI, según la Organización Mundial de la Salud.

En España, según el Libro Blanco de la Depresión, se calcula que hay seis millones de personas que sufren depresión, la mitad de ellos sin diagnosticar, constituyendo la segunda causa de baja laboral, por lo que se estima que el gasto de esta patología alcanza los 23.000 millones de euros anuales.

En el caso del estrés, se calcula que afecta igualmente al 10% de la población española y que en unos diez años se convertirá en la primera causa de incapacidad laboral.

La relación entre enfermedades mentales y accidente de tráfico, según los especialistas del estudio, no es una casualidad, ya que los efectos de estas enfermedades producen una importante alteración de las capacidades cognitivas, motoras, de conducta, etc.

Con los resultados del estudio, Attitudes propone entre otras medidas una mayor información sobre los efectos de estos estados en la conducción, así como de los efectos de los fármacos, una cuestión en la que el sistema de salud debiera ponerse al servicio de la seguridad del tráfico detectando y aconsejando sobre la conveniencia o no de conducir.

También proponen que se profundice en estas patologías psicológicas en los centros de reconocimiento, que generan una mala opinión entre la población conductora, ya que casi tres cuartas partes de los conductores (72,1%) valoran poco exhaustivo y muy poco fiable el proceso de valoración de aptitudes psicofísicas en España para la obtención o renovación del permiso de conducción.

publicidad
publicidad