12 de Diciembre, 20:07 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Trabajo

Siete millones de trabajadores eligen en estos meses a casi 160.000 delegados sindicales

Lucía Palacios

Más de la mitad de representantes están en juego y UGT aspira a elevar su cuota hasta el 34% para reducir su brecha con CCOO

Son probablemente unas elecciones poco mediáticas, las grandes desconocidas, pero resultan especialmente relevantes en aspectos tan importantes para las personas como los salarios, las vacaciones, los horarios... No, no se trata de esos comicios que ya están en boca de muchos: las municipales y europeas -convocadas para esta primavera- e incluso la posibilidad de otras generales. Son las elecciones sindicales, ese proceso mediante el cual los trabajadores eligen a sus representantes para negociar los convenios colectivos y mejorar sus condiciones laborales.

Pese a que se trata de un proceso vivo, que tiene lugar a lo largo de todo el año, en los próximos meses alcanza su punto álgido al elegirse de aquí a junio a más de la mitad de delegados. Para ello, casi siete millones de trabajadores (incluidos los empleados públicos) están llamados a acudir a las urnas, un proceso que se repite cada cuatro años. Cabe resaltar que España es el único país del mundo en el que se eligen representantes sindicales empresa por empresa.

Más de la mitad de delegados sindicales están en juego, concretamente el 58,2% de los 272.181 que tenían mandato vigente a 19 de octubre de 2018. Es decir, en estos próximos meses se decidirán en torno a 158.447 representantes. Y para ello acudirán a las urnas casi la mitad de trabajadores asalariados, que superan los 14 millones, pero no todos pueden votar: el censo electoral está compuesto por las 184.296 empresas con más de nueve trabajadores que emplean a 10,8 millones de personas.

Además, parece bastante probable que la cifra de delegados aumente, consecuencia directa del crecimiento del empleo una vez superada la crisis económica. Así ha sucedido en los últimos dos años. Y es que el número de delegados ha caído desde los 312.000 que había en 2007 hasta los 272.000 actuales; hay, por tanto, en torno a 40.000 menos debido a que durante la recesión se cerraron numerosas empresas, se produjeron recortes drásticos de plantilla y, a su vez, hubo cambios normativos en el ámbito de la Administración Pública provocados por la reforma laboral. Y eso que se han recuperado ya más de 10.000, pues en 2015 había poco más de 261.000.

«Si la tendencia sigue, podríamos acercarnos a las cifras de delegados de antes de la crisis», sostiene Rafael Espartero, secretario de Organización de UGT. El objetivo que se ha marcado el sindicato para estos comicios es aumentar su representatividad del 32,5% actual hasta el 34%, reduciendo en 2.000 delegados su diferencia respecto a CC OO.

La pugna entre las dos organizaciones es máxima: entre los dos concentran cerca del 70% de los delegados, pero la distancia entre ambos se va acortando. Si CC OO tenía el 35,8% de los delegados en 2007, frente al 32,45% de UGT, en la actualidad se ha reducido un par de décimas: 35,7% frente al 32,5%, con datos a 31 de diciembre de 2017. Es decir, el sindicato liderado por Unai Sordo contaba con 96.556 delegados y el de Pepe Álvarez, con 87.990. Los algo más de 86.000 restantes (un 31,8% del total) se lo reparten entre el resto de organizaciones, con USO y CSIF en tercera y cuarta posición, pero con una horquilla inferior al 5%.

Más mujeres y jóvenes
Y es que el año pasado UGT ganó las elecciones por primera vez en los últimos doce años, al conseguir 14.512 delegados de los 39.271 elegidos, lo que supone el 37% del total. «Una tendencia que se mantiene por el momento durante este año», según precisaron desde UGT. Así, hasta el 15 de octubre se habían elegido 31.954 delegados, de los que 10.800 eran de UGT, el equivalente al 33,79%. Por comunidades, los datos sitúan a UGT por encima de CC OO en Canarias, Aragón, Galicia, Cantabria, Baleares, Extremadura, Cataluña, y Ceuta y Melilla.

Por ello, UGT trabajará para conseguir, cuando menos, la reelección en este periodo de 48.808 de sus delegados, lo que supone el 54,7% de su representación, y recortar distancias con CC OO. Pero, además, busca avanzar en la equiparación de género hasta lograr que el 47,8% de sus representantes sean mujeres, el mismo porcentaje que el de ocupadas; para ello deberán elevar casi diez puntos la cuota femenina. El tercer gran objetivo es mejorar la participación de los jóvenes, que representan menos del 5% de delegados.

Por estas razones, UGT ha reforzado el papel de las secciones sindicales incrementando en 250 el número de personas que hacen el seguimiento permanente de los procesos y ha habilitado un presupuesto extraordinario. A su vez, ha lanzado una campaña bajo el lema 'Elige. Ahora te toca a ti'.

CC OO, por su parte, se pone como reto llegar a más empresas, sobre todo a aquellas que no tienen ningún representante sindical, consolidar las que ya tienen y, al mismo tiempo, conseguir que haya más jóvenes y mujeres delegadas.

publicidad
publicidad