25 de Enero, 02:58 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

GAL-CNT SECRETARÍA

Paradelo, el primer gallego máximo dirigente de la CNT en su historia

Noticias EFE

Martín Paradelo, arqueólogo de 34 años "con grandes períodos de paro", es el primer gallego máximo dirigente de la CNT española, que tendrá ahora la sede de su secretariado en Compostela.

En declaraciones a Efe, tras su toma de posesión el pasado día 9, el sindicalista ha defendido el trabajo "empresa a empresa", desde la base, para cambiar la actual situación agravada por la crisis económica y revertir, en favor de los trabajadores, un mercado laboral del que culpa a la "deriva neoliberal" del último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y su aplicación "sin pudor y sin vergüenza alguna" por el actual Ejecutivo.

Lamenta lo que de "intento fallido" supone el 15-M, una lucha que "recuperaron" los partidos políticos y cree poco probable la necesaria "radicalización" de los sindicatos mayoritarios, que tienen "una agenda propia, que no siempre es sindical, que muchas veces es política".

Sobre la situación de la CNT al acceder a su máxima representación, Martín Paradelo reconoció que es "pequeña y modesta", pero independiente, que intenta asentar una estrategia que supere el "sindicalismo defensivo" y permita a los trabajadores "imponer unas condiciones justas", frente a la situación de "tierra quemada" del actual mercado laboral.

En este contexto, afirmó que la CNT se encuentra en un momento de "pequeño pero constante crecimiento" de su presencia sindical, especialmente en empresas pequeñas y medianas, su "ámbito natural", del rango de 50 a 500 trabajadores.

Preguntado por la reforma laboral, el secretario general de la CNT dijo que era necesario retrotraerse un poco más allá del actual Gobierno, "para culparlos a todos", pues entiende que el cambio se inició en 2010, con la "reforma de Zapatero, que después continuó sin pudor y sin vergüenza alguna el PP; pero todas las claves están en aquella deriva neoliberal", insistió.

La consecuencia de aquello es, para Paradelo, la actual situación de precariedad y temporalidad "bestial", el paro "sangrante" y la calidad del trabajo "pésima", así como la pérdida de calidad de los convenios colectivos, las cláusulas de "descuelgue salarial, cada vez más fáciles para el empresariado", y un "empobrecimiento" general de los trabajadores.

El portavoz de la CNT distingue en la estrategia sindical para hacer frente a esta situación un plano "micro", la negociación directa en las empresas, para mejorar "poco a poco, sección a sección, centro de trabajo a centro de trabajo", lo que considera "una estrategia efectiva, aunque lenta, pero donde la fuerza de los sindicatos es mucho más efectiva", resaltó.

La estrategia "macro" abordaría la mejora en la negociación de los convenios de sector y de la propia legislación laboral y, en ella, un instrumento es la huelga, aunque, después de las de 2012, considera que es muy difícil que se pueda plantear con efectividad y garantías de éxito.

Ello precisaría, además, la participación con otros sindicatos, lo que reiteró que es muy difícil, "porque las centrales grandes llevan una agenda propia que no siempre es sindical, que muchas veces es política".

Sobre la posibilidad de que la actual situación política pueda derivar en cambios significativos para los trabajadores, el sindicalista apuntó que no tiene "esperanza de que de la política parlamentaria o municipal pueda salir nada significativo", aunque rechazó considerar que todos son iguales, "porque hay unos peores que otros", ironizó.

Subrayó que los cambios vendrán de la "presión" de las centrales sindicales y los trabajadores y agregó que el hecho de que "esos nuevos Gobiernos sean más receptivos a esas demandas o menos tozudos ante las reivindicaciones, está por ver, pues, en principio, de las posturas de las que parten no garantizan nada".

En este sentido, él mismo puso el ejemplo de Grecia para señalar cómo "un partido que venía de la izquierda, de la gran izquierda, no de los socialistas, sino del margen marxista real, en apenas un mes, desarticuló todo su discurso y se entregó al gran capital".

Apostilló, no obstante, que no dice que aquí vaya a pasar "exactamente lo mismo", pero no ve -explicó- "por qué van a estar en mejor posición de soportar las presiones que vengan del capital y de Europa, del capital multinacional y del capital propio de aquí, del capital español, de las influencia de las grandes empresas, de los bancos, de las eléctricas", de lo que tiene "esperanzas en realidad escasas".

A su entender, los cambios deben tener una "doble articulación", una sindical, desde los puestos de trabajo, para crear un marco de relaciones económicas diferentes, y, por otro lado, una "articulación social".

En este sentido, de las consecuencias del 15-M, afirmó que en un momento parecía que se planteaban "cosas nuevas" y se llevaron a cabo acciones novedosas, sobre todo en el ámbito de los barrios, pero cree que "la recuperación por parte de los partidos políticos de toda esa lucha fue grande".

Preguntado qué partidos, apuntó que "quien más se llevó, evidentemente, fueron esos nuevos partidos que surgieron, pero lo intentó todo el mundo".

No obstante, valoró aquellos movimientos sociales y agregó que el hecho de que, en parte, hubiera sido una ocasión fallida "no quiere decir que no haya intentos mejores en un futuro", porque "las cosas no salen a la primera y hay una acumulación de experiencias".

publicidad
publicidad