16 de Septiembre, 18:54 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Empleo

¿Qué no tienes que hacer en las redes sociales si estás buscando trabajo?

J.Jiménez

Uno de cada tres candidatos son rechazados por las empresas que usan las redes sociales para reclutar personal precisamente por las cosas que estas empresas se encuentran en las redes sociales. Estos son los errores a evitar.

En un país con más de seis millones de parados, encontrar un puesto de trabajo es prácticamente lo mismo que ganar en la lotería. Por eso, hace falta "comprar muchas papeletas" y llamar a todas las puertas que uno encuentre en su camino. Sin embargo, la suerte también hay que buscarla, por ejemplo, en las redes sociales, un camino cada vez más habitual para acceder al mercado laboral. Pero coincidiendo con su mayor uso entre los aspirantes a un empleo también se extienden proporcionalmente los malos hábitos, esas costumbres insanas que pueden volver en tu contra a la empresa soñada.

Uno de cada tres candidatos que son analizados por empresas que admiten usar las redes sociales en un proceso de selección es rechazado, precisamente por determinados aspectos que incluyen en las propias redes sociales. Un arma de doble filo con el que hay que tener mucho cuidado.

Lo primero que deben hacer quienes buscan empleo a través de las redes sociales es "ser muy conscientes de que hay que echarle muchas horas" advierte Eugenio de Andrés, socio director de la consultora Tatum.El primer error a evitar es el de "la gente que no se trabaja bien el currículum" y creen que basta con rellenar cuatro apartados en LinkedIn, Xing o Viadeo, sostiene este experto. 

Si hacer un trabajo a conciencia y con dedicación de horas es el requisito imprescindible para empezar, quizás el aspecto más relevante es no perder de vista la huella digital, el rastro que todos dejamos en la Red. ¿Qué pasa cuándo una empresa mete tu nombre en Google?. Muchos candidatos no son conscientes de este pequeño matiz pero, como explica De Andrés, las empresas en esto "son de otro siglo" y lo comprueban todo.

En este sentido, este experto explica que son muy pocos los aspirantes que cuidan con esmero su "huella digital". Y es un gran error porque continuamente vamos dejando fotos, videos, comentarios, tuits y demás información pública que definen el perfil de la persona a contratar.

Por tanto, hay que evitar subir fotos a Facebook que puedan volverse contra los intereses del candidato. O bien, como explica De Andrés, se pueden revisar con lupa las opciones de privacidad de Facebook o no aceptar invitaciones más que de amigos y personas conocidas. La idea en ambos casos es intentar controlar el flujo de información que -unas veces voluntaria y otras involuntariamente- el candidato pone a disposición de las compañías que pretenden contratarle.

Otro aspecto que también conviene evitar en redes como LinkedIn, apunta De Andrés, es solicitar entrar en los círculos de una determinada persona y, una vez que te ha aceptado, aprovechar para pedir un empleo. "Suele provocar el rechazo porque prácticamente no conoces a la persona de nada y ya te está pidiendo trabajo", reconoce el experto de Tatum.

Un camino alternativo pasaría, por ejemplo, por informarse de los grupos en los se suele mover la persona a la que se le quiere hacer llegar la solicitud, para entrar en ellos. Y una vez dentro, pues ya puedes empezar a opinar sobre distintos temas para generar más confianza en vez de solicitar el empleo a las primeras de cambio. Se trata de buscar a aquellos que podrían ser tus jefes y empezar a seguirles pero cono como contactos...todavía. Una vez que has interactuado con ellos, debes proponer ser un contacto. No antes. Lo importante es que las redes sociales te pueden llevar al empleo, pero no son una agencia de colocación. Debes colaborar y aportar, sostiene De Andrés.

publicidad
publicidad