Vocento 15 años 24 de Noviembre, 02:47 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

CAV-SALUD LABORAL

Fallece un trabajador del BBVA de Bilbao víctima del amianto, según CCOO

Noticias EFE

Bilbao, 26 oct (EFE).- Cosme Real Merino, un electricista que trabajó en labores de mantenimiento en el BBVA de Bilbao, ha fallecido víctima de un mesotelioma producido por la inhalación del amianto existente en la estructura del edificio, según ha informado CCOO.

El trabajador había mantenido durante los últimos años un enfrentamiento judicial tanto con el propio banco como con la mutua Univale, que habían recurrido unas prestaciones que le habían sido reconocidas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), según dicho sindicato.

Cosme Real trabajaba en el mantenimiento de la sede del BBVA de la plaza Circular de Bilbao, el rascacielos que acogía la antigua sede del Vizcaya, donde tenía un "alto riesgo y exposición directa" al amianto, según un informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Vizcaya citado por CCOO.

Jubilado desde 2002, el INSS le reconoció una Incapacidad Permanente Absoluta por Enfermedad Profesional, más un Recargo de Prestaciones "del 50%, por no adoptar las medidas de seguridad exigibles en materia preventiva por parte del BBVA y porque esta falta es la causa de la enfermedad padecida".

BBVA y la mutua Univale, según ha informado CCOO en un comunicado, recurrieron este recargo. En el primer juicio los tribunales dieron la razón al trabajador, quien, aunque consciente, se encontraba ya en hospitalización domiciliaria.

Ahora, tras el fallecimiento del electricista el pasado sábado, según ha explicado CCOO, deberá ser su familia la que comparezca como demandado a dos juicios más.

CCOO ha denunciado la judicialización de los reconocimientos de las enfermedades producidas por amianto, un proceso en el que los trabajadores y sus familiares son "doblemente afectados, debiendo continuar con los procesos judiciales aun después de haber perdido al familiar".

publicidad
publicidad
publicidad