28 de Enero, 21:50 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Pekín expulsa al protagonista

A tu casa...

Pekin (EFE)

La estricta polìtica de visados chinos no tiene piedad con Tijero, cuya imagen apareción en los 500 puestos de voluntarios olímpicos desplegados por todo Pekín

Se llama Julio Tijero, es español y su rostro ejemplifica en carteles promocionales de los Juegos la imagen del turista olímpico, un honor que no ha evitado que lo enviaran de vuelta a casa, al igual que a otros miles de residentes extranjeros, debido a la política de visados aplicada por la cita deportiva.

Hace unas semanas Tijero se vio envuelto en uno de los rituales iniciáticos que vive el extranjero en China: lo llamó el amigo de un amigo que buscaba una pareja de extranjeros para posar para una campaña de publicidad, y al día siguiente se presentó, ataviado con una camiseta de la selección española, con una amiga francesa.

"Necesitaban una pareja de 'laowai' (extranjeros, en mandarín)", señaló a Efe Tijero, profesor de 34 años. "Sonaba divertido, y con sentido del humor posé con la camiseta de la selección de fútbol".

Poco se imaginaba que su imagen iba a aparecer unos días más tarde en los 500 puestos de voluntarios olímpicos que se han desplegado por todo Pekín pocas semanas antes del evento deportivo.

"No sé si doy la imagen de turista ideal, con esa cara de tonto que me sacaron, y desde luego nunca iría a unas Olimpiadas a hacer turismo, con lo bien que se ven en la tele", señala divertido.

Como otros muchos extranjeros en China, Tijero disfrutaba de un visado de negocios "F", que se extiende a académicos, empresarios, contratados o estudiantes por periodos inferiores a un semestre.

A pesar de ser la imagen del "turista olímpico", hace dos semanas Tijero tuvo que abandonar China ya que, como a miles de residentes, las autoridades no renovarán su documento hasta septiembre.

"La repentina y brusca reacción de expulsarnos nos pilló con la guardia baja, y aún teniendo contrato (de trabajo) no accedían a hacerlo", explicó este español.

El "F" ha sido uno de los visados más castigados por los nuevos procedimientos para los Juegos, y es un documento que da fe de la flexibilidad que han mostrado las aduanas chinas en los últimos años para con quienes buscan experimentar el "milagro chino".

Los estudiantes, con visado "X", inferior a seis meses, también tuvieron que abandonar el país tras expirar el documento, con anticipación, en junio, y no serán renovados para el siguiente semestre hasta septiembre, a diferencia de otros años.

Con estas medidas, la colonia de extranjeros en la capital china, que normalmente ronda el medio millón, puede haberse visto reducida hasta en un 20 por ciento, según cifras barajadas por la prensa.

Los funcionarios de aduanas consultados por Efe declinaron confirmar estas cifras y señalaron que no disponían de estadísticas.

Aparte del curioso caso de Tijero, la denegación del visado ha sido traumática para, por ejemplo, empresarios con larga experiencia en China.

La misma suerte han sufrido veteranos expatriados que trabajaron para empresas chinas y que, por ser mayores de 60 años, han tenido que volver a su país, con el que mantienen ya pocos vínculos.

En otras situaciones, un visado turístico para los Juegos ha solucionado el problema, como es el caso de una ciudadana mexicana cuyo visado "Z", de trabajo por al menos un año, está en trámite.

"Tuve que presentar toda la documentación para cumplir con los requisitos olímpicos, como el boleto de avión de regreso a Hong Kong o la reserva de hotel en Pekín", señaló a Efe, en condición de anonimato.

Estos requisitos han frenado también a muchos turistas asiduos a los Juegos desde Múnich 72, según el diario "South China Morning Post", ya que haber adquirido una localidad para una competición no garantiza conseguir el visado turístico para la cita olímpica.

Sin embargo, esta mexicana, avezada en el país asiático, señala que a pesar de que las medidas han sido "drásticas", China "no puede abrirse tanto y de repente: todo el mundo podía tener un visado F".

En efecto, las medidas no han afectado a aquellos que disfrutan de un visado "Z", usado en grandes corporaciones, sino a pequeños empresarios, y parece destinada a poner fin a un ambiguo permiso, el "F", que exime del pago de impuestos.

Por ejemplo, el pueblo de Yiwu (Zhejiang, este), conocido como "la Meca de la compra" por estar repleto de comerciantes árabes, se ha quedado prácticamente desierto con la normativa.

Sin embargo, en un país donde la corrupción está muy extendida, por unos 1.600 dólares (mil euros), se adquiere un visado por medios poco ortodoxos.

Algunos observadores señalan que China podría mantener la regulación incluso después de los Juegos para equiparar el acceso a su territorio con el que los países occidentales llevan años aplicando con quienes buscan acceder a su "sociedad del bienestar". E

publicidad
publicidad