Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

impuestos

Dónde será más barato heredar este año: tíos y sobrinos serán los nuevos beneficiados

Varias comunidades autónomas han aprobado bonificaciones y reducciones en el impuesto de sucesiones y donaciones ampliándolo también a hermanos y sobrinos. La tendencia es armonizar los tributos, pero a la baja.

2019 está llamado a ser un súper año electoral. El próximo 28 de abril se celebrarán elecciones generales, mientras que en mayo le tocan el turno a las autonómicas, municipales y europeas. Y esto se está dejando ya ver en los impuestos con numerosas rebajas para este año en la parte cedida a las comunidades autónomas en los tributos que afectan tanto al impuesto sobre las personas físicas, sucesiones y donaciones y patrimonio. Así se desprende del informe sobre el panorama de la fiscalidad autonómica y foral elaborado por el REAF, el registro de economistas y asesores fiscales dependiente del Consejo General de Economistas. Rubén Gimeno, director del servicio de estudios del REAF, reitera que «este año es un buen momento para prometer». Ricardo Perpiñán, portavoz de Asefiget (la asociación de asesores fiscales y gestores tributarios), insiste en que la tendencia general es «atraer contribuyentes y votos con la bajada de impuestos».

Sucesiones y donaciones

Las mejoras impositivas se han centrado también en hermanos y sobrinos, que forman parte del grupo III. así como en parientes del grupo I y II (descendientes menores de 21 años y descendientes mayores de 21 años y ascendientes, respectivamente). Carlos Cruzado, presidente de Gestha (el sindicato de técnicos de Hacienda) explica que la competencia entre comunidades que comenzó en el Grupo I y II se ha ido trasladando al Grupo III y IV (de primos a extraños). «Y va a seguir así hasta que se tome una decisión sobre el modelo de financiación, en el que se planteaba una armonización en materia de impuestos y la necesidad de mantenerlos». Sin embargo, en la práctica, argumenta Cruzado, «estamos viendo esa armonización pero a la baja, reduciendo estos impuestos con bonificaciones».

Por poner un ejemplo, en Aragón se ha aumentado la reducción para los familiares del Grupo II hasta los 500.000 euros, mientras que se establece una reducción de 15.000 euros para el hermano del fallecido. Y se añade una bonificación del 65 por ciento en Donaciones para los grupos I y II sobre una base máxima de 500.000 euros. Asimismo, los miembros del Grupo III en situación de heredar estarán prácticamente exentos en Canarias, ya que para este año la comunidad autónoma ha aprobado una bonificación en sucesiones del 99,9 por ciento, que se añade a la que ya tienen los grupos anteriores. En Cantabria los integrantes de los dos primeros grupos no abonarán impuestos ya que se ha aumentado la bonificación en sucesiones desde el 90 al cien por cien. Si el fallecido, además, está incapacitado, se aplicará una bonificación para hermanos y sobrinos en el caso de que fueran sus tutores. Madrid es otra de las comunidades que ha regulado a favor del grupo III puesto que se ha aprobado una bonificación del 15 por ciento en sucesiones para hermanos, otra del 10 por ciento para tíos y sobrinos y una reducción del cien por cien en donaciones en metálico, hasta 250.000 euros, si se destina a vivienda o a crear una empresa. 

Como consecuencia habrá una gran diferencia al vivir en una comunidad u otra en materia impositiva para un hermano. Para una herencia de 200.000 euros en vivienda y 600.000 euros en dinero, la cuota líquida puede ser testimonial en Canarias, 312 euros, o relevante si lo hace en Andalucía y Baleares, superando los 300.000 euros. Aún así, Gimeno cree que no es motivo para renunciar a ella, y en caso de hacerlo es por otras causas como hacer donaciones a un hijo o porque conlleve deudas. Perpiñán Girol insiste que esto «raya la constitucionalidad al conculcar los principios de igualdad y progresividad».

Concluyendo, desde el REAF señalan que se pueden agrupar las comunidades en dos grandes grupos. Las primeras, en las que solo se pagan importes simbólicos: Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid, Murcia y La Rioja, así como los territorios forales. Y otro grupo, donde no pagan si no superan determinados límites, es el caso de Andalucía (límite de 1.000.000 euros de la base imponible), Castilla y León (400.000 euros) o Aragón, donde los menores de edad tienen una reducción del cien por cien, aunque con un máximo de 3.000.000 euros. Cataluña regula una bonificación del 99 al 20 por ciento e inversamente proporcional a la base imponible. En la Comunidad Valenciana la bonificación es del 75 por ciento. En todo caso, el margen de maniobra para los contribuyentes es escaso. «En sucesiones tienes que demostrar que has vivido durante los cinco último años, tendrás que darte de alta en el sistema de salud etc...» señala Cruzado, que recuerda que la Agencia Tributaria está más atenta.

IRPF y Patrimonio

En cuanto al impuesto sobre las personas físicas, REAF señala que los contribuyentes tuvieron que hacer un esfuerzo entre 2012 y 2014, los años más duros de la crisis, pero que a partir de 2018 su contribución volvió a disminuir debido a la rebaja de la parte estatal del tributo. Para este ejercicio, este apartado seguirá bajando. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid ha aprobado una rebaja de medio punto para el tramo mínimo, que beneficiará a los que ganen entre 16.000 y 20.000 euros anuales, lo que le supondrá un ahorro de 255 euros al año. No obstante, Canarias también ha aprobado rebajas en todos los tramos. Igual ocurre en la Región de Murcia, donde lo notarán las rentas más altas. La tendencia en patrimonio es establecer un mínimo exento, aunque existen bonificaciones como en Madrid, que es del cien por cien o La Rioja, que es del 75 por ciento.

publicidad
publicidad